¿Quieres tener una piel lozana y saludable?

Tu alimentación, hidratación y rutina de cuidado diario son la clave para este objetivo. Te decimos qué tienes que hacer
¿Quieres tener una piel lozana y saludable?
Ciertas frutas y verduras ayudan a proteger la piel contra los rayos del sol y los radicales libres.
Foto: Shutterstock

Aunque la genética tiene mucho que ver con la buena calidad de la piel, los hábitos de alimentación y las rutinas de cuidado también lo son.

“La piel, el órgano más grande del cuerpo, se puede mantener saludable, brillante, firme, lozana y rejuvenecida con algunas frutas, verduras y vegetales que contienen antioxidantes y nutrientes que ayudan a mejorar su complexión [regalándole colágeno, firmeza y elasticidad] y otros que ayudan a protegerla de los efectos negativos de los rayos solares”, dice Claudia González, dietista registrada basada en Miami, Florida.

Dentro de estos alimentos, González resalta los siguientes:

Berries. Consideradas como uno de los alimentos poderosos, por su alto contenido de antioxidantes, estas frutas del bosque (como lo son las fresas, moras, frambuesas, cerezas, arándanos rojos  y azules y otras dentro de esta categoría) ayudan a combatir el envejecimiento acelerado al fortalecer las fibras internas de colágeno de la piel.

Piña. Este fruto es rico en vitaminas A y C que ayudan a la formación del colágeno que aporta a la piel brillo, lozanía y una apariencia juvenil.

Limones. Contienen vitamina C y A que rejuvenecen la piel desde su interior, ayudando a neutralizar los radicales libres asociados con el envejecimiento, además reducen la apariencia de arrugas y manchas.

Kale. La col risada o crespa posee vitaminas A y K que juntas pueden ayudar a combatir las ojerasque se produce debajo de los ojos con el paso del tiempo.  Además, por contener vitamina C y beta-carotenos puede ayudar a controlar el deterioro de las células y los tejidos que provocan los rayos dañinos del sol.

Naranjas. Por su alto contenido de vitamina C, esta fruta cítrica ayuda en la producción del colágeno que mantiene a la piel firme y saludable.

Aceite de oliva. Por su alto contenido de antioxidantes y buenas grasas, como lo es el Omega 3, le regala brillo, vida, lozanía a la piel por proveerle hidratación o humectación.

Nueces de Brasil. Una onza de éstas ayuda con la elasticidad y firmeza de la piel,  por su alto contenido de proteínas, antioxidantes y selenio.

Guayaba. Por ser rica en licopeno, un antioxidante que aporta elasticidad, ayuda a combatir las arrugas y a contrarrestar los efectos negativos de los rayos solares.

Duraznos. Poseen beta-caroteno, vitamina C  y ácido alfa hidroxi, que ayudan a pelear contra los rayos ultravioletas y desacelerar el proceso del envejecimiento.

Zanahorias. Contienen beta-caroteno (un tipo de vitamina A) que enriquece el color natural de la piel. Es decir, que mejoran su complexión, dándole una “tonalidad algo bronceada”. En este grupo están también el melón, la papa dulce los tomates y pimientos.

Almendras. Estas son ricas en magnesio, vitamina E y Omega 3 que ayudan a prevenir, controlar y combatir el acné y las manchas rojas de la piel. Se recomienda consumir una onza al día de ellas.

Salmón. Al igual que el aceite de oliva, tiene un alto contenido de Omega 3 que ayuda a reducir la inflamación y, por ende, los brotes del acné y las manchas rojas de la piel.

Té verde. Esta bebida, tan usada por los asiáticos, es rica en vitamina E que ayuda a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres que aceleran el proceso del envejecimiento.  También cuenta con un alto contenido de flavonoides, que consisten en unos antioxidantes que ayudan a destruir los radicales libres y oxidantes.

Los buenos hábitos de cuidado también cuentan.

Para un buen cuidado de la piel

Los dermatólogos recomiendan adoptar estos buenos hábitos básicos que ayudan a la buena complexión de la piel:

1. Elimina de la dieta los alimentos con un alto índice glucémico (como el sirope de maíz, los panes de harina blanca y otros alimentos cargados de almidón), ya que provocan inflamación y con ella se activan los radicales libres que quiebran el colágeno con rapidez.

2. Usar bloqueador solar a diario con un factor de protección solar mayor de 30 antes de salir de casa. Éste debe reaplicarse cada dos horas cuando se está todo el día bajo el sol.

3. Exfoliar la piel del rostro y cuerpo una vez a la semana o cada dos semanas con jabones o cremas exfoliantes que sean humectantes a la vez.

4. Tomar ocho vasos de agua de ocho onzas al día para mantener la piel hidrata.

5. Seguir una rutina de ejercicio a diario que prevenga la flacidez y combata la celulitis.

6. Establecer una rutina diaria de limpieza e hidratación de la piel con cremas hidratantes que contengan glicerina, vitaminas A, C y E, así como aceites naturales. Y a la medida que la piel va madurando, hay que seleccionar productos que contengan además antioxidantes, ácidos exfoliantes, ácidos salicílico o retinoides.