Se busca a personas que quieran recuperarse de la adicción

Hasta el momento, pocos toman ventaja del Centro de sobriedad en Skid Row
Se busca a personas que quieran recuperarse de la adicción
Cuando la persona causa disturbios ha consumido drogas o alcohol y se descubre que no tiene en donde vivir se le refiere al centro de ayuda. / fotos: Aurelia Ventura

A poco más de un año de la inauguración de un centro de sobriedad dirigido a la comunidad necesitada de Skid Row, en el centro de Los Ángeles, hoy se percibe solo una lenta participación de usuarios.

El centro David L. Murphy Sobering Center, ubicado cerca de la calle 6th y la avenida Maple, fue designado para ayudar en la recuperación de los desamparados intoxicados con drogas y/o alcohol.

Diversas personas sin hogar suelen pasar las noches en los albergues de Skid Row como la Midnight Mission y el Centro Weingart. Sin embargo, si se encuentran ebrios o drogados no se les permite la entrada. En otras ocasiones son detenidos por la policía por causar disturbios en lugares públicos.

Es en ese momento cuando quienes sufren de algún tipo de vicio son enviados al centro donde se les permite bañarse, lavar su ropa—u obtener más vestimenta en caso de que la que lleven puesta ya no sirva.

También se les ofrece algo de alimento y tienen acceso a una de las 50 camas disponibles para que duerman unas horas mientras logran desintoxicarse.

Las enfermeras certificadas monitorean su salud y proveen consejería para alentarlos a dejar la adicción.

“Pero todo depende de cada persona”, dijo el personal del centro.

“En el lugar hay 35 camas para hombres y 15 camas para mujeres, pero pueden ser acomodadas dependiendo de la necesidad”, dijo Ronald McCray, supervisor de recuperación certificado del centro.

Exodus Recovery también cuenta con centros de recuperación en San Diego, Fresno, Napa y Solano. / Foto: Aurelia Ventura

Con una referencia

La misión principal del lugar es reducir el número de desamparados en las cárceles y hospitales cuando solo necesitan desintoxicarse. Y aunque los que llegan son en su mayoría de 50 años o más, reciben a personas de todas las edades.

Eso sí, “los usuarios que llegan al centro solo son aceptados si son referidos por alguno de los centros y organizaciones asociadas y la policía. No pueden llegar por cuenta propia”, dijo el supervisor.

McCray aclaró que si se dejase entrar a cualquier persona “llegarían todas las noches muchos con cualquier tipo de excusas”.

“Nosotros hacemos lo mejor de nuestra parte para que los grupos sepan acerca de nuestro servicios y después ellos refieran a las personas”, agregó.

Igualmente se comunican con hospitales como el LAC+USC Medical Center y el Centro de UCLA para que los desamparados que están en esos hospitales puedan ser enviados al centro para su recuperación.

El lugar cuenta con un aproximado de 50 camas, unas 35 para hombres y 15 para mujeres. / Foto: Aurelia Ventura

No todos aceptan la ayuda

Pese a que las personas solo pueden estar unas cuantas horas en el centro —en lo que dura su desintoxicación— se les ofrece un camino a la recuperación permanente y recursos hacia una vida fuera de las drogas y la calle.

Sin embargo, no todos están interesados. “Hay muchas personas que por voluntad propia quieren estar en las calles”, dijo McCray, quien explicó que su equipo ha tratado de ayudar a muchas personas que se niegan.

Las razones principales por las que las personas terminan en la calle son “por la adicción a las drogas y los problemas mentales”, explicó McCray.

“Y aparte, no hay que olvidar que todos estamos a un cheque de sueldo que nos previene terminar en la calle”, dijo McCray.

El supervisor invita a todas las organizaciones y grupos que trabajan con los desamparados con adicción a acercarse al centro de sobriedad para recibir información y alternativas de recuperación

El centro esta localizado en 640 S. Maple Avenue Los Ángeles 90014.

Para más información visite www.exodusrecovery.com