Ante las quejas, Los Ángeles toma medidas contra el estacionamiento nocturno de caravanas

Estas "casas rodantes" han originado otro campo de batalla sobre los derechos de los pobres en L.A.
Ante las quejas, Los Ángeles toma medidas contra el estacionamiento nocturno de caravanas
Hace cuatro años un tribunal federal anuló la prohibición de vivir en vehículos en Los Ángeles

Durante un tiempo, Vincent Neill y su familia estacionaron sus desgastadas caravanas en un tramo de carretera en Canoga Park, donde los niños tenían amigos en la calle. Pero los dueños de negocios comenzaron a quejarse, con lo que Neill, su esposa y sus siete hijos se trasladaron a una zona de fabricación de Chatsworth. Entonces, un nuevo conjunto de señales prohibió que los vehículos voluminosos estacionaran allí entre las dos y las seis de la mañana, con lo que la familia se vio forzada a mudarse de nuevo, esta vez a otra calle industrial a una milla de distancia.

Y dice Neill que otros pronto lo siguieron: en febrero, hasta una docena de caravanas se estacionaban regularmente en una sola cuadra de Irondale Avenue, una molesta frustración para las empresas cercanas y un claro recordatorio de una crisis latente.

Al convertirse en casas rodantes, las caravanas han originado otro campo de batalla sobre las molestias y los derechos de los pobres en Los Ángeles. Atendiendo a las quejas sobre basura, carreteras obstruidas y otros peligros, la ciudad les prohibió pasar la noche en una calle tras otra, pero, lejos de solucionar el problema, se limitó a trasladarlo de un lugar a otro.

En todo Los Ángeles, era ilegal vivir en un vehículo hasta que un tribunal federal anuló esa prohibición hace cuatro años. Se aprobó entonces una nueva ley que prohíbe a los habitantes de vehículos pasar la noche cerca de casas, parques y escuelas, pero les permite estacionar y dormir en una dispersión de calles en distritos industriales y comerciales, marcados en verde en los mapas de la ciudad.

Pero incluso esos caminos pueden estar fuera de los límites si la ciudad ha colocado letreros calle por calle que prohíben el estacionamiento durante la noche. Y, desde que se aprobó la ordenanza, los legisladores han votado para prohibir que los “vehículos sobredimensionados” se estacionen durante la noche en más de 300 segmentos de calles desde Chatsworth hasta San Pedro, tal y como averiguó Los Angeles Times. “Es fácil ponerse de pie y decir, ‘permitid que las personas vivan en sus automóviles’ cuando el problema no será tan frecuente en su distrito como lo será en el mío”, dijo la concejala Nury Martínez al Daily News.