Una mujer organizó a los jornaleros en EEUU antes que César Chavez

Un largometraje llevado al cine exhibe la historia de María Moreno al frente de los primeros pasos en la organización de campesinos sin derechos laborales mucho antes que el conocido líder
Una mujer organizó a los jornaleros en EEUU antes que César Chavez
María Moreno (derecha) durante el periodo de lucha por los derechos de los trabajadores agrícolas.

MEXICO – Décadas atrás de la lucha de los dreamers por su legalización y las políticas antimexicanas de Donald Trump; lustros previos a los movimientos callejeros por la amnistía a indocumentados y años antes de la fundación de la Unión de Trabajadores Agrícolas (FWU) por César Chávez hubo una mujer símbolo de la lucha chicana que el cine acaba de rescatar.

Su nombre es María Moreno, nieta de un emigrante huérfano de la Revolución Mexicana nacida en Texas, criada en California y una de las voces más combativas a favor de los derechos de los jornaleros en Estados Unidos que conquistó el corazón y el interés de la escritora y cineasta estadounidense Laurie Coyle.

Coyle presentó en estos días —durante la celebración del 25 Festival de Cine Latino de San Diego— su más reciente documental Adiós Amor, un homenaje a la carismática activista de sangre indígena del que poco se sabía en los Estados Unidos de los años 60 pasados y menos aún en tiempos actuales.

“Hace unos años yo estaba trabajando en un documental sobre Chavez y buscando imágenes de él me encontré con cientos y cientos de fotografías de una mujer que aparecía constantemente sin que se supiera quien era: era anónima’’, recuerda Coyle en entrevista con este diario.

Laurie Colye durante el Festival de Cine de San Diego.
Laurie Colye durante el Festival de Cine de San Diego.

“Me dio rabia ver que la historia siempre es rígida y oficial como la idea de que el movimiento campesino empezó con Chávez: eso no podía ser porque es una historia larga, de muchas generaciones, en la que las mujeres han quedado fuera de la narrativa’’.

Coyle investigó y encontró a la familia, reporteros que vieron a la activista en acción, amigos, colegas, audios y videos que consolidaron el material para la filmación que se consolidó con ayuda de organizaciones civiles como Chicana Latina Foundation, California Council for the Humanities y San Francisco Arts Commission Cultural Equity Grant.

La historia

María Moreno saltó a los micrófonos de la lucha campesina cuando el hijo mayor dejó de comer para que los alimentos alcanzaran para los otros 11 hermanos durante una crisis de abasto por las inundaciones en el condado de Tulare, California, en 1958, cuando las reglas locales impedían a los jornaleros agrícolas recibir asistencia social aunque fueran ciudadanos.

María decidió, entonces, usar sus habilidades como oradora aprendidas al escuchar a su padre (un pastor de la iglesia baptista) y contó su dolor a los reporteros que merodeaban por los hospitales. Sus elocuciones causaron tal impacto que el condado revirtieron las leyes.

 

María Moreno en los campos de California.
María Moreno en los campos de California.

“Nosotros cosechamos las mejores manzanas, los mejores tomates de Estados Unidos y no podemos comerlos: tenemos que conformarnos con papas y frijoles siempre’’, dijo  María Moreno, según los registros  de San Rafael, al norte de San Francisco, donde se alberga la más importante colección sobre el movimiento de campesinos en Estados Unidos.

“Igual que Martin Luter King, ella era hija de un ministro y se crió con esa fuerza y esa fe. María seguía  a su papá a dar los sermones y aprendió a poner el corazón en su voz y aunque era una mujer de poca educación y quizás no conocía la historia del movimiento laboral sí lograba conectarse con el público de una manera que otras personas no lo habían hecho’’, precisa Coyle.

Ejemplo

Coyle, descendiente de migrares católicos irlandeses,  tiene una historia personal para simpatizar con un símbolo como María Moreno. Ella fue madre divorciada que debió trabajar mientras crecían sus dos hijas (“yo me quejaba hasta que vi todo lo que tenía que hacer María von 12 hijos y encima pelear por sus derechos y pensé: ¡pero si yo lo tengo facilísimo!’’). Además su padre fue un médico voluntario en los campos de César Chávez a donde la llevaba para que observara las condiciones de pobreza y desigualdad. “Desgraciadamente estas malas condiciones continúan’’, advirtió Coyle tras la presentación en San Diego.

Laurie Colye durante el Festival de Cine de San Diego.
Moreno perdió fuerza cuando el Comité Organizador de Trabajadores Agrícolas, patrocinado desde Washington por el AFL-CIO (American Union), tronó porque a los líderes de éste no les gustó el giro independiente que tomaba y quitó los fondos. Luego vino Chávez quien ganó el derecho de los campesinos a organizarse en sindicatos y nada más. María murió de cáncer en 1989.

“Los derechos a la organización no han trascendido a otros estados o no prosperan porque se usa mano de obra indocumentada y ésta tiene miedo de llegar y decir ‘exijo justicia’ por un buen salario, descanso, contrato…’’, detalla Coyle. “Por eso es tiempo de recordar a María Moreno necesitamos más voces como ella’’.