La nueva vida del río de Los Ángeles y los miedos al desplazamiento de sus vecinos

La nueva vida del río de Los Ángeles y los miedos al desplazamiento de sus vecinos
Estos angelinos disfrutan del río Los Ángeles. (Fotos cortesía Jon Christensen)

JON CHRISTENSEN

El río Los Ángeles vuelve a rugir. Hay planes para revitalizarlo y reanimar su relación con las comunidades circundantes en las 51 millas que recorre al pasar por la ciudad. Y con esos planes llegan los temores a la “gentrificación verde,” es decir, que a medida que esas zonas sean reacondicionadas como espacios públicos y la gente adopte nuevamente al río, los más pobres acaben siendo desplazados.

Los vecinos están en contra de dos planes de desarrollo al lado del río en este momento: una propuesta por 920 unidades de 14 pisos al lado del Parque Estatal Histórico de Los Ángeles, y otra por  419 apartamentos justo al lado del “Bowtie Parcel,” otro parque estatal un poco río arriba.

Visitantes al predio Bowtie en el río Los Ángeles. (Fotos cortesía Jon Christensen)
Visitantes al predio Bowtie en el río Los Ángeles. (Fotos cortesía Jon Christensen)

Hoy, Los Ángeles se encuentra en un momento similar a la creación del High Line en Manhattan, un parque construido sobre una vía férrea abandonada. Cuando se inauguró en 2009, fue la chispa que prendió una hoguera de gentrificación en y alrededor de los vecindarios del Meatpacking District y Chelsea. ¿Los Ángeles sufrirá o disfrutará, dependiendo de cómo se vea el temael mismo destino?

Se ha formado un nuevo grupo para tratar de abordar estos desafíos. Se llama Los Angeles Regional Open Space and Affordable Housing Collaborative, cuya abreviación es LA ROSAH. El nombre es evocador: la rosa, en proceso de florecimiento, abriéndose. LA ROSAH fue formada por organizaciones que abogan por espacios abiertos, viviendas asequibles y justicia ambiental para garantizar que un medio ambiente más verde beneficie a los residentes de bajos ingresos en lugar de contribuir a su desplazamiento. Los miembros de LA ROSAH intentan mejorar la coordinación entre parques, activistas y organismos de vivienda asequible, y para promover políticas y estrategias exitosas para preservar y crear viviendas y espacios verdes más asequibles.

El histórico parque estatal de Los Ángeles. (fotos cortesía de Jon Christensen).
El histórico parque estatal de Los Ángeles. (fotos cortesía de Jon Christensen).

Lo que sucede con esta colaboración y con los parques y las comunidades en el Río de Los Ángeles, determinará el futuro de nuestra ciudad y se observará atentamente como un ejemplo en el mundo entero. En este momento, no contamos con modelos realmente buenos para el desarrollo verde inclusivo que pueda animar las comunidades; y al mismo tiempo brindar acceso a la naturaleza, espacios abiertos y oportunidades recreativas que son tan importantes para la salud de las personas y sus vecindarios.

Los Ángeles será sede de los Juegos Olímpicos de 2028. La ciudad quiere que el río Los Ángeles sea un elemento icónico de su nueva narrativa. ¿Qué pasaría si fuera una historia real sobre el desarrollo de un modelo real para una ciudad más justa y ecológica, un modelo que otras ciudades alrededor del mundo puedan estudiar y utilizar? Eso sí que valdría la pena celebrarlo.

Jon Christensen es uno de los fundadores del Laboratorio para Estrategias Narrativas Ambientales en el Instituto para el Ambiente y Sustentabilidad en la UCLA.