Long Beach se convierte en una ciudad santuario

La ley de Valores de Long Beach también impide que la ciudad colecte información “sensible” de todos los residentes
Long Beach se convierte en una ciudad santuario
Una nueva medida impide que autoridades municipals recopilen datos sobre el estatus de los residentes que soliciten servicios. (@longbeachcity)

Aunque no han se han declarado una ciudad “santuario” oficialmente, en la práctica Long Beach ya lo es, después que el martes por la noche, el Concilio de la ciudad costera aprobó por 6-2 una medida que impide que agentes del orden local colaboren con migración y protege a los inmigrantes indocumentados.

“A mi ver, todas las ciudades en el estado de California son esencialmente santuario. La política nuestra de proteger a los indocumentados”, recalcó el alcalde Robert García en una entrevista con La Opinión.

“La ley que pasó ayer (martes) hace a Long Beach santuario como el estado de California”, recalcó.

Después de cinco horas de debate, el Concejo Municipal aprobó la ley de Valores de Long Beach que impide que la ciudad colecte información “sensible” de todos los residentes—a menos que esté directamente relacionado con  un servicio o función de la ciudad. La información prohibida incluye la raza, etnicidad, lugar de nacimiento, orientación sexual, sexo o identidad de género, y la afiliación religiosa, así como el estatus de una persona que reciba asistencia pública, sea víctima o testigo de un delito o víctima de abuso doméstico o agresión sexual.

Al limitar la recolección de los datos, los empleados de la ciudad serían prohibidos de ayudar con la aplicación de la ley federal de inmigración.

“Lo que hemos dicho con esta ley es que Long Beach es una comundiad que no va a trabajar con ICE (Servicio de Inmigraicón y Control de Aduanas) y la policía va a proteger a la comunidad”, dijo García, él  mismo un inmigrante que llegó al país a los 5 años con sus padres y se hizo ciudadano a los 21.

El alcalde agregó que era importante aprobar esta medida porque el 41% de los 470,130 residentes en Long Beach son nacidos en el extranjero, y aproximadamente el 20 por ciento de ellos son indocumentados.

La ley de Valores de Long Beach es más amplia que la ley de “estado santuario” SB54, que limita el papel de las agencias de orden estatal o local en la ejecución o cuestionamiento de los inmigrantes indocumentados, pero que tiene una excepción para aquellos con registros criminales graves.

Fondo de recursos legales

Asimismo, el Concejo aprobó la creación de un fondo de recursos legales para indocumentados que necesitan esta ayuda, pero no tienen el dinero para costearla.

García dijo que han destinado $250,000 dólares para este fondo, que empezaría a funcionar en unos meses.

La administración Trump ha criticado duramente las ciudades santuario por proteger a los inmigrantes indocumentados. Incluso, la semana pasada el fiscal general Jeff Sessions anunció una demanda contra California por la aprobación de la ley SB54.