Profesor de UCLA acusado de acoso sexual jamás podrá volver a trabajar en universidades de California

Los presuntos sobrevivientes llevan casi cinco años compartiendo sus experiencias
Profesor de UCLA acusado de acoso sexual jamás podrá volver a trabajar en universidades de California
UCLA se encuentra en Westwood, L.A., una de las muchas zonas caras de California donde deben buscar vivienda los estudiantes universitarios.
Foto: Kevork Djansezian / Getty Images

Un profesor de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) acusado de acoso sexual perdió su empleo, así como la posibilidad de volver a ser contratado por el sistema de universidades públicas del estado en el futuro.

De acuerdo con la investigación de la universidad, Gabriel Piterberg, quien fungía como profesor de historia, acosó a una o varias personas entre 2008 y 2013. UCLA no divulgó la cantidad ni las identidades de los denunciantes.

Piterberg refuta los hallazgos, informó Los Angeles Times, pero acordó renunciar a su puesto, a la distinción como profesor emérito, a empleo futuro en cualquier Universidad de California y otros privilegios.

La decisión se dio después de años de pleitos legales. En 2015, dos estudiantes de posgrado presentaron una demanda federal en contra de UCLA, alegando acción insuficiente ante sus denuncias. De acuerdo con las universitarias, Piterberg las acosó durante años, apretándose contra ellas y forzándolas a besarlo.

Las mujeres, Nefertiti Takla y Kristen Glasgow, llegaron a un acuerdo con la universidad en 2016. Una de ellas recibió $350,00 como indemnización y la otra recibió $110,000, así como una beca para realizar sus estudios de doctorado.

En 2014, UCLA obligó al profesor Piterberg a pagar una multa de $3,000 tras las acusaciones de Takla. También fue suspendido sin goce de sueldo por tres meses, obligado a participar en capacitación sobre el acoso sexual y se le prohibió realizar juntas a puerta cerrada con estudiantes por tres años.

Dicha decisión fue criticada por los estudiantes, la facultad y el personal de UCLA, quienes consideraron el castigo demasiado leve. Varios alumnos, incluso, protestaron el haberle permitido volver a impartir clases el año pasado.

Por ello la Oficina de la ley federal Title IX, la cual prohíbe la discriminación de género, realizó una subsiguiente investigación, en la cual se determinó que el profesor había violado la política antiacoso de UCLA.

“Es muy decepcionante que haya tomado todos estos años para que la universidad resolviera este caso”, dijo Chloe Pan, vicepresidenta del gobierno estudiantil, en entrevista con el diario universitario Daily Bruin.

“Requirió mucha mobilización entre los sobrevivientes para generar este cambio…Los sobrevivientes llevan casi cinco años compartiendo sus experiencias“, agregó.