Cambio de actitud hacia Rusia

Cambio de actitud hacia Rusia
Trump siempre ha tratado con deferencia y admiración a su homólogo ruso.
Foto: Archivo / Getty Images

Hace apenas una semana, Donald Trump felicitó al líder ruso Vladimir Putin por su controvertido triunfo electoral, pese a que sus consejeros le indicaron que se abstuviera de hacerlo. Este lunes, sin embargo, el jefe de la Casa Blanca sorprendió a propios y extraños al anunciarse la expulsión de 60 diplomáticos rusos de Estados Unidos, la mayor cifra desde los tiempos de la Guerra Fría.

El anuncio se produjo en respuesta al intento de asesinato de un exespía ruso en el Reino Unido. Varios países europeos han acusado directamente al gobierno de Putin de orquestar el ataque y, en represalia, han expulsado a docenas de diplomáticos rusos de sus territorios. La Casa Blanca decidió mostrar su solidaridad con sus aliados de la OTAN y por ello no solamente ordenó el retiro de los representantes de Moscú sino también el cierre del consulado ruso en Seattle.

Con esta acción, Washington dijo que busca “enviar un mensaje claro a los líderes rusos” y mermar la capacidad de espionaje de Moscú en suelo estadounidense.

Si bien la expulsión de los rusos por parte de Estados Unidos era la medida esperada, a muchos les tomó por sorpresa que Trump finalmente haya decidido enfrentar a Putin, a quien siempre ha tratado con deferencia y admiración, pese a los alegatos de que interfirió en las elecciones presidenciales de 2016.

En este contexto, la decisión de Trump le ha dado un respiro a los miembros de la OTAN que la han interpretado como una señal de que, al menos en tiempos de crisis, el mandatario tomará el lado de esta organización, a la que por cierto ha criticado duramente en varias ocasiones.

No obstante, tanto en Estados Unidos como en el exterior queda la duda de qué tanto cambiará Trump su actitud hacia Putin en el futuro, especialmente porque el jefe de la Casa Blanca no ha mostrado la contundencia necesaria en contra de Moscú.

Para empezar, Trump no ha comentado directamente nada sobre las expulsiones ni se ha atrevido a criticar a Putin de manera abierta. Por el contrario, sus portavoces han indicado que Estados Unidos se vio obligado a tomar acción por el ataque al exespía ruso en suelo británico, pero han insistido en que Trump está todavía interesado en trabajar de cerca con Moscú.

Por otra parte, el presidente tampoco ha manifestado si implementará sanciones económicas contra Rusia, lo cual sería, definitivamente, una de las formas más eficaces de ponerle un alto al Kremlin. Para acallar todas estas críticas y velar por la seguridad nacional es hora de que Trump se pronuncie abiertamente sobre este asunto y elabore una amplia estrategia a largo plazo que confronte la amenaza en la que se ha convertido Putin.