Parecía indocumentado: lo arrestan en el freeway

Abogados alegan que detención de Jonathan Mondragón fue ilegal
Parecía indocumentado: lo arrestan en el freeway
Su esposa no quiere dar su apellido, él teme mostrar la cara. foto: suministrada

Jonathan Mondragón recuerda vívidamente lo que le ocurrió en agosto de 2017 mientras manejaba por la autopista 15 hacia el norte, cerca de Temécula, cuando un agente de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) lo detuvo —según asegura— sin motivo.

“Yo iba en el freeway y el [agente] condujo al lado mío, buscándome la cara. No me dejaba pasar para salir [de la autopista]”, cuenta el hombre de 29 añosde edad.

Como los vidrios de su auto eran polarizados dice que decidió bajarlos para que el agente lo pudiera ver.

“Entonces me detuvo y me preguntó: ‘¿Tienes papeles?’”, contó el hombre, quien es de origen mexicano. “Yo le dije: ‘Traigo mi licencia’ pero él como cuatro veces insistió con la misma pregunta”.

Indica que “de forma agresiva” el agente le dijo a Mondragón que estaba arrestado y se lo llevó.

“Me puso las esposas. Cuando llegamos a las oficinas no se me dio la oportunidad de hacer una llamada”, dijo Mondragón, quien asegura que en repetidas ocasiones pidió hacer uso del teléfono.

Poco después lo transfirieron a un centro de detención, conocidos como ‘las hieleras’, donde con la ayuda de otro detenido aprendió a utilizar el teléfono del lugar para hablar con sus familiares.

Su esposa, Grisel, contó haberse sentido muy preocupada porque lo único que alcanzó a escuchar de su esposo es que Inmigración lo había detenido.

“Entonces fui a diferentes lugares como abogados y el consulado mexicano para preguntar por él y nadie me daba información”, dijo Grisel, quien no quiso proveer su apellido por seguridad.

Tras siete semanas de encierro y una serie de traslados a diversos centros de detención —de San Diego a Arizona y luego a Adelanto (en California)— Mondragón fue dejado en libertad bajo fianza. El hombre señaló que esto fue gracias a su récord impecable tras vivir 12 años en Estados Unidos.

No obstante, tiene cita en la corte el próximo agosto.

Detener una posible deportación

En una moción, presentada ayer por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) del sur de California y la firma de abogados Karlin & Karlin, se pidió detener los procedimientos de deportación contra Mondragón tras alegar que el CBP lo detuvo solo por el color de su piel.

Aseguran que cuando Mondragón fue detenido por el agente de inmigración no fue acusado de ninguna violación de tránsito, no había nada malo con el auto y tenía un historial criminal limpio.

Además, según explican los representantes de Mondragón, el agente de CBP no tenía ninguna garantía para justificar la detención.

La Patrulla Fronteriza y ICE han expandido su búsqueda y detención de aquellos que parecen indocumentados.

“El agente que detuvo y arrestó a Mondragón no sabía nada de él, solo el hecho de que parecía latino”, explica la queja.

“Hemos visto un número alarmante de detenciones como ésta, donde las patrullas de CBP se basan en perfiles raciales para detener a la gente”, explicó Eva Bitran, abogada de la ACLU del sur de California.

“Tanto la Constitución como los reglamentos del CBP están destinadas a proteger al señor Mondragón y a otros como él de estos arrestos ilegales”.

Trato inhumano

Mondragón acusa a las autoridades de un trato inhumano y un encierro injusto.

Explicó que en cada uno de sus traslados los agentes le ocultaban la información de hacia dónde lo llevaban.

“Cuando nos llevaron de California a Arizona íbamos encadenados de pies y manos en una camioneta vieja y el aire [acondicionado] no servía… Éramos como 10 personas”, comenta.

Aseguró que fue hasta que llegó a Arizona que uno de los custodios le dijo dónde estaba. “Nadie había comido y solo nos aventaron un pan con crema de cacahuate y un vasito de agua”, narró Mondragón, quien reside en Los Ángeles.

Luego de ello, dijo, lo llevaron de regreso al centro de detención de Adelanto, California.

“No hay limpieza [en los centros de detención], la gente esta ahí en condiciones insalubres… Son cuartos con literas y unos colchones bien delgaditos. Esta bien frío y solo te dan un plástico para taparte”, dijo Mondragón, que segura que durante ese tiempo solo pensaba en su esposa y sus hijos, de 10 y 6 años.

“No pensaba en que si me iban a deportar o no. Solo quería ver a mis hijos. No tenía miedo porque nunca he tenido problemas. Siempre soy de mi trabajo a mi casa”, explicó.

La moción presentada alega que desde el comienzo, la detención fue ilegal.

“Los agentes de la CBP violaron los reglamentos vigentes al detener y arrestar al señor Mondragón sin una orden judicial y una sospecha razonable o causa probable”, recalca el documento.

“Los agentes deben tener una sospecha razonable basada en hechos específicos”.

La abogada Bitran dijo que en la moción presentada pide que se ponga fin al proceso contra Mondragón en el tribunal de inmigración de Los Ángeles.

“El gobierno no tiene el derecho de deportar a una persona con base a un arresto inconstitucional”.

En respuesta a la queja, Ralph DeSio, portavoz de la sede CBP de San Diego dijo: “No hacemos comentarios sobre ningún litigio pendiente”.

Recomendaciones

Bitran recomendó que si alguien se enfrenta a una situación similar lo más importante es guardar silencio.

“Una persona no debe dar información de más a las autoridades y la Constitución los protege en estas situaciones”, recalcó.

“Nosotros aconsejamos que hagan lo mismo que hizo el señor Mondragón, permanecer tranquilos y dejar que la situación se desarrolle. Si tienen el número de un abogado lo pueden contactar y pedirle que contacte a su familia… Si no tienen [un abogado] hablar con la familia para conseguir una defensa”, explicó.