Elotero de L.A. recibe dura golpiza

Termina con el cráneo fracturado luego de que dos hombres le robaran 180 dólares; hoy su familia pide ayuda para dar con los responsables
Elotero de L.A. recibe dura golpiza
Una mujer encontró a Benjamín Ramírez en el suelo y pidió ayuda para llevarlo al hospital. / FOTO: CORTESÍA DE LA FAMILIA.

Benjamín Ramírez, cuya cuya historia se hizo viral el año pasado luego de que un hombre tumbara su carrito de ventas, fue violentamente agredido y despojado de algunas pertenencias el sábado 31 de marzo mientras vendía sus populares elotes en la ciudad de Los Ángeles.

Según un reporte policiaco, el joven de 23 años de edad fue golpeado por dos sujetos que se dieron a la fuga, pero no sin antes despojarlo de 50 dólares en efectivo y otras pertenencias con un valor estimado en 130 dólares.

El reporte indica que el incidente ocurrió cerca de las 7:45 p.m., entre las avenidas Willoughy y El Centro, en la ciudad de Los Ángeles
—a dos esquinas de distancia de donde se suscitó la agresión verbal que se hizo viral en julio de 2017.

Imelda Ramírez, madre del joven, dijo a La Opinión que el ataque físico fue tal que “El Rey de los Elotes”, como se le conoce al joven, terminó en un hospital de la zona con una fractura en el cráneo, la que le ha causado dolores intensos en el cuello y el resto del cuerpo.

“A mi hijo lo dejaron inconsciente y tirado en el piso. Fue una mujer anglosajona que lo vio y llamó a los paramédicos. Lo llevaron al hospital Hollywood Presbiteriano en donde nos dijeron que tenía fracturado el cráneo y que lo tendrían en observación”, comentó la afligida madre.

“Al día siguiente le dieron de alta y lo mandaron a casa con medicamento fuerte para los dolores”.

Agregó que el joven tiene muchos mareos y náuseas y que debido a las medicinas no se sentía en condición para brindar una entrevista.
Ramírez relató que su hijo le comentó que dos jóvenes pidieron comprar dos raspados y tras atenderlos, se dispuso a darles cambio de un billete de 20 dólares. Fue entonces cuando los sospechosos lo agredieron dándole golpes en la cabeza hasta dejarlo inconsciente.

El joven ahora sufre no solo de daños físicos sino que aún recuerda lo que pasó en 2017 cuando un hombre latino, identificado como Carlos Hakas que fue captado en video, tiró su carrito dejando maíz, queso y botellones regados en el suelo.

Esta imagen fue parte del video en la que se vio a un hombre tumbar el carrito de Benjamín en 2017. / FOTO: ARCHIVO.

Dicha agresión generó enojo general entre la comunidad inmigrante, la cual de inmediato se organizó creando una página en el portal GoFundMe para recaudar dinero para apoyarlo.

Ramírez dejaba atrás tales recuerdos y a finales del año pasado, el joven recibió una generosa donación de un carrito nuevo en donde ofrece elotes, raspados y otras botanas.

A finales de diciembre, el joven obtuvo una constancia y un certificado de la Cámara de Comercio Hispana de Pomona, que lo acreditó como un microempresario.

En ese entonces, Ramírez dijo al periódico Excélsior que pronto tendría su negocio establecido para jamás esconderse de las autoridades.

Hoy, el futuro empresarial de Ramírez es incierto. Minerva Hernández, presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Pomona, dijo que el joven es fuerte, tiene sed de triunfo, tiene disciplina y cuenta con todo el apoyo de la comunidad. Hernández confió en que el joven pronto estará de vuelta en las ventas.

No es el único

A mediados de marzo, el vendedor ambulante Pedro Reyes, de 54 años de edad, fue brutalmente atacado por varios sospechosos en el sur de Los Ángeles cuando se disponía a comenzar a vender sus productos.

Reyes aún se recupera de la fractura que recibió en varias partes de la mandíbula, y fractura en los pómulos, lo que requirió de una operación facial de urgencia. Según reportes médicos, Reyes necesitará hasta seis meses para recuperarse.

La familia Ramírez pide ahora ayuda para dar con el paradero de los sospechosos y exigen mayor protección para los vendedores ambulantes.

“Esto no puede seguir ocurriendo, necesitamos garantía de protección y que se agarre a los criminales para evitar que continúen haciendo sus fechorías”, recalcó Ramírez..

Imelda Ramírez junto a su hijo Benjamín, un inmigrante originario de Guerrero (México). / FOTO: GOFUNDME.