Mujer demanda al Senado y al exsenador Tony Mendoza por despido injusto

Mujer demanda al Senado y al exsenador Tony Mendoza por despido injusto
Senador demócrata, Tony Mendoza.

La exdirectora legislativa del exsenador estatal Tony Mendoza lo demandó a él y al Senado estatal alegando que fue despedida en represalia por denunciar el acoso sexual de una compañera el año pasado, reportó The Sacramento Bee.

Adriana Ruelas busca daños monetarios no especificados relacionados con el despido del 22 de septiembre y la presunta difamación por parte de Mendoza después que el Senado la dejara ir, según la querella que presentó ante el Tribunal Superior de Sacramento.

Mendoza renunció a su cargo el 22 de febrero mientras el Senado consideraba tomar una resolución para expulsarlo ante denuncias que acosó sexualmente a becarias y empleadas de su oficina. Su decisión se tomó unos días después de que el Senado divulgara públicamente las conclusiones de una investigación que determinó que “es muy probable” que realizó avances no deseados a seis mujeres en la última década.

Mendoza se presenta a la reelección en el Distrito32 del Senado, y se presenta como la víctima ante los votantes.

“Me quedó claro que los líderes del Senado esperaban enterrar cualquier tema relacionado con el comportamiento de los legisladores, incluyendo muchos de los suyos, al enterrarme”, afirmó Mendoza en una declaración personal explicando sus razones para postularse.

Se quejó de que no se le permitió responder a las acusaciones en su contra, lo cual descartó como un coqueteo, y cuestionó la integridad del nuevo proceso del Senado para investigar las denuncias. Mendoza solo admitió “ser culpable de ser parte de una cultura de poder y privilegio de Sacramento dominada por los hombres” y se disculpó con cualquiera a quien “haya ofendido”.

Acusaciones

The Sacramento Bee informó en noviembre que las fuentes alegaban que Mendoza había realizado avances no deseados a una pasante de 23 años en el estado de Sacramento que trabajaba en su oficina y la invitó dos veces a su casa a repasar su currículum para un trabajo de tiempo completo.

Los abogados que el Senado contrató para investigar confirmaron las acusaciones y determinaron que Mendoza probablemente nunca tuvo la intención de ofrecerle un trabajo, a pesar de las invitaciones a su casa. La investigación también determinó que Mendoza sugirió que la mujer pudo haber compartido una habitación con él en un viaje de trabajo nocturno y sugirió que fueran a cenar, a ver una película y tomarse unas vacaciones juntos.

El Senado también confirmó que Mendoza probablemente ofreció alcohol y bebió con otra becaria de 19 años en su suite del hotel en otra ocasión, entre otras quejas.

El Senado publicó un resumen de los resultados de la investigación en febrero. El resumen no confirma las acusaciones de que Mendoza tomó represalias contra Ruelas y otros dos empleados por informar su comportamiento a los funcionarios del Senado.

Tony Mendoza aparece en una foto que colocó en su página de Twitter. (@MrtonyMendoza)

 

El despido de Ruelas

Ruelas alega que ella también fue despedida por quejarse de la directora de distrito de Mendoza, Ana Pérez, los trataba y cuestionaba la legalidad de su empleo en el Senado.

El resumen de la investigación indicó que había “conflictos preexistentes” entre las oficinas del Capitolio y de distrito de Mendoza y que no se habían informado problemas de acoso sexual hasta el día en que Ruelas y otros dos empleados fueron despedidos. La investigación concluyó que era probable que los empleados fueron “despedidos por razones no relacionadas con cualquier queja de acoso sexual”.

Ruelas, quien trabajó para Mendoza por un año, cuestiona la investigación del Senado en su demanda y dijo que el “comportamiento de Mendoza fue informado al Senado en múltiples ocasiones y era ampliamente conocido”.

La demanda dice que la investigación del Senado se centró en el acoso sexual “e indagó sobre las alegaciones de represalias hechas por la demandante solo de pasada”.

Ruelas alega que Eusevio Padilla, testigo clave y exjefe de gabinete de Mendoza, se negó a responder preguntas sobre represalias durante la investigación del Senado.

 

 

 

La demanda repasa una serie de comentarios que Mendoza formuló sobre los despidos relacionados con problemas de desempeño como ejemplos de difamación pública. Ruelas alega que nunca recibió ningún comentario negativo sobre su trabajo durante su tiempo en la oficina de Mendoza.

Las declaraciones de Mendoza contradijeron la explicación inicial de los despidos de su oficina meses antes de que The Bee publicara informes sobre la pasante y otras dos mujeres a las que acosaba. Un vocero de su oficina llamó a Ruelas y los empleados “excelentes” y dijo que Mendoza quería personal con experiencia en áreas problemáticas relacionadas con sus comités cuando se le preguntó acerca de las cancelaciones a fines de septiembre.