El Sur de California podría pagar los túneles del Delta de Sacramento-San Joaquin sin promesa de reembolso

El proyecto California WaterFix podría costar 11 mil millones para los contribuyentes de Los Ángeles a San Diego
El Sur de California podría pagar los túneles del Delta de Sacramento-San Joaquin sin promesa de reembolso
El debate acerca de los dos posibles nuevos túneles de agua a construir bajo el Delta de Sacramento-San Joaquín es intenso.
Foto: Archivo

En un taller de la junta el martes, los funcionarios del Distrito Metropolitano del Agua del Sur de California describieron las formas en que la agencia podría financiar la construcción de dos túneles de agua gigantes bajo el Delta de Sacramento-San Joaquín.

Este plan viene avalado por la suposición de que los distritos agrícolas del Valle de San Joaquín, que se han negado a compartir los costos iniciales del gigantesco proyecto de construcción, estarían dispuestos a comprar agua cuando el proyecto esté terminado, pero lo cierto es que estos no se han comprometido a ello, dejando abierta la posibilidad de que el MWD, y por extensión los contribuyentes situados entre Los Ángeles y San Diego, asuman una factura de aproximadamente 11 mil millones para el proyecto conocido como California WaterFix.

La junta del MWD votó el otoño pasado para invertir 4.3 mil millones en el proyecto del túnel doble que, según los defensores, es necesario para mantener las entregas de agua a la agricultura del Valle de San Joaquín y las ciudades de Southland. Pero cuando los cultivadores del valle dijeron que no podían pagarlo, el estado decidió seguir adelante con una versión menos costosa, financiada por el MWD y los otros distritos, en su mayoría urbanos, que reciben suministros delta del Proyecto Estatal del Agua.

Poco después del anuncio del estado en febrero, algunos miembros de la junta del MWD propusieron que el MWD recoja la parte no financiada de la agricultura, que representa aproximadamente un tercio del costo total del proyecto de 17 mil millones.

En el escenario descrito por el personal de MWD el martes, la agencia recuperaría esa inversión adicional vendiendo la capacidad del túnel a los distritos de riego agrícola cuando se construya WaterFix. Se supone que, una vez que los suministros comiencen a fluir a través de los túneles, el proyecto será más atractivo para los productores que para entonces también enfrentarán nuevos límites en el bombeo de aguas subterráneas en el que tradicionalmente confían para llevarlos a través de las sequías.

“Su problema es el flujo de efectivo durante los años de construcción”, dijo a la junta Roger Patterson, Gerente General Adjunto de MWD, añadiendo que el MWD espera que esos distritos pronto firmen acuerdos de compra que los vinculen a futuros buy-ins. Mas es poco probable que los productores hagan eso antes de que la junta vote si debería duplicar su inversión en WaterFix.

El personal planea ofrecer dos opciones a votación: agregar mil millones más al compromiso de financiación del MWD 2017 y seguir adelante con un túnel, o agregar aproximadamente 5.5 mil millones más al pozo WaterFix y construir dos túneles. Esto último impulsaría el financiamiento total de la agencia a casi 11 mil millones.

Si el MWD no puede vender ese proyecto adicional, WaterFix agregará casi 60 dólares al año a los costos de agua del hogar en el área de servicio de la agencia, de acuerdo con los cálculos del personal. Pagar por un túnel aumentaría las facturas domésticas anuales a la mitad de esa cantidad. El financiamiento de WaterFix por una suma de 11 mil millones también tendría el doble de efecto en el presupuesto general de la agencia, incrementándolo en 2.2% por año, en comparación con 1.1% para un túnel.

Los miembros más escépticos eran de Los Ángeles y la Autoridad del Agua del Condado de San Diego. El año pasado, el alcalde Eric Garcetti, quien designa a los representantes de L.A., dijo que apoyaba uno pero no dos túneles del delta. El vicepresidente de la Junta, John Murray Jr., de Los Ángeles, señaló que la política de la ciudad exige que L.A. reduzca el uso de agua importada y aumente los suministros locales, como el agua reciclada. Otros se preguntan si pagar tanto por WaterFix disminuiría las inversiones en el desarrollo de fuentes alternativas.

Los funcionarios de MWD han dicho que el sur de California necesita mantener sus importaciones del delta y desarrollar suministros regionales, y agrega que la agencia continuará subsidiando los programas locales.

Según los detractores, los miles de millones de MWD se gastarían mejor desarrollando fuentes de agua regionales; además, el proyecto aumentará las tarifas de agua. Y acusan a MWD de recoger datos para exagerar las entregas proyectadas en el túnel. Algunos expertos en agua dicen que un segundo túnel no vale el costo extra, ya que un túnel proporcionaría muchos de los mismos beneficios que dos.

Patterson no estuvo de acuerdo con que un túnel fuera suficiente: “no creo que uno haga el trabajo de dos”. Bajo su punto de vista, dos túneles proporcionarían más flexibilidad para operar los grandes proyectos gubernamentales que exportan agua del delta, podrían capturar más agua durante los flujos de tormentas y harían más para disminuir los dañinos efectos ambientales de las operaciones del delta.

El proyecto tiene la intención de disminuir el daño ecológico de las extracciones masivas de la porción sur del delta al abastecer parcialmente las bombas delta con agua del túnel desviada del río Sacramento en el extremo norte del delta.