Disfunción eréctil: mitos y verdades

Entrevista con el doctor Hernández Fujigaki, experto en el tema
Disfunción eréctil: mitos y verdades
Muchos hombres no quieren hablar del tema con el doctor, por el estigma del problema.

Ciertos problemas de salud llevan aparejados un estigma social que previene a la persona afectada de buscar información y ayuda médica. En la mayoría de los casos, cuando el individuo se anima a abrirse, preguntar y consultar a un especialista, descubre que se trata de un problema común que afecta a muchos y que las causas son diferentes a las que se imaginaba, y logra superarlo.

La disfunción eréctil es uno de estos problemas.

“La disfunción eréctil es el no poder lograr o mantener una erección satisfactoria”, definió el doctor Julio Hernández Fujigaki, especialista en urología, en entrevista con La Opinión.

Hernández explicó que la disfunción es un problema común en la comunidad latina y que puede presentarse a toda edad.

“Según reportes de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual, la disfunción eréctil afecta hasta un 10% a hombres menores de 40 años y hasta un 30% a menores de 70”, indicó el experto.

En cuanto al estigma que acompaña al problema, Hernández explicó que quienes la sufren con frecuencia no acuden al médico por pena, se asilan, se deprimen y esto termina afectando a su autoestima, incluso empeorando el problema.

“Los tabúes inculcados de niños en la familia y en la sociedad responden a la creencia en que la identidad masculina se basa en tener una erección, que simboliza el poder, el orgullo, el valor y la fertilidad. Este machismo centrado en los genitales hace que cuando ‘falla’ una erección el individuo sienta que ha perdido su identidad de hombre”, señaló.

Y sin embargo, las causas de la disfunción no están necesariamente relacionadas a dicha identidad y tienen más que ver con problemas de salud que incluyen a la diabetes y las enfermedades coronarias, entre otras.

¿Por qué no puedo?

El doctor Hernández describió los distintos factores que impiden lograr o mantener una erección.

“La disfunción eréctil puede tener una causa psicológica, orgánica o mixta. La causa más común entre los jóvenes es la psicológica. Conforme avanza la edad y las enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes, la causa más común es la orgánica”, explicó.

Entre los factores de riesgo que más afectan a los latinos se encuentra la alta prevalencia de la diabetes, de presión arterial y de colesterol elevados. También influyen en el problema la obesidad, el tabaquismo, el alcoholismo y la falta de ejercicio que afectan directa o indirectamente a los nervios y los vasos de la sangre responsables de la erección.

Hernández explicó el proceso de una erección satisfactoria. Esta requiere, entre otros, un estímulo sexual, sensorial y el flujo de sangre al miembro. El experto comparó el proceso con una cámara de llanta que al inflarla se pone dura.

Cualquier enfermedad que lesione los nervios o vasos sanguíneos puede reducir el flujo de sangre y ocasionar la disfunción eréctil”, indicó. “Rara vez una baja de la hormona masculina o testosterona puede llegar a disminuir el deseo o libido sexual y aun llegar a producir disfunción eréctil”, aclaró.

En cuanto a los casos de origen psicológico que afectan más a los jóvenes, el experto explicó que está relacionado a la ansiedad de desempeño durante el acto sexual, que bloquea la erección

Recursos y tratamientos

“Hoy en día la disfunción eréctil, en la gran mayoría de los casos tiene solución”, indicó Hernández.

El primer paso es consultar con un médico para determinar el origen del problema y realizar exámenes de laboratorio que evalúen los niveles de azúcar, colesterol, testosterona y otras hormonas.

Otro factor importante que puede influir en la erección es la interacción y efectos colaterales de medicamentos y otras drogas, incluido el uso de hierbas naturales, que muchas veces tienen potentes efectos que mucha gente desconoce, y que por ser “naturales” no están libres de complicaciones.

“Existen diversas modalidades en el manejo de la disfunción eréctil e incluyen ajustes en el estilo de vida, desde la alimentación, a la reducción el estrés y el ejercicio diario”, dijo Hernández quien también destacó que un buen diagnóstico puede a la vez contribuir con la reducción de enfermedades cardiacas.

“Vale la pena enfatizar que la disfunción eréctil en muchos casos puede ser una de las primeras manifestaciones de una enfermedad general seria”.

Otros tratamientos

Hernández mencionó el uso de medicamentos como Viagra, Cialis y Levitra que funcionan bien en casos de origen psicológico u orgánico leve y moderado. “Aquí es muy importante tomarlos bajo prescripción médica”, advirtió. El médico contó que, originalmente el Viagra había sido diseñado para tratar la función coronaria, pero los pacientes pronto notaron sus efectos secundarios y comenzaron a usarlo para casos de disfunción erectil.

Otra opción muy en boga es el implante inflable o “bombita”, que requiere cirugía y tienen muy buenos índices de éxito, indicó Hernández. Mucho se habló en los medios de la decisión del famoso actor y “símbolo sexual” Andrés García quien se realizó el tratamiento, años atrás, luego de ser diagnosticado con cáncer de próstata.

“Hoy en día, el tratamiento de la disfunción eréctil es altamente exitoso y es muy importante que el médico y el psicólogo establezcan con el paciente una excelente comunicación de confianza para realizar la historia médica, sexual y psicológica e individualizar su tratamiento”.