Arrojan aceite caliente a su hija porque rechazar matrimonio pactado

Recibirán $20,000 dólares por la boda; la menor huyó de su casa y se encuentra en un refugio de Texas
Arrojan aceite caliente a su hija porque rechazar matrimonio pactado
Maarib Alhishmawi, de 16 años, huyó de su casa.
Foto: Twitter

Una pareja de origen iraquí arrojaró aceite hirviendo y agredieron brutalmente a su hija menor de edad por rechazar un matrimonio pactado con un hombre 12 años mayor que ella en San Antonio, Texas, informaron las autoridades.

Maarib Alhishmawi, de 16 años, huyó del domicilio familiar a finales de enero y fue encontrada el pasado 23 de marzo en las instalaciones de una organización que ayuda a mujeres maltratadas en el condado de Bexar, donde se recuperaba de varias lesiones sufridas en su casa en los últimos seis meses.

El sheriff del condado, Javier Salazar, explicó en una rueda de prensa que los padres de la menor, Abdulah Fahmi Al Hishmawi, de 34 años, y Hamdiyah Sabah Al Hishmawi, de 33, fueron arrestados acusados de violencia familiar, aunque este domingo salieron en libertad tras pagar una fianza de $30,000 dólares.

Según la declaración oficial, ambos progenitores le pegaron, asfixiaron y vertieron aceite de cocina hirviendo sobre su hija cuando ésta se negó a contraer matrimonio con Mohammad Al Taie, de 28 años, que iba a pagar $20,000 dólares por la boda.

“Creo que fue la sospechosa, la madre, quien en cierto momento le arrojó aceite de cocina caliente porque se negaba a participar en este matrimonio”, reveló Salazar.

El agente texano anunció que Al Taie también se enfrentará a cargos penales acusado de participar en un matrimonio pactado.

Las autoridades dijeron que esta familia llegó a Estados Unidos procedente de Irak hace dos años y residían en Texas con diferentes visados, que no fueron especificados durante la rueda de prensa.

Maarib y sus cinco hermanos, con edades entre 5 y 15 años, están ahora bajo el cuidado del Departamento de Protección de la Infancia de Texas (CPS, por sus siglas en inglés), a la espera de que un juez dictamine una sentencia definitiva contra sus padres.

El sheriff Salazar aclaró que por el momento se desconoce si los otros hermanos también sufrieron abusos.