El peligro oculto que hay en todas las casas y que cobra la vida de decenas de niños todos los años

Algunos fabricantes de muebles lo están haciendo bien, pero siguen muriendo niños cuando se les cae encima una cómoda o vestidor inestable. Y no existen leyes que ayuden a prevenir tragedias futuras
El peligro oculto que hay en todas las casas y que cobra la vida de decenas de niños todos los años
Cada año se registran más de 2,000 incidentes en EEUU por volcadura de muebles.
Foto: Shutterstock

Un domingo en la tarde en 2016 después de ir a la iglesia, Janet McGee esperaba que su hijito Ted de 22 meses despertara de su siesta. Mientras los miembros de su familia se dedicaban a sus actividades en su casa en Apple Valley, Minnesota, McGee entraba a ver a Ted cada 15 minutos. La última vez que se asomó, Ted no estaba acostado, y se fijó que el vestidor se había caído.

En un instante se dio cuenta de la horrible realidad.

“Está allí abajo, está allí abajo”, se acuerda McGee que eso pensó. “Recogí el vestidor y empecé a excavar entre los cajones, porque todos los cajones se habían caído. Y allí estaba él hasta el fondo. Tenía la cara amoratada. Sus ojos estaban medio abiertos. Le grité a mi esposo que viniera. Le empecé a dar reanimación cardiopulmonar (CPR). Mi hijo de 11 años llamó al 911”.

Los paramédicos llevaron rápido a Ted al hospital, pero el personal médico no lo pudo revivir. McGee recuerda que lo tenía de la mano en el hospital. “La tenía fría, y yo lo sabía”.

El peso del vestidor asfixió al niñito. Y aunque la familia estaba muy cerca, nadie escuchó el estrépito de la cómoda al caer porque el cuerpo de Ted absorbió el impacto del mueble. McGee y su esposo, Jeremy, asumieron su tragedia como una ocurrencia insólita. Pero muy pronto descubrieron que Ted había sido solo una de muchas víctimas de lo que los reguladores en materia de seguridad categorizan como una “volcadura de mueble” [“furniture tip-over”], un evento a veces mortal que afecta a miles de familias en Estados Unidos cada año.

La familia McGee también se enteró de que el vestidor, un mueble de la línea Ikea Malm, estaba relacionado con otras muertes previas porque se les cayeron muebles encima. Ikea no decidió retirar el producto del mercado hasta 4 meses después de que Ted murió.

El problema de volcadura de muebles es epidémico: En Estados Unidos alguien sale lesionado cada 17 minutos por la caída de un mueble, televisor, o un electrodoméstico, según la Comisión de la seguridad de productos para el consumidor (CPSC).

Después de disminuir por varios años, las lesiones estimadas por volcaduras de muebles para los niños menores de 6 años, que involucran vestidores y otros muebles para guardar ropa, aumentaron en 2016 a 2,800 de 2,100 el año anterior, o por 33%, según la CPSC.

Los vestidores y otras cómodas para guardar ropa representan al menos el 11% de las lesiones por muebles que les cayeron encima, según la CPSC. Pero es la cantidad de muertes por caída de muebles en esa categoría lo que la convierte en una crisis en particular. Hubo 195 casos reportados a la CPSC entre el 2000 y el 2016.

La gran mayoría de las víctimas son niños menores de 6 años. Muchas veces, ellos son los que causan que el mueble se les caiga encima cuando se trepan en la parte de enfrente del vestidor o cuando juegan adentro de un cajón. A veces, están solos en su cuarto, y es uno de los padres, como Janet McGee, los que los encuentran.

Para proteger a Ted en su casa, los McGee habían instalado puertas o barreras de seguridad, cubrieron los enchufes eléctricos e instalaron pasadores de seguridad en los gabinetes, pero ellos nunca habían oído de una volcadura de mueble. “Fue apenas esta pequeña ventanita de tiempo donde tu vida cambia para siempre”, le dijo McGee a Consumer Reports. “En vez de planear la fiesta de su segundo cumpleaños que iba a ser con el tema de Elmo de Sesame Street, tuvimos que planear su funeral”.


“No tenía idea de que hacían algo para poder fijar los muebles.”

—KEISHA BOWLES, CONWAY, ARK. La hija de Bowles, Sydney Chance, murió cuando un vestidor y la tele arriba del mueble le cayeron encima en 2012. Sydney Chance tenía 2 años de edad.


La verdad sobre los muebles que se caen

Al día de hoy, la industria opera bajo un estándar de pruebas de volcaduras voluntario, lo que significa que cualquier vestidor de más de 30 pulgadas debería mantenerse vertical con un peso de 50 libras colgando de un cajón abierto. Debido a que es voluntario, no es requisito que los fabricantes realicen las pruebas, mucho menos que cumplan con el estándar, para vender sus vestidores en Estados Unidos. Algunos fabricantes cumplen con el estándar o van más allá; otros se quedan cortos.

En vista del continuo peligro, Consumer Reports lanzó una investigación para analizar la estabilidad de los vestidores en el mercado. A lo largo de un año, CR analizó miles de reportes de incidentes obtenidos a través de la CPSC a través de una petición de la Ley de Libertad de la Información (Freedom of Information Act, FOIA) para entender mejor las circunstancias de lesiones y muertes. CR también realizó pruebas de 24 diferentes vestidores, una muestra representativa del mercado, para encontrar cuáles podían pasar varias pruebas de caídas progresivamente más estrictas. Dos de las pruebas fueron modeladas a partir del estándar voluntario actual de la industria, pero CR también creó una prueba más rigurosa usando hasta 60 libras de peso, un umbral que representa de mejor forma el rango de peso de los niños menores de 6 años en los Estados Unidos. CR también realizó pruebas a algunos vestidores de 30 pulgadas y más bajos, una sección del mercado que actualmente no está cubierto por el estándar voluntario.

La investigación de CR concluyó que el estándar de la industria no es adecuado. Al mismo tiempo, una mayoría de los vestidores a los que CR realizó pruebas pasaron la prueba de las 60 libras.

“Claramente, el mercado ha descubierto que uno puede diseñar un vestidor a varios precios que sea más seguro y más estable,” dice James Dickerson, director científico de Consumer Reports. (Ve “¿Qué tan estable es tu vestidor?” más adelante).

Los hallazgos de CR subrayan que no hay una fórmula única para una mayor estabilidad. Sin embargo, muchos de los vestidores que pasaron todas las pruebas de CR tendían a tener más peso en la parte posterior, cajones más profundos y una menor extensión en los mismos. Tal vez lo más significativo es que CR descubrió que no hay una manera fácil para que los consumidores simplemente vean un vestidor y sepan si es más probable que se voltee. Un estándar más efectivo y obligatorio ayudaría a los consumidores a confiar en que los vestidores de venta en los Estados Unidos resistirán que se les caigan encima a los niños pequeños.

A través de entrevistas con padres de víctimas y con representantes de la industria, CR también encontró que  la estrategia de prevención más efectiva de hoy en día, fijar los vestidores a las paredes utilizando soportes y correas, no es una opción fácil para aquellas familias no tan diestros al usar herramientas o para quienes están lidiando con paredes de ladrillo. Algunos padres le dijeron a  CR que ni siquiera tenían idea de que existían los kits para fijar vestidores.

Volcaduras de Muebles Mortales

La investigación de CR descubrió:

Niños solos en su habitación. Casi la mitad de las muertes por muebles que se les caen encima (46%) suceden en la habitación, a veces después de que el niño ha tomado una siesta. La CPSC ha identificado ciertos “patrones peligrosos”, incluyendo que los niños escalen sobre cajones abiertos.

Peligro de la televisión. CR recomienda que los consumidores eviten colocar televisiones sobre los vestidores. La CPSC dice que el 53% de las fatalidades por muebles caídos entre 2000 y 2016 para niños menores de 18 años involucraron televisiones y vestidores que se les vinieron encima juntos.

Estándar débil para volcaduras. El estándar voluntario de la industria deja demasiados niños en riesgo. Basándonos en nuestra investigación, CR está pidiendo que el peso para la prueba de volcaduras de vestidores se incremente a 60 libras, de 50, y que los vestidores de 30 pulgadas de altura o menos sean incluidos en el estándar ya que también pueden volcarse. 3 de 4 vestidores que CR sometió a pruebas y que eran de 30 pulgadas o menos, fallaron la segunda prueba de CR.

Responsabilidad de la industria. CR piensa que la forma más efectiva de prevenir las volcaduras es asegurar los vestidores a las paredes. Pero estamos conscientes de que no siempre es una opción para los inquilinos o para personas que no sean hábiles con herramientas. CR piensa que es la responsabilidad de la industria asegurar que haya vestidores más seguros y estables y que la seguridad no debería depender de la habilidad del consumidor de fijar un vestidor a la pared.

Algunos lo hacen bien. Los resultados de CR muestran que los fabricantes pueden hacer vestidores lo suficientemente estables para cumplir con un estándar más estricto, porque muchos ya lo hacen.

Con base en nuestros descubrimientos, Consumers Union (CU), la división de defensa de Consumer Reports, está pidiendo a los reguladores que creen un estándar de seguridad estricto y obligatorio, permitiendo que los reguladores hagan valer las reglas y que obtengan más fácilmente la cooperación de la industria para hacer retiros del mercado. Mientras tanto, CU piensa que la industria debería incrementar el peso del estándar voluntario a 60 libras e incluir vestidores de 30 pulgadas y menos (ve “La postura de CR: Exigimos estándares más estrictos en contra de volcaduras”). La investigación de CR llega mientras la CPSC este año considera utilizar estándares de seguridad obligatorios más estrictos.

“Nuestras recomendaciones llevarían a tener vestidores más seguros para todos los consumidores,” dice William Wallace, analista de políticas sénior de CU. “Aumentar el peso en las pruebas cubriría a más niños y disminuir la altura mínima cubriría más vestidores.”



El dilema de los consumidores

Bajo el sistema actual, los consumidores tienen que confiar en los fabricantes. “El consumidor común y corriente no tiene ni idea,” dice Lisa Siefert, una defensora de los consumidores en Barrington Hills, Ill., que fundó Shane’s Foundation poco después de que su hijo Shane de 2 años, muriera porque un vestidor se le cayó encima en 2011. Como McGee, Siefert encontró a su hijo bajo el vestidor después de su siesta. Ella había asumido que el vestidor era seguro.

El hijo de Jackie Collas, Curren, murió en 2014 después de que un vestidor se le cayó encima en su cuarto en su hogar en West Chester, Pennsylvania. “Simplemente siento que no debería dejarse en manos del consumidor,” dice Collas.

Keisha Bowles, de Conway, Ark., perdió a su hija Chance de 2 años, en 2012. Chance y su hermano, Brandon, de 6 años en ese entonces, estaban jugando entrando y saliendo de sus cuartos. Bowles estaba en el baño cuando un vestidor con una televisión arriba se le cayó a Chance. La niña murió después a causa de las lesiones. “No tenía idea de que hacían algo para poder  fijar los muebles,” dice Bowles.

La Presidente interina de la CPSC, Ann Marie Buerkle, dice que es clave educar a los consumidores sobre cómo fijar y asegurar los muebles y televisiones que ya están en sus casas. “Aún si establecemos un estándar obligatorio que entre en efecto mañana, hay muchos muebles allá afuera que no lo cumplen.”

Nuestras Pruebas de Volcaduras

El estándar de seguridad voluntario para los vestidores es administrado por ASTM International, una organización independiente que une a fabricantes, oficiales de gobierno, académicos, vendedores, consumidores y otros para establecer estándares para miles de productos y procesos. (Consumer Reports es un miembro activo y participa en grupos de trabajo, incluyendo vestidores). No todos los fabricantes participan, y no todos cumplen con los estándares voluntarios.

En la investigación de CR, los modelos Epoch Design y Saudar de Pottery Barn que evaluamos, entre otros, pasaron las 3 pruebas de CR. Otros modelos de varios fabricantes pasaron las primeras 2 pruebas pero fallaron nuestra tercera y más exigente prueba. 5 modelos de 3 fabricantes: Ameriwood (un modelo), DaVinci (un modelo), y South Shore (3 modelos)  no pasaron la segunda prueba de CR.



Ameriwood y South Shore le dijeron a CR que sus vestidores cumplen con los estándares voluntarios de la industria. 3 de 4 vestidores de estos fabricantes que fallaron la segunda prueba de CR eran de 30 pulgadas o menos y no estarían sujetos al estándar voluntario de la industria.

DaVinci le dijo a CR en un correo electrónico que la compañía ya ha descontinuado el modelo que no pasó la segunda prueba porque la compañía adoptó una nueva prueba interna de 55 libras. “Cualquier artículo que no pasó fue descontinuado o sometido a cambios en su construcción, lo que incluye paneles traseros más gruesos y pesados,” dice el correo.

Las pruebas de CR muestran que la industria en muchas ocasiones ya podría cumplir con un estándar más estricto, con 13 de 24 vestidores que pasaron la prueba de 60 libras.


“Fue apenas esta pequeña ventanita de tiempo donde tu vida cambia para siempre”, le dijo McGee a Consumer Reports. “En vez de planear la fiesta de su segundo cumpleaños que iba a ser con el tema de Elmo de Sesame Street, tuvimos que planear su funeral”.

—JANET MCGEE, APPLE VALLEY, MINN. El hijo de McGee, Ted, murió después de que un vestidor Malm de Ikea le cayó encima en 2016. Ted tenía 22 meses de edad.


Impacto en la Industria

Aún así, cumplir con un nuevo estándar no sería un ajuste sencillo, dice Joe Shamie, co-presidente de Delta Children, un fabricante mundial de cunas, muebles, equipo para bebés y vestidores para niños. Shamie dice que significaría rediseñar vestidores y probablemente habría un aumento en los costos por unidad por las pesas traseras y cargos extras por el envío desde Asia. “Como está ahora, mis costos son más altos que los del fabricante que no pasa los estándares [voluntarios],” dice. “Si hacen que los estándares [voluntarios] sean más estrictos, mis costos seguirán aumentando mientras que los suyos seguirán siendo mucho más bajos que los míos.”

Shamie, que se considera un defensor dedicado a la seguridad, estima que el presupuesto de Delta para las pruebas de seguridad es de 2 millones al año. “La cultura de la compañía está establecida alrededor de la seguridad y la responsabilidad corporativa y social,” dice Shamie, cuyo padre comenzó el negocio en 1968. “No se trata de lo que dice la ley; se trata de utilizar una combinación de un poco de sentido común y de ver cómo podría aplicarse más allá. Porque los niños hacen cosas que no anticipamos”.

5 de los modelos de vestidores que CR sometió a pruebas eran de Delta. Tres pasaron las 3 pruebas y 2 pasaron las pruebas 1 y 2 pero fallaron la prueba de 60 libras de CR.



Además de Delta, CR contactó a decenas de fabricantes y tiendas de muebles y les hizo una serie de preguntas sobre cambios en el diseño, pruebas y estándares de seguridad actuales. De los 13 fabricantes que respondieron en su totalidad y que también fabrican vestidores, 8 dijeron que quieren un estándar obligatorio. ¿Por qué? “Para mantener a los consumidores a salvo y para exigir que todos los fabricantes juguemos bajo las mismas reglas,” dijo David P. DaPonte, gerente de garantía de calidad global y pruebas en L.L.Bean, en una respuesta escrita.

Laura Wood, coordinadora internacional de adquisiciones en Lexington Home Brands, dice que un estándar obligatorio eliminaría confusiones y debates. “Los incidentes siguen ocurriendo porque el cumplir con el estándar y, más específicamente, entender el estándar, no son temas consistentes”, dice. “Creo que [emitir un estándar obligatorio] ciertamente podría aclarar a la industria que un estándar obligatorio es obligatorio; que tienes que cumplirlo”.

¿Quién debería estar protegido?

Los defensores de los consumidores, incluyendo a CR,  piensan que establecer un nuevo estándar de pruebas de volcaduras de muebles que sea razonable debería basarse en proteger a más niños en riesgo. Un estándar obligatorio de 60 libras cubriría a alrededor del 95% de los niños de los Estados Unidos menores de 6 años, un grupo involucrado en el 82% de las muertes provocadas por volcaduras de vestidores y cómodas, según la CPSC.

Aún así, algunos en la industria dicen que el estándar voluntario actual funciona y que los accidentes de volcaduras suceden, sin importar si hay nuevas leyes o estándares. “¿Creo yo que el estándar es adecuado? Sí, sí creo que es adecuado para proteger a la población afectada que está en mayor riesgo”, dice Bill Perdue, vicepresidente de asuntos regulatorios de la American Home Furnishings Alliance, un grupo comercial de la industria de 400 miembros. “Sin embargo, también creo que siempre hay lugar para mejorar el estándar”.

Perdue sostiene que las muertes y heridas por volcaduras en general suceden a causa de productos que no cumplen el estándar. Los reportes de incidentes de muebles caídos por lo general no incluyen el modelo del vestidor que se volcó así que es difícil saber qué modelos específicos son culpables de los incidentes. Pero en el caso de las fatalidades, algunos modelos de vestidores han sido señalados para ser investigados por reguladores y la industria.

En el caso de la muerte de Ted McGee, el vestidor Malm de Ikea que cayó sobre él aún estaba en el mercado cuando murió en febrero de 2016, a pesar de que este y otro modelo Malm estaban ligados a las muertes de 2 niños en 2014. Estas 2 familias, cada una por separado, realizaron demandas contra Ikea en 2015 y también reportaron los incidentes a la CPSC. Ese mismo año, Ikea sacó al mercado kits de anclaje gratuitos para fijar muebles y alentó a los consumidores a dejar de utilizar los vestidores de Ikea (27 millones hasta ese momento) hasta que estuvieran fijados a las paredes. No fue sino hasta junio de 2016, 4 meses después de la muerte de Ted, que Ikea realizó un retiro del mercado del Malm.

Los McGee demandaron a Ikea en agosto de ese año y la compañía llegó a un acuerdo con ellos y con las otras 2 familias en diciembre de ese año. Ikea no respondió a las peticiones de comentarios de CR respecto a la muerte de Ted. Pero la compañía recalcó en sus respuestas por correo electrónico que todos los vestidores de Ikea deberían estar fijados a las paredes.



Elliot Kaye, comisionado y antiguo presidente de la CPSC, dice que tener un estándar obligatorio tiende a apresurar el proceso de los retiros del mercado. En muchos casos, la CPSC no tiene los recursos prácticos para forzar rápidamente los retiros del mercado y debe demandar legalmente de forma exitosa o ganarse la cooperación de la industria.

“Con un estándar voluntario, en donde en realidad no hay un mecanismo de implementación, es verdaderamente voluntario. Básicamente lo que [muchos en la industria] dicen es, esperemos a que mueran más niños antes de tener que hacer algo, y eso, para mí, es moralmente reprobable,” dice Kaye. “No me siento cómodo esperando… cuando sabemos que hay cambios concretos que se pueden realizar ahora para salvar vidas”.

¿Qué tan estable es tu vestidor?

CR realizó pruebas de volcaduras a 24 diferentes vestidores que son una muestra representativa del mercado minorista, usando pruebas progresivamente más estrictas. Fueron comprados entre mayo de 2017 y febrero de 2018. Nuestras pruebas muestran que no puedes detectar un vestidor estable a simple vista.

CÓMO PROBAMOS

Realizamos las tres pruebas diferentes con todos los cajones vacíos.

Prueba 1: Todos los cajones abiertos.
Prueba 2: El cajón de arriba abierto con una pesa de 50 libras colgada de la parte frontal del cajón.
Prueba 3: El cajón de arriba abierto, la pesa de 50 libras se incrementa con 1 libra a la vez hasta llegar a un máximo de 60 libras.

MODEL DIMENSIONS TEST NUMBER
 1 2 3
Bob’s Discount Furniture Chadwick Chest
$280
H48.25″XW36”XD17″
99.0 LB.
 Sí  Sí
DaVinci Jayden 4-Drawer Dresser
$280
H37.75”XW36”XD18.75”
87.6 LB.
 Sí  Sí
DaVinci Kalani 4-Drawer Dresser (discontinued)
$300
H38.25”XW32.75″XD21.25”
83.6 LB.
No  No
Delta Children Bentley 6 Drawer Dresser
$340
H33.75”XW49”XD19”
111.0 LB.
 Sí
Delta Children Clermont
6 Drawer Dresser
$250
H38”XW47.25”XD18.75”
111.6 LB.
 Sí  Sí
Delta Children Sutton 3 Drawer Dresser
$170
H37”XW35”XD19”
83.2 LB.
 Sí  Sí  Sí
Delta Children Epic 3 Drawer Dresser
$180
H33”XW36.5”XD18.75”
71.4 LB.
 Sí  Sí No
Delta Children 3 Drawer Dresser, similar to: Viv + Rae 3 Drawer Dresser
$280
H33.5″XW37″XD20″
74 LB.
 Sí  No
Epoch Design 5 Drawer Chest
$740
H46.25”XW33.75”XD21”
74.0 LB.
 Sí  Sí  Sí
Epoch Design Seneca 5 Drawer Chest
$770
H48.25”XW35.75”XD21.25”
164.0 LB.
 Sí  Sí  Sí
Essential Home Belmont 4 Drawer Dresser Chest (Ameriwood)
$40
H30”XW27.75”XD15.75”
47.0 LB.
 No  No
Ikea Malm 3-Drawer Chest
$100
H30.5”XW31.75”XD19”
96.0 LB.
 Sí  Sí  No
Pottery Barn Kids Catalina Dresser
$500
H31”XW38.5”XD18.75”
89.6 LB.
 Sí  Sí  Sí
Pottery Barn Kids Catalina Extra-Wide Dresser
$900
H31.25”XW56.25”XD18”
119.2 LB.
 Sí  Sí  Sí
Sauder Pogo 3-Drawer Chest
$180
H47.25”XW30.25”XD19.5”
99.4 LB.
 Sí  Sí
Sauder Shoal Creek 4-Drawer Chest
$230
H42.5”XW34.75”XD18.75”
106.4 LB.
 Sí  Sí
Simmons Kids Rowen Double Dresser
$300
H34”XW47.75”XD19.75”
128.2 LB.
 Sí  Sí
South Shore Libra 3-Drawer Chest, similar to: Simply Basics 3 Drawer Dresser
$90
H27.5”XW31.5”XD16”
57.2 LB.
 Sí No No
South Shore Little Treasures 5-Drawer Chest
$165
H43.75”XW31.5”XD18”
89.8 LB.
 Sí  No  No
South Shore Logik 6-Drawer Double Dresser A
$200
H29.75”XW47.5”XD17.5”
103.6 LB.
 Sí No
South Shore Logik 6-Drawer Double Dresser B
$200
H27.5”XW51.25”XD19”
108.6 LB.
 Sí  Sí  No
South Shore Summer Breeze 6-Drawer Double Dresser A
$270
H32”XW52.25”XD16.5”
111.6 LB.
 Sí No
South Shore Summer Breeze 6-Drawer Double Dresser B
$230
H31.25”XW52”XD20”
113.2 LB.
 Sí  Sí
Storkcraft Kenton 6 Drawer Universal Double Dresser
$220
H32.5”XW50”XD18”
102.2 LB.
 Sí  No
Notas: 1) Algunos modelos tienen el mismo nombre con el modificador (“A” o “B”). La muestra con la última letra (B) tenía dimensiones diferentes a la muestra anterior (A). Esto se refleja en ambas dimensiones y en los resultados de las pruebas. 2) Las dimensiones son dimensiones generales del producto armado redondeadas al ¼ de pulgada más cercano, medidos por técnicos de CR, incluyendo cualquier componente adicional como cambiador del bebé u otro equipo. Estas dimensiones difieren de lo que aparece en las especificaciones del fabricante. 3) El precio de compra podría variar del precio disponible actual.

La postura de CR: Exigimos estándares más estrictos en contra de volcaduras

Consumer Reports recomienda que los consumidores fijen los vestidores a la pared. Pero CR también está pidiendo a los reguladores que establezcan estándares de pruebas de volcaduras más estrictas y obligatorias. Mientras tanto, la industria debería tomar medidas para fortalecer el estándar actual de estas 3 maneras clave:

Proteger a más niños. El estándar actual –que un vestidor no debe caerse cuando 50 libras se cuelgan de un cajón abierto– no cubre a suficientes niños y debería incrementarse a 60 libras, lo que cubriría al 95% de los niños menores de 6 años, de acuerdo con la Comisión de seguridad de los productos para los consumidores (CPSC).

Incluir vestidores más bajos. El estándar debería ser expandido para cubrir las unidades de 30 pulgadas o menos porque la investigación de CR muestra que algunos de estos vestidores pueden caerse encima de los niños.

Etiquetar. Si el estándar se fortalece, como recomendamos, los fabricantes deberían marcar los productos claramente para reflejar que cumplen con el nuevo estándar.

El Congreso debería de actuar, si es necesario. Si los fabricantes no están de acuerdo con hacer más exigente el estándar voluntario, la CPSC debería establecer un estándar obligatorio. Este proceso podría tomar años sin la cooperación de la industria. El Congreso, sin embargo, podría acelerar las cosas. La propuesta de ley “Alto a las caídas de vestidores riesgosos sobre los niños” llamada STURDY [Stop Tip-overs of Unstable, Risky Dressers], presentada en 2016 por los senadores Bob Casey (D-Pa.), Amy Klobuchar (D-Minn.), y Richard Blumenthal (D-Conn.) y la representante Jan Schakowsky (D-Ill.), habría mandado a la CPSC a emitir un estándar obligatorio más estricto si la industria fallaba al hacer más estricto su propio estándar voluntario dentro de 180 días. Desafortunadamente, la propuesta de ley no fue aprobada. Los legisladores y la industria deberían actuar rápidamente basándose en nuestros hallazgos y  emitir un estándar más estricto.