El novio de Britney Spears se pone romántico en Instagram

Derrochan amor en la red
El novio de Britney Spears se pone romántico en Instagram
Britney Spears vive el momento de su vida.
Foto: Grosby Group

Cuando a finales de 2016 comenzaron a circular los primeros rumores de que Britney Spears mantenía un romance con el atractivo joven con el que había protagonizado su videoclip ‘Slumber Party’, muy pocos apostaban por el futuro de una relación marcada por su diferencia de edad -ella es doce años mayor que su chico- y los intentos por relanzar su carrera en que la cantante estaba inmersa en el momento en que se conocieron.

Sin embargo, el tiempo ha demostrado que la suya era una relación seria que ambos han sabido mantener además en el anonimato. En un raro arranque de romanticismo, Sam Asghari, como se llama su chico, ha recurrido a sus redes sociales para tratar de expresar con palabras lo afortunado que se siente de compartir su vida con Britney.

“No puedo esperar hasta mañana para expresar mi amor por alguien que me da toda una lección de humildad. Ella es mi crush (y no solo los miércoles, cada día)”, ha escrito el modelo y entrenador personal junto a una serie de imágenes de la estrella de la música, adelantando un día el hashtag ‘women crush Wednesday’ que se utiliza tradicionalmente en la esfera virtual para que sus usuarios expresen su admiración por una mujer.

En su caso, Britney vuelve a irradiar felicidad y confianza en sí misma -su cuenta de Instagram está repleta de fotografías suyas luciendo abdominales en el gimnasio- desde que el guapo modelo de fitness llegó a su vida, después del fracaso de su noviazgo con David Lucado debido a las supuestas infidelidades de este.

View this post on Instagram

⭐️⭐️ 📷: @markseliger

A post shared by Britney Spears (@britneyspears) on

“Llevo más de un año con este hombre… cada día me inspira para ser mejor persona y eso me hace sentir la chica más afortunada del mundo”, aseguraba la estrella el pasado febrero vía Instagram para conmemorar su primer aniversario, a lo que Sam respondía: “Y la más guapa del mundo”.