La Víbora: Mejor show el de las primas Rivera que el de Canelo contra Triple G

A nuestra serpiente comentarista del entretenimiento no se le escapa nadie
La Víbora: Mejor show el de las primas Rivera que el de Canelo contra Triple G
Abigail y Chiquis Rivera andan en una tremenda pelea./Archivo
Foto: YouTube / Instagram

Hay, viborolectores, no saben qué feliz me hacen los Rivera. Lo digo en serio. Cuando uno piensa que esa familia ya no puede caer más bajo, que no puede dar notas más escandalosas y morbosas, ¡zas!, nos da la sorpresota. Es que de verdad me divierten más ellos que toda la farsa de la pelea entre Canelo contra Triple G.

Ahora las protagonistas de este barriodrama son las primas Rivera; las hijas de Jenni contra las hijas de Lupillo. Ya saben, todas a cual más de finas y delicadas.

Todo comenzó con los señalamientos de Ayana, la hija mayor de Lupillo, que insiste en que su tío Juan inventa cuentas en las redes sociales para atacar a Lupillo. En noviembre, cuando esta chica publicó sus suposiciones en su cuenta de Instagram, se lió a palabras con Juan y hasta con su abuela Rosa. O sea, muy respetuosa la muchacha.

Por alguna razón que no entiendo, apenas recientemente fue cuando un programa nacional de farándula se dio cuenta de este pleito, y ahí fue cuando se armó el megadesmadre. Fueron a preguntarle a Chiquis que qué opinaba al respecto, y muy educada ella dijo que no sabía lo que se traía la prima Ayana, pero que le gustaría saberlo de su propia boca. Así que le envió varios mensajes que al parecer Ayana no respondió.

La que sí respondió fue Abigail, hermana de Ayana, y muy a su manera. Ya saben que toda esta familia es muy civilizada y educada en los mejores colegios europeos. Eso aparentemente desató la ira de Chiquis y anden que le sale lo Jenni Rivera. Pues ahí va a las 2:30 de la mañana junto con su hermana Jenicka a echar pleito a casa de las primas. Solo que Anaya no estaba, así que todo el paquete le tocó a Abigail, otra hija de Lupillo. Y aquí fue donde ardió Troya.

Abigail, quien es madre soltera y también muy refinada, dijo en sus redes sociales que tanto Chiquis como Jenicka la insultaron a más no poder, y que si no las enfrentó esa noche fue porque estaba con su hija de dos años. ¿Parece el cuento de las “Mil y una noches”, verdad? Interminable.

Ahora salió Juan a pedirle a Lupillo que controle a sus hijas, como si Lupillo hubiera sido un padre responsable con estas jóvenes.

En fin, ¿ahora saben por qué este lío me gusta más que el de Canelo y su clembuterol? Y además no me cobran por verlo.

En otras cosas, ¿es en serio que “Ventaneando” reemplazó a Atala Sarmiento con una niña? No, por favor. Mejor díganme que es su último acto de nepotismo puro, puesto que la “reportera” en cuestión es hija del productor del programa.

Atala Sarmiento durante su último programa en "Ventaneando" el 23 de marzo
Atala Sarmiento fue suplantada por una niña en “Ventaneando”./Archivo

Paty Chapoy dice que porque el show tiene mucho público infantil, preadolescente y adolescente. ¿Really? Es que seguramente a esa audiencia le encanta oír noticias de agresiones a reporteros, violaciones a actrices y celebridades que entran a rehabilitación por abusar de las drogas.