¿Por qué es importante disfrutar el presente?

Tener metas no es malo; sin embargo, no hay que girar nuestra vida solo en torno a estas
¿Por qué es importante disfrutar el presente?
Si solo pensamos en lo que va a suceder, dejamos de disfrutar muchas cosas.
Foto: C00 License

Frases como “vivir el aquí y el ahora”, o “vivir un día a la vez” son frases relativamente comunes, que las personas dan como consejo a aquellos que están muy preocupadas o ansiosas por el futuro o el pasado.

Hay momentos o períodos en nuestra vida en los que nos sentimos agobiados por recuerdos del pasado, o por decisiones, metas y responsabilidades del futuro; los cuales no nos permiten estar tranquilos en el presente.

Tener metas y ser responsables son cosas muy importantes, que pueden ayudarnos a vivir una vida más plena. Pero si solo pensamos en lo que vamos a hacer luego, podríamos parar de disfrutar el presente, y estar en una lucha constante contra el tiempo.

Disfrutar el presente sin olvidarnos de nuestras metas

El futuro puede ser tan pronto como lo percibamos, pues puede ser tan corto como dentro de una hora, o tan lejos como cinco años. Pero usualmente será influenciado por nuestro presente.

En el caso de las metas, estas pueden agobiarnos cuando nos centramos en solo lograrlas, en lugar de dar pequeños pasos para cumplirlas. Pues si tenemos una gran meta, el no dividirla en metas más pequeñas y manejables, el cumplimiento de esa gran meta puede parecer muy lejana.

Por ello, vale la pena determinar sub-metas que debemos cumplir para cumplir esa gran meta. Haciendo esto, sentiremos constantemente gratificación al cumplir una pequeña meta, y nos sentiremos mejor con respecto a disfrutar nuestro presente.

Estas son algunas ventajas que puede brindarnos disfrutar el presente

Ser más agradecidos

Cuando nos enfocamos en disfrutar cada experiencia u oportunidad que el presente nos ofrece, o cuando intentamos aprender de las situaciones y experiencias del presente, también podríamos aprender a valorar más lo que tenemos.

Esto ocurre porque estaremos sacando lo más que podamos de cada momento, y por lo tanto, podríamos comenzar a reconocer más cosas buenas que nos ocurren o que tenemos, y comenzar a ser más agradecidos.

No dar las cosas por sentado

Una de las posibles consecuencias de no estar conscientes o de no disfrutar lo suficiente de nuestro presente, es que podríamos comenzar a dar las cosas por sentado, y potencialmente no sacar el mayor provecho de lo que tenemos.

Dar las cosas por sentado significa creer que todo lo que tenemos está ahí porque si, y no hacer mucho cultivarlo, preservarlo, cuidarlo o protegerlo, de acuerdo a lo que estemos dando por sentado.

En este sentido, podríamos comenzar a dar por sentado cosas como buenas amistades, relaciones románticas, oportunidades de trabajo o de estudio o momentos de diversión y recreación; y olvidarnos de todo lo bueno que representan y no hacer suficiente para disfrutarlas mientras las tenemos.

Arrepentirse menos del pasado

Algunas veces miramos al pasado y recordamos cosas muy hermosas y emocionantes, y nos sentimos felices de haber vivido tan buenos momentos. Pero también podríamos sentirnos muy nostálgicos sobre ellos.

Sentir nostalgia es algo normal, y que nos puede ayudar a mejorar en nuestro presente; pero algunas veces también nos podríamos sentirnos un poco culpables de no haber disfrutado más esos hermosos momentos.

Cuando solo los recuerdos quedan, solemos recordar solo lo bueno de esos momentos, pero algunas veces también recordamos que estábamos ansiosos o de mal humor cuando estábamos viviendo esos bellos momentos y arrepentirnos de ello.

Estar conscientes de cómo nos sentíamos en el pasado puede ser una buena forma de mejorar en nuestro presente, siempre haciéndolo en una forma saludable. Y comenzar a disfrutar más las cosas cuando ocurren, para que comencemos a almacenar recuerdos llenos de felicidad.

Vivir mejores momentos

Cuando tenemos muchas cosas en nuestra mente, podríamos ignorar lo que estamos viviendo actualmente, incluso si son momentos potencialmente hermosos, que nos podrían brindar mucha felicidad.

Por esta razón, vale la pena enfocarnos en lo que estamos haciendo, por ejemplo, si estamos teniendo un bueno momento con nuestra familia o amigos, tratar de enfocarnos en ese momento, y olvidar otras preocupaciones que podríamos tener. Siempre siendo responsables, y cumpliendo nuestras responsabilidades.

Mantener relaciones fuertes

Dar las cosas por sentado podría llevarnos a descuidar nuestras relaciones, tales como nuestros amigos, nuestra pareja o nuestra familia; e incluso si están incondicionalmente ahí para nosotros, deberíamos tratar de sacar lo mejor de estas.

Al comenzar a valorar y disfrutar los momentos que estamos viviendo en el presente con personas importantes para nosotros, es probable que fortalezcamos esas relaciones, lo cual puede darnos mucha satisfacción y felicidad.