Protestas, no flores, aguardan a Trump en su visita a California

El presidente estará el martes en la frontera y luego en Beverly Hills, recabando fondos políticos y aquí lo esperan manifestaciones en su contra, un rally a su favor y líderes políticos que le dicen que observe la prosperidad de California y "aprenda" de los éxitos del estado.
Protestas, no flores, aguardan a Trump en su visita a California
Los prototipos del muro fronterizo estadounidense con México sobresalen del cerco fronterizo actual, visto desde Tijuana, estado de Baja California, México. Se espera que el presidente Trump inspeccione los prototipos del muro fronterizo durante su visita a California el 13 de marzo. GUILLERMO ARIAS/AFP/Getty Images

El presidente Donald Trump viene a California el martes, y aquí lo esperan cientos, potencialmente miles de manifestantes en Otay Mesa, San Diego y Los Ángeles que desde hoy ya están expresando su repudio al presidente.

Es la primera vez durante su mandato que Trump aparece por el “estado dorado”, su némesis desde casi todo punto de vista. El procurador estatal Xavier Becerra, por ejemplo, ha demandado 28 veces al gobierno federal desde que comenzó este gobierno.

Desde este lunes comenzaron las manifestaciones contra el presidente que ha hecho de California, sus ciudades santuario y sus inmigrantes, el objetivo de sus más fuertes ataques verbales y políticos, que continuaron el sábado con su mensaje semanal al país.

“California está protegiendo a delincuentes peligrosos en un ataque descarado y sin ley contra nuestro sistema constitucional de gobierno”, dijo Trump en el mensaje, “Sin embargo, los líderes de California desafían abiertamente la ley federal. No les importa el crimen. No les importan la muerte y los asesinatos. No les importan los robos. No les importa el tipo de cosas que a ustedes y a mí nos importan”.

El liderazgo político del estado, en su gran mayoría demócrata, inició la semana enviando mensajes a Trump. Este lunes, el gobernador Jerry Brown envió una carta a la Casa Blanca, en la cual invitó al presidente a visitar el Valle Central y los puentes que se están construyendo para el futuro sistema de tren rápido.

“Verá usted”, reza la carta. “En California nos enfocamos en construir puentes, no  muros. Y no solamente es una forma de hablar”.

El gobernador indicó que la prosperidad de California, la sexta economía del mundo entero, “no se ha construido con aislamiento”.

“Al contrario, California avanza porque le damos la bienvenida a inmigrantes e innovadores de todo el mundo”.

El procurador del estado Xavier Becerra también mandó su mensaje a Trump este lunes durante una conferencia con periodistas, indicando que en California se han implementado muchas medidas que “podrían ser modelos para el país y quizá lo entienda cuando nos visite”.

Por ejemplo, dijo, “California respeta a las familias inmigrantes como la  mía, que vienen a trabajar duro y a mejorar sus vidas y las de todos“.

También apuntó que California tiene las protecciones legales más avanzadas en el tema de las armas de fuego, incluyendo algunas que apenas se están discutiendo en la nación como la verificación obligatoria de antecedentes y la prohibición de “bump stocks”, mecanismo que hace que un rifle semiautomático dispare decenas de balas por minuto.

“Hace 100 años que California exige una licencia para tener un arma“, dijo Becerra.

El procurador dijo que el estado seguirá defendiendo a sus inmigrantes, la limpieza de sus costas y su economía, de los embates de Trump, y añadió que repetidos intentos de reunirse o trabajar con la Casa Blanca para resolver diferencias “no han tenido respuesta”.

Trump viene una semana después que su departamento de justicia inició una demanda contra California por tres leyes que protegen a la comunidad inmigrante y el procurador Jeff Session vino a la capital Sacramento con un mensaje similar al del presidente.

“El 45 no es bienvenido aquí”

Las protestas y eventos públicos contra Trump comienzan el lunes, la noche antes de su llegada a la frontera, donde “inspeccionará” los prototipos del muro fronterizo que están en el área de San Diego.

Aunque hasta ahora no ha habido muchos detalles sobre el itinerario del presidente, se sabe que tiene al menos dos paradas: la frontera y un millonario evento para recabar fondos políticos en la zona aledaña a Beverly Hills.

En San Diego, Unión del Barrio realiza una protesta “Fuera Donald Trump” frente al edificio federal de esa ciudad el lunes por la tarde, en la que se anunció la presencia de inmigrantes indocumentados y jóvenes DACA, aparte de otros activistas.

Los inmigrantes contarán sus historias durante el evento. “Los inmigrantes sabemos lo que es sacrificio”, dijo Fernanda Madrigal, una madre con DACA que participará en el evento. “Viajamos muchas millas por desiertos y ríos para darle a nuestras familias una vida mejor. Sobreviviremos los ataques de Trump porque no somos delincuentes”.

En Los Ángeles, el presidente pro tem del senado estatal Kevin de Leon encabeza una protesta el lunes por la tarde en el parque Beverly Gardens, junto a organizaciones pro inmigrantes, laborales y legales, entre otras. Se estima la participación de unas 200 personas.

Anti inmigrantes planean manifestación en Otay

No todos los que se expresarán el martes están contra Trump. El candidato al congreso y conocido anti inmigrante Tim Donnelly, hizo un llamado a “todos los patriotas” a que se presenten en apoyo al presidente el martes por la mañana en la frontera.

La concentración, según Donnelly,  será “uno de los mítines pro-Trump más grandes del año”.

Donnelly, quien es conocido como un político fallido, representó brevemente un distrito en la asamblea de California y perdió competencias a otros cargos, incluyendo la gobernación,  usa el odio anti inmigrante como caballito de batalla en sus mensajes.

En el email a sus seguidores, el ex representante del “tea-party” dijo que “los demócratas amenazan con atacarnos violentamente, como siempre y hay que estar allí para apoyar a nuestro presidente”.

En respuesta, un grupo que planeaba una protesta contra Trump en el área de “free speech” destinada para ello anunció que movería la manifestación a otra parte, “lejos de los provocadores y agresivos que han intervenido en otras ocasiones para “perturbar una protesta pacífica”.

“Lamentablemente no tenemos suficientes voluntarios para mantener la paz”, reza el mensaje a los participantes de la protesta en Facebook.