¿Cómo la captura de Érick Uriel Sandoval ayudará en el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa?

La PGR de México asegura que el papel del detenido fue "determinante" en las desapariciones
¿Cómo la captura de Érick Uriel Sandoval ayudará en el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa?
Autoridades muestran la foto del sospechoso al que le atribuyen responsabilidad en la desaparición de los estudiantes. (Foto: PGR)

El gobierno de México y los familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en 2014 vuelven a enfrentarse.

Esta vez es por la relevancia de la captura de uno de los supuestos implicados en estos hechos.

La Procuraduría General de la República de México (PGR) anunció el lunes la detención de Érick Uriel Sandoval Rodríguez, alias La Rana, y aseguró que el papel del detenido fue “determinante” en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

Sin embargo los padres de los desaparecidos y activistas de Derechos Humanos aseguran que esta detención “dista mucho de ser” tan importante como señalan las fuentes oficiales y reincide en una versión que ya fue descartada por los expertos internacionales.

El detenido “es señalado como un generador de violencia”, explicó en una conferencia de prensa el fiscal especial del caso, Alfredo Higuera Beltrán.

La Rana, está vinculado con el grupo criminal Guerreros Unidos y fue de las últimas personas que tuvo contacto directo con los estudiantes. Se le acusa de los delitos de delincuencia organizada y secuestro, aseguró el fiscal especial.

“Solo un empleado”

Para los padres de los desaparecidosLaRana es sólo un empleado”, dice a BBC Mundo Mario César González, padre de César Manuel González, uno de los estudiantes.

Asegura que los familiares de los jóvenes desaparecidos están enojados por la presentación de Érick Uriel Sandoval como un eslabón clave en la investigación.

“Quieren hacer creer que la Rana fue el último que vio a los muchachos para quitar responsabilidades y dar carpetazo (cerrar el caso)”, dice.

Lo más importante para los padres saber el paradero de sus hijos y para ello es importante “que se investigue al ejército, a los policías involucrados y a otras personas que sabemos que tuvieron más que ver con la desaparición de los muchachos”, asegura.

Con los familiares coincide el Centro Prodh, una ONG de Derechos Humanos acreditada ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Nos sorprendió que presentaran con bombo y platillo una detención así cuando hay órdenes de captura que son mucho más relevantes“, explica a BBC Mundo el director del Centro Prod, Mario Patrón.

Entre ellos nombra a Alejandro Tenexcalco, que trabajaba en la policía de Iguala, pero también en el grupo de los Bélicos, vinculado a Guerreros Unidos.

José Ángel Casarrubias, alias el Mochomo, uno de los cabezas de Guerreros Unidos que sigue prófugo, también sería vital para el caso, dice Patrón.

“Hay también policías federales y municipales que según la investigación participaron en la desaparición y no han sido detenidos”, cuenta.

“Verdad histórica”

Además, otro punto que molesta a los familiares y a los activistas es que “La Rana” fue acusado en 2014, en la primera etapa de la investigación en la que el gobierno cimentaba su teoría del caso en lo que la PGR catalogó de “verdad histórica”.

Esta versión oficial decía que los estudiantes fueron asesinados y sus cuerpos incinerados en el basurero municipal de Cocula, en Guerrero.

Sin embargo, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que fue designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, concluyó en septiembre de 2015 que “no existe ninguna evidencia” que apoye esa hipótesis.

Los expertos internacionales no encontraron pruebas de que un fuego de esa magnitud haya ocurrido, ni de que los estudiantes hayan sido incinerados en un basurero. Tras esta conclusión muchos comenzaron a llamar esta versión oficial como “la mentira histórica”.

“Nos parece que el gobierno federal quiere reincidir en esa teoría, cuando para nosotros está ya superada desde hace mucho tiempo. Además, el mismo gobierno se ha comprometido ante instancias internacionales a agotar otras vías de investigación”, dice Patrón.

Responsabilidades políticas

En el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa hay más de 100 detenidos, entre ellos José Luis Abarca, entonces presidente municipal de Iguala y su esposa María de los Ángeles Pineda.

“Pero ninguno de los detenidos es acusado de desaparición forzada, sino de delincuencia organizada y secuestro”, explica Patrón.

Asegura que eso no ayuda a determinar el paradero de los estudiantes, que sigue sin conocerse y que es el principal objetivo de los padres.

Patrón señala que el grupo de expertos internacionales desveló que la desaparición estuvo rodeada de un operativo orquestado por instituciones públicas y crimen organizado, pero que no se quedan a nivel municipal.

“Se tendrían que investigar a funcionarios de al menos 5 ayuntamientos, pero también a policías estatales e incluso federales”.

“Hoy no hay duda que a nivel federal hubo una participación de policías federales en la desaparición. Y que el ejército deberían ser investigados por acciones u omisiones. Estas responsabilidades políticas de mayor calado no han sido indagadas, dice Patrón.

Desde hacía más de un año no había ninguna detención presuntos involucrados en el caso de Ayotzinapa.

La detención de El Rana se realiza la misma semana que la oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos presentará un informe sobre la desaparición de los 43 estudiantes, según anunció el alto comisionado de este organismo, Zeid Ra’ad Al Hussein.

Por 


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.