Conflicto ante las personas sin hogar en las vías del tren de Anaheim

Union Pacific ve en ello un claro problema de seguridad, con lo que la policía interviene... Sin éxito
Conflicto ante las personas sin hogar en las vías del tren de Anaheim
Los campamentos en la propiedad del ferrocarril representan un problema para Union Pacific en la costa oeste, sobre todo en California
Foto: Archivo

Los residentes y comerciantes de Anaheim llaman a Union Pacific Railroad y a la policía local sobre las tiendas de personas sin hogar y montones de basura que crecen entre las calles Euclid y Brookhurst, a pocos pies de las vías del tren. La policía despeja el área. Pasa una semana y las tiendas están en el mismo sitio. Y así una y otra vez en un ciclo sin fin.

Los campamentos de personas sin hogar en la propiedad del ferrocarril representan un problema constante para Union Pacific en toda la costa oeste, y especialmente en California. “Es un problema de seguridad”, dijo Justin Jacobs, director de relaciones con los medios de Union Pacific en la región occidental. “Y luego, por un problema de costos, salir y limpiar estas áreas solo para que regresen una semana después o un día después es muy frustrante”.

El martes pasado cinco oficiales del Departamento de Policía de Anaheim y un oficial de seguridad de Union Pacific aparecieron debajo del paso elevado Euclid Street por la mañana junto a una retroexcavadora, un camión de volteo y un equipo de limpieza.  Anaheim Michael Lozeau, sargento policial que supervisó la operación, dijo que los oficiales salen cuando el ferrocarril les pide ayuda y que ante todo se ofrece ayuda a las personas sin hogar, llevándolas a albergues o servicios de rehabilitación de drogas y alcohol. Las citas de violación sólo se emiten después de contactos múltiples.

“Para nosotros es así: vienen, corremos”, dijo Richard Valiente, de 39 años, que ha estado viviendo en una propiedad ferroviaria durante los últimos cuatro meses más o menos. Se mudó allí desde un área diferente en Anaheim después de que se despejara el campamento donde vivía. Su esposa, Crystal Garcia-Valiente, de 35 años. “Necesitan dejarnos en paz, no estamos molestando a nadie”, dice en representación de todo el grupo.

En cualquier caso, los residentes en Anaheim dicen que la cantidad de tiendas de campaña al lado de las vías del ferrocarril paralelas a la I-5 hacia el sur entre Euclid y Brookhurst ha crecido notablemente en los últimos meses. También lo ha hecho el número de quejas al ferrocarril, el departamento de policía y los funcionarios públicos locales.

Personas sin hogar que han vivido a lo largo de las vías del tren en los últimos años dijeron que estaban preocupados por la afluencia de nuevas personas y por la basura que incita quejas. “No sé cómo llegó a ser tanta gente”, dijo Vincent Shepherd, de 28 años, quien ha vivido cerca de las vías del ferrocarril de Union Pacific en los últimos tres años.

Jacobs animó a las personas a llamar al Centro de comunicaciones para la gestión de respuestas de Union Pacific al 888-877-7267 para alertar a la compañía ferroviaria sobre campamentos u otras cuestiones.