Semana Santa en México: menos religión y más vacaciones

En una década cayó el número de católicos del 88% al 82% en todo el país
Semana Santa en México: menos religión y más vacaciones
"Fiestas de cualquier tipo menos católicas’’, lamenta el sacerdote Tomás González
Foto: Archivo

MEXICO.- Durante tres años, los habitantes de Pilcaya, Guerrero, un poblado de 6,000 habitantes declarados (en su mayoría fervientemente católicos), frenaron la representación teatral de la Pasión de Cristo que se realizaba desde tiempos inmemorables por apatía de los más jóvenes cada vez menos atraídos a la religión.

“Se acabó’’, dijo un día Oscar Helguera, quién hacía las veces de director. Estaba harto de la impuntualidad y la falta de seriedad en los ensayos (jugaban, se picaban las costillas, hacían chistoretes…), con lo que no volvió a activarse hasta el año pasado, presionado en parte por el párroco local.

“El concilio se logra casi de milagro’’, coinciden muchos de los actores. “No sabemos qué va a pasar en el futuro’’. Lo cierto es que cada año en Semana Santa la gente mira las fechas más como una oportunidad para divertirse y vacacionar que como una celebración religiosa debido a una tendencia nacional por la cual la Iglesia Católica pierde muchos feligreses.

De acuerdo con información oficial, en una década cayó el número de católicos del 88% al 82% en todo el país. “No es que haya una disminución en las fiestas de las celebraciones de Semana Santa, sino en general, aunque haya algunos lugares en específico donde no se note’’, advirtió el párroco Luis Angel Nieto, excura en Los Ángeles y hoy encargado de una iglesia en el estado de Hidalgo.

Las tenencias comerciales que posicionan al turismo como una actividad de consumo han supuesto otra de las causas en la falta de fervor religioso, aunque también ha sido aliado para poblaciones donde la representación del viacrucis ya está consolidada, como Iztapalapa (un municipio de la Ciudad de México) o Taxco, a 60 kilometros de Pilcaya.

La gente en Pilcaya que apoya el concilio lo hace principalmente por porque dicen que es una tradición y porque atrae turistas (recientemente idearon la Feria del Pozole).

De acuerdo con el portal http://www.compraguru.com, durante Semana Santa el 80% de los mexicanos piensa gastar en promedio entre 250 y 500 dólares en un viaje cercano a su localidad o al interior de México; el 57% de ellos, según la Escuela Bancaria y Comercial, lo realizará endeudándose ante promociones de diversas empresas turísticas.

Los mexicanos se están convirtiendo es rehenes de la publicidad comercial que busca cualquier oportunidad para los negocios y las temporadas vacacionales como Semana Santa y Navidad, que son fiestas religiosas, se han convertido en fiestas de cualquier tipo menos católicas’’, lamentó el sacerdote Tomás González.