Propietario declara su restaurante de Los Ángeles “santuario”

Activistas piden luchar contra esfuerzo para desbaratar la ley SB54
Propietario declara su restaurante de Los Ángeles “santuario”
Inocencia Torres es una de las trabajadores que se siente protegida por el movimiento santuario. (Aurelia Ventura)

Juan Ramírez Pérez, dueño del restaurante Rinconcito del Mar en Boyle Heights, decidió ayer declarar su negocio “santuario”.

“Estamos apoyando a todas las personas que no tienen sue status migratorio en orden”, dijo el mexicano.

“Estamos declarando que no vamos a dejar entrar a ICE o a las autoridades que no traigan los documentos requeridos para proteger a las personas que trabajan aquí o también a los clientes y darles un poco de seguridad”, agregó.

Ramírez Pérez dijo estar preocupado por la política antiinmigrante que se vive en el país.

“Uno ve todos los días los cambios y a veces dice ‘no puede empeorar’ y sigue empeorando. Tengo 46 años en este país y no había visto esta discriminación a este grado en contra de hispanos”, señaló, antes de invitar a otros negocios a seguir su ejemplo.

No solo por solidaridad, sino también por razones económicas.

Juan Ramírez Pérez, dueño del restaurante Rinconcito del Mar en Boyle Heights, decidió ayer declarar su negocio “santuario”. (Aurelia Ventura)
Juan Ramírez Pérez, dueño del restaurante Rinconcito del Mar en Boyle Heights, decidió ayer declarar su negocio “santuario”. (Aurelia Ventura)

“Mi negocio ha decaído como en un 20 por ciento desde que llegó esta administración”, expresó Ramírez Pérez. “La gente tiene miedo salir y están economizando por cualquier razón”.

El Acta de Valores de California (SB54) fue firmada en ley por el gobernador Jerry Brown y entró en vigor este año. La medida impide que recursos y policías locales colaboren con migración, excepto cuando se trata de personas convictas de crímenes serios.

 

Sin embargo, en las últimas semanas varias ciudades del condado de Orange, Los Ángeles y el Inland Empire han decidido rebelarse contra la medida, aduciendo que atenta contra la seguridad pública.

Esto tiene preocupados a activistas como Gloria Saucedo de Centro México en Panorama City, quien instó a todos a no “ser indiferentes a lo que está pasando.”

“Grupos racistas se están organizando para quitar una ley que aunque sea un poquito nos favorece y nos da seguridad en California”, dijo, antes de alabar la decisión del propietario del restaurante que “valientemente ha decidido proteger a sus trabajadores”.

Trabajadores como Inocencia Torres, una originaria de Puebla a quien le gusta el movimiento santuario “porque es para ayudar y para que nos proteja”, dijo.

“Necesitamos más apoyo de los dueños que nos dan trabajo porque vinimos a trabajar y no estar pidiendo ayuda”, dijo la mujer. “A mi me ayudan a que me sienta yo un poquito más segura”.