Joven migrante detenida en Texas recibirá tratamiento siquiátrico tras intervención de abogados

La salvadoreña Laura Monterrosa lleva meses detenida, denunciando acoso sexual y con al menos un intento de suicidio
Joven migrante detenida en Texas recibirá tratamiento siquiátrico tras intervención de abogados
Laura Monterrosa, 23 años, salvadoreña migrante que dice haber sufrido abuso sexual en un centro de detención en Texas (Foto: proporcionada)

Tras la intervención de abogados y una demanda judicial, el gobierno de Estados Unidos acordó trasladar a una migrante detenida en centro Don Hutto de Texas a sesiones de tratamiento siquiátrico para lidiar con su diagnóstico de “estrés post traumático”.

Portavoces de MALDEF, cuyos abogados emprendieron la demanda en nombre de la salvadoreña Laura Monterrosa, dijeron que en una audiencia judicial hoy en Texas, los abogados de su organización llegaron a un acuerdo con los fiscales del gobierno para que Monterrosa reciba tratamiento semanal y terapia fuera del centro de detención.

Pero activistas que ayudaron a Laura a denunciar un caso de presunto abuso sexual que la joven de 23 años denunció contra una guardia del centro privado de detención, insisten en que la muchacha debe ser liberada.

“Laura debe salir libre de inmediato para que pueda sanar de su trauma y seguir luchando por la justicia”, dijo Bethany Carson, activista de Grassroots Leadership.

La organización está pidiendo al congresista Beto O´Rourke de Texas que intervenga y se reúna con la secretaria de DHS para pedirle la liberación de la muchacha.

Laura Monterrosa es la migrante que tras denunciar acoso sexual de parte de una guardia de la prisión privada intentó suicidarse en al menos una ocasión. En dos oportunidades, Monterrosa ha llamado a La Opinión desde el centro de detención para denunciar los abusos y expresar su desesperación ante el trato que recibe en ese lugar.

Laura dijo en esas oportunidades que una guardia del lugar la acosó para que tuviera una relación sexual con ella  y que cuando ella la denunció por acoso comenzaron una serie de represalias en su contra, incluyendo uso de una sala de aislamiento y maltratos varios.

Una siquiatra enviada por los representantes legales de Laura la evaluó dentro de la prisión y determinó que la muchacha, que escapó de El Salvador tras sufrir amenazas y abuso infantil y sexual, sufre de Síndrome de Estrés Postraumático y de trastorno depresivo mayor.

Don Hutto es una centro privado manejado por la compañía carcelera Core Civic (Antes CCA) y bajo contrato por el gobierno federal para detener a mujeres adultas solas en la comunidad de Taylor, Texas.

El centro tiene un pasado nada halagueño. Originalmente, el centro de mujeres era una prisión estatal y luego se convirtió en centro de detención para familias migrantes hace unos años. Fue entonces que se presentó una demanda contra el mismo que alegó alta de atención sanitaria y oportunidades educativas para los niños

La demanda contra Hutto resultó en un acuerdo extrajudicial que estableció nuevos reglamentos para los centros de detención.

Eventualmente el lugar pasó a ser un centro de mujeres adultas. En 2007, un oficial de ICE fue despedido por tener sexo con una mujer detenida en su celda y también hubo acusaciones de abuso sexual contra otro guardia en 2009.