Cáncer colorrectal, un mal prevenible

Su detección temprana salva vidas. Experto te dice cuáles son sus síntomas y qué hacer para prevenirlo
Cáncer colorrectal, un mal prevenible
El cáncer colorrectal es la segunda causa principal de muerte por cáncer en Estados Unidos y el tercer cáncer más común en hombres y mujeres.
Foto: Shutterstock

El cáncer colorrectal es la segunda causa principal de muerte por cáncer en Estados Unidos y el tercer cáncer más común en hombres y mujeres.

¿Por qué sucede? ¿A qué se debe? Las investigaciones han encontrado varios factores que pueden aumentar el riesgo de padecer este tipo de cáncer, pero todavía no han identificado con claridad cómo pueden causarlo, por lo que la prevención es fundamental y el estar atentos a los síntomas. 

Es por ello que en este Mes de Concientización sobre el Cáncer Colorrectal, entrevistamos al Dr. Karl Kwok —gastroenterólogo y especialista en endoscopia intervencional, vinculado a Kaiser Permanente Los Angeles—, para saber más sobre la importancia de las pruebas de detección y lo que se puede hacer para reducir el riesgo de desarrollarlo.

La detección del cáncer colorrectal es realmente importante, puede salvar vidas”, resalta el experto. “Pero lamentablemente, solo dos de cada tres adultos de este país se evalúan adecuadamente”.

Con la detección adecuada, el cáncer colorrectal es una de las formas de cáncer más prevenibles.

“Cuando se descubre el cáncer colorrectal en una etapa temprana, la tasa de supervivencia relativa a cinco años es aproximadamente del 90%. De hecho, las evaluaciones regulares pueden ayudar a detectar pólipos avanzados, que son precancerosos, y nos permiten eliminarlos utilizando técnicas avanzadas que no requieren cirugía. Esto devuelve el riesgo de cáncer de colon a la línea de base”, explica el Dr. Kwok.

Técnicas de detección

Los métodos más comunes para su detección temprana son la prueba inmunoquímica fecal doméstica, también conocida como prueba FIT, que se realiza anualmente; la sigmoidoscopia de riesgo promedio, que se hace cada cinco años y la colonoscopia de riesgo promedio que se efectúa cada 10.

Generalmente, este tipo de pruebas preventivas comienzan a realizarse a partir de los 50 años tanto en hombres como en mujeres. Quienes tienen un historial familiar fuerte de cáncer colorrectal, pueden empezar estas pruebas de rutina antes de esta edad y tenerlas más a menudo.

“Para averiguar qué examen de detección es el mejor para cada quien, es necesario hablar con el proveedor de atención médica primaria. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, pero una cosa es clara: las evaluaciones regulares del cáncer colorrectal pueden salvar vidas”, subraya el Dr. Kwok.

La colonoscopia es una de las pruebas para detectar a tiempo el cáncer colorrectal./Shutterstock

Factores de riesgo

Aunque los adultos jóvenes pueden padecerlo, este tipo de cáncer es mucho más común en personas mayores de 50 años, ya que su riesgo se incrementa con la edad. Esto quiere decir que el envejecimiento es uno de sus factores principales de riesgo, al igual que los siguientes:

  • Tener un historial familiar de cáncer de colon, especialmente un familiar de primer grado (madre, padre, hermano o hijo).
  • Tener un historial personal de pólipos colorrectales o antecedentes personales de enfermedad inflamatoria del intestino, incluida la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa (una afección que causa inflamación crónica del colon).
  • El origen racial y étnico. Por ejemplo, los afroamericanos tienen la mayor incidencia de cáncer colorrectal.
  • El historial personal de salud. Se sabe que las personas con antecedentes de trasplante de riñón y las personas con diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo de desarrollar el cáncer colorrectal.
  • Tener una dieta abundante en carnes rojas y carnes procesadas.
  • Cocinar las carnes a temperaturas muy altas (al freír, asar o cocinar a la parrilla) crea químicos que pueden aumentar el riesgo de cáncer, aunque no está muy claro cuánto de esto puede aumentar su riesgo de cáncer colorrectal.
  • Tener un estilo de vida sedentario.
  • Tener sobrepeso u obesidad,
  • Fumar y consumir en exceso bebidas alcohólicas.

Los síntomas

La mayoría de quienes lo desarrollan no tienen síntomas, especialmente durante sus primeras etapas evolutivas, que comienzan con la formación de un crecimiento llamado pólipo en el revestimiento interno del colon o recto, que según su clase se convierte sigilosamente en cáncer en el transcurso de varios años. Es por ello que la enfermedad a menudo se diagnostica a través de un examen de detección temprana.

Los pacientes que muestran síntomas de este mal, que tienden a ser iguales tanto en hombres como en mujeres, presentan sangre en las heces, cambios en los hábitos intestinales, diarrea, estreñimiento, cólicos estomacales que no desaparecen y pérdida de peso inexplicable”, explica el experto.

Su incidencia en las mujeres

El cáncer colorrectal es la tercera causa de muerte por cáncer entre las mujeres, justo detrás del cáncer de mama y el cáncer de pulmón. Y lamentablemente, en los últimos años su incidencia ha estado aumentando entre las féminas.

“Datos recientes sugieren que hasta una de cada cinco mujeres con riesgo promedio puede desarrollar pólipos precancerosos, que todavía no presentan síntomas cuando se diagnostican en una etapa temprana”, apunta el Dr. Kwok. “Por ello es que la prueba de detección es esencial para descubrirlos y eliminarlos a tiempo”.

El especialista resalta que existe una ligera diferencia entre hombres y mujeres en cuanto a los factores de riesgo relacionados con las elecciones de estilo de vida: los hombres son más propensos a consumir grandes cantidades de carne roja y es más probable que fumen y beban; mientras que la inactividad física es generalmente más prevalente entre las mujeres que en sus homólogos masculinos.

“A menudo escucho a las mujeres decir que no necesitan hacerse un examen porque es menos probable que contraigan cáncer colorrectal que los hombres, y eso no es cierto”, subraya el Dr. Kwok. “Del mismo modo que hacen sus citas rutinarias para sus mamografías y prueba de Papanicolaou, también deberían someterse al examen de detección del cáncer colorrectal, ya que cuando éste se detecta a tiempo es altamente curable”.

Cómo prevenirlo

Aunque no existe una manera segura de prevenir el desarrollo del cáncer colorrectal, se aconseja seguir estos hábitos básicos de estilo de vida que pueden ayudar a prevenirlo:

  • Tener una dieta rica en fruta y verdura, con alto contenido de fibra.
  • Consumir poca carne roja, grasas saturadas.
  • Controlar el peso
  • Seguir una rutina de ejercicio.
  • Evitar el tabaquismo y el alto consumo de bebidas alcohólicas.