Un petición de matrimonio de película

Las películas pueden inspirar grandes momentos en la vida real

Las historias más románticas también pueden ser reales.
Las historias más románticas también pueden ser reales.
Foto: Captura de pantalla

¿Hay algo más romántico que una proposición de matrimonio inspirada en una película?

Seguro que hay más de uno y una que les encantaría ser los protagonistas de esta historia.

El romántico sin remedio es Allan Hughes, que se inspiró en la película Love Actually y decidió usar la misma técnica que se muestra en el film para, en la vida real, pedirle a a su novia, María, que se case con él.

Allan incluso filmó su reacción y la colocó en el lado izquierdo de la pantalla. ¡Lo mejor de todo es que ella dijo que sí!