ICE se niega a deportar al último criminal de guerra Nazi que vive en EEUU

Como carcelero Nazi, Jakiw Palij facilitó el asesinato de cerca de 6,000 personas, sin embargo nada que es deportado
ICE se niega a deportar al último criminal de guerra Nazi que vive en EEUU
Palij, que ahora tiene 94 años vive tranquilamente en Queens, Nueva York
Foto: ICE / Captura Facebook

Desde que Donald Trump llegó a la presidencia el mandatario se ha jactado de promover una política recia para detener y deportar a inmigrantes indocumentados que han cometido crímenes, sin embargo gran parte de los arrestados han sido inmigrantes sin record criminal.

Es así que mientras ICE persigue a inmigrantes sin record criminal hay un reconocido asesino merodeando las calles de Nueva York con el propio conocimiento de las autoridades migratorias y no pasa nada.

Se trata de Jakiw Palij, quien sirvió como carcelero durante la Segunda Guerra Mundial en el campo de trabajo forzado Trawniki en Polonia. 

Luego de participar en la sangrienta e inhumana “Operación Reinhard”, donde se exterminaron a más de 6,000 prisioneros judíos bajo su guardia, Palij sigue evitando su deportación, señaló un informe de The Daily Beast.

El carcelero Nazi ingresó a EEUU en 1949 sin divulgar su pasado y posteriormente se le otorgó la ciudadanía, de lo que fue despojado por un juez federal en 2004 luego de que Palij firmó una declaración jurada confirmando su servicio a los Nazis. Desde entonces se ordenó su deportación.

Sin embargo Palij, que ahora tiene 94 años y vive tranquilamente en Queens, Nueva York no ha sido presa de ICE como los cientos de inmigrantes indocumentados que han cometidos faltas menores, comparadas con el carcelero nazi, como un DIU o manejar sin licencia de conducción.

Según los reportes a los que accedió de Daily Beast Palij sigue siendo un hombre libre porque los gobiernos de Alemania, Ucrania y Polonia han rechazado la deportación del carcelero Nazi.

Un vocero de ICE le dijo a la publicación que nueve países están actualmente clasificados como “no cooperativos” a la hora de aceptar a ciudadanos deportados: Birmania, Eritrea, Camboya, Hong Kong, China, Laos, Cuba y Vietnam.

Sin embargo Alemania, Ucrania y Polonia no están en la lista de países que no reciben a sus ciudadanos deportados de EEUU.

Por su parte ICE añadió en la comunicación que “no puede expulsarlo a menos que tenga documentos de viaje y Alemania tendría que proporcionarlos al gobierno de EEUU para que pueda ser deportado y eso hasta el momento no ha sucedido”.

Es por esto que varios familiares de las víctimas de los campos de concentración en los que trabajó Palij han pedido al fiscal general, Jeff Sessions que ponga al carcelero bajo custodia como cualquiera de los miles de indocumentados en EEUU.

Se exige que lo mantenga detenido mientras su caso de deportación continúa avanzando en el sistema, sin embargo el gobierno se ha hecho el de la vista gorda.