Trabajadores de tiendas comerciales de L.A. en la incertidumbre

La mayoría de quienes trabajan en este sector no tienen seguro médico y nunca saben cuántos días van a trabajar, revela un estudio de UCLA
Trabajadores de tiendas comerciales de L.A. en la incertidumbre
Gran parte de los trabajadores de farmacias, tiendas de ropa y artículos diversos, y supermercados no tienen horarios regulares, sin seguro de salud . (Fotos cortesía Wil Prada).

A pesar de que Carmen White tiene 25 años de trabajar para una farmacia en Los Ángeles, nunca sabe cuáles serán sus días de descanso ni sus turnos la siguiente semana.

“Por lo menos, gracias a que soy sindicalizada, trabajo 40 horas pero la mayoría de mis compañeras que trabajan en la industria de las ventas al menudeo laboran tiempos parciales y no tienen un seguro médico”, dice.

White comenta que los trabajadores de este sector viven en la incertidumbre de no saber qué días va a trabajar la siguiente semana, desconocen sus horarios y días de descanso, lo que les genera una gran inestabilidad familiar. “Uno no puede definir sus eventos familiares ni programar sus necesidades médicas”, se lamenta White quien es supervisora en una farmacia líder.

Un nuevo estudio de la Universidad de California en Los Ángeles encontró que 8 de cada 10 trabajadores en el sector de ventas al por menor de Los Ángeles como supermercados, farmacias, y tiendas comerciales carecen de un horario laboral establecido, por lo que los días de trabajo, turnos y números de horas pueden variar drásticamente cada semana.

La industria de ventas al por menor emplea a uno de cada diez trabajadores del sector privado de servicios. (foto cortesía Wil Prada)

“Una trabajadora que entrevistamos para este estudio nos dijo que le dieron 15 horas en una semana, la pasada ocho horas, y la anterior cuatro horas. Realmente con ese sueldo no puede pagar sus cuentas. Por eso encontramos que uno de cada dos trabajadores de este sector pagan sus facturas tarde”, dice Janna Shadduck Hernández, investigadora principal del estudio: Crisis de Horas: Horarios Inestables en el Sector de Ventas al por Menor de Los Ángeles.

“El promedio de ingresos para estos trabajadores es de 22,000 dólares al año. ¿Quién puede vivir con ese ingreso?”, cuestiona la también directora del proyecto en el Centro Laboral de UCLA.

El sector de ventas al por menor tiene arriba de 140,000 trabajadores en Los Ángeles. Son el segundo mayor empleador en el condado después de la industria del cuidado de la salud.

“El 57% de todos los trabajadores de esta industria son latinos”, precisa la investigadora Hernández.

Entre los resultados de la investigación destacan que el 77% de los trabajadores reciben una semana antes sus horarios de la siguiente semana, y la mayoría enfrentan cambios de último minuto, incluyendo la cancelación después de que sus horas fueron entregadas o publicadas en el tablero de la empresa.

Los cambios constantes en los horarios labores hacen difícil que los trabajadores mantengan estabilidad en sus vidas, incluyendo el poder estudiar, conseguir quién cuide de sus hijos, y trabajo adicional. (foto cortesía Wil Prada).

White dice que ella sabe el horario de su siguiente semana los viernes. “El problema es que la gente siempre tiene que estar de guardia a la espera de ser llamado para trabajar”, dice.

La investigadora hace ver que debido a que la mayoría de los trabajadores son de medio tiempo y sin horarios establecidos es común que estén deseando trabajar más horas. “Ya no pedimos las 40 horas a a semana sino que les garanticen 20 o 25 horas como se ha logrado en otras ciudades”, indica.

White dice que mientras a los trabajadores que les regatean las horas y nunca les da 40 horas, las tiendas siguen contratando personal de medio tiempo.

“Es una verdadera crisis social que siempre ha existido pero que se acentuó con la entrada del Obamacare, la ley federal que hizo obligatorio el seguro médico. Entonces las empresas ya no quieren contratar a nadie tiempo completo para no pagarles el plan de salud”, observa.

Y agrega que el estudio de UCLA en colaboración con la Alianza de Los Ángeles por una Nueva Economía (LAANE) saca a la luz lo que los trabajadores ya sabían.

“La meta final es que podamos sacar una iniciativa de ley que garantice que los trabajadores del sector de ventas tengan cobertura médica”, dice.

La investigadora Hernández dice que han compartido el reporte con concejales y supervisores de Los Ángeles.

“A veces se piensa que al subir el salario mínimo y conseguir leyes que eviten el robo de salarios, las cosas van a mejorar para los trabajadores pero si no les dan un horario fijo con horas garantizadas, no sirve de nada”, opina..

“Ahora queremos lograr una política que a los trabajadores de este sector les permita saber sus horarios con dos semanas antes y les garanticen 20 o 25 horas por semana. El estado de Oregon consiguió un ley estatal en este sentido. Ojalá que en California podamos conseguir que se desarrollen mejores horarios y horas más justas para que los trabajadores puedan balancear sus vidas con su trabajo”, dice.

Otros resultados indican que el 53% de los trabajadores de las tiendas en Los Ángeles: son de medio tiempo y 64% tienen bajos salarios. Uno de cada tres es jefe de familia, el 59% rentan vivienda; y el 12% tienen un título universitario contra el 33% que tienen algunos años de universidad, 22% son estudiantes y el 30% se graduaron de la secundaria.

Si quieres leer el estudio completo visita: https://www.labor.ucla.edu/publication/hourcrisisreport/