Trump impone nuevas sanciones contra “oligarcas rusos” y entidades por actividades ilegales

EEUU busca castigar la interferencia electoral de Rusia, su ocupación de Crimea, y apoyo al regimen sirio, entre otras "actividades malignas"
Trump impone nuevas sanciones contra “oligarcas rusos” y entidades por actividades ilegales
Vladimir Putin lleva casi dos décadas en la presidencia de Rusia. Getty Images

WASHINGTON— La Administración Trump anunció este viernes nuevas sanciones económicas contra 38 individuos y entidades del sector empresarial y gobierno de Rusia, para castigar sus “persistentes” actividades “malignas” en todo el mundo, incluyendo interferencia electoral y apoyo al régimen sirio.

La lista incluye a siete “oligarcas rusos”  en el círculo íntimo del presidente ruso, Vladimir Putin, 12 de sus compañías, 17 funcionarios de alto rango del gobierno de Moscú,  una empresa estatal implicada en comercio de armas, y una subsidiaria de ésta.

Entre los individuos afectados por las sanciones figura Oleg Deripaska, un empresario millonario que ha sido vinculado con Paul Manafort, el expresidente de la campaña presidencial de Donald Trump en 2016, así  como el yerno de Putin, Kirill Shamalov, y un asesor del mandatario ruso, Suleiman Kerimov.

También figura la empresa estatal de armas rusa, “Rosoboroneksport”, que presuntamente tiene vínculos con el regimen del presidente sirio, Bashar al-Asad,  un firme aliado de Rusia en Medio Oriente.

En el marco de las sanciones, que fueron autorizadas por una ley aprobada por mayoría en el Congreso en agosto de 2017, la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro bloqueará todos los activos bajo jurisdicción estadounidense, y  prohíbirá transacciones con estadounidenses.

“El gobierno ruso opera para el beneficio desproporcionado de oligarcas y élites del gobierno… (pero) los oligarcas y élites rusos que se lucran de este sistema corrupto ya no quedarán protegidos de las consecuencias de las actividades desestabilizadoras de su gobierno”, afirmó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin en un comunicado.

Más adelante, durante una conferencia telefónica con periodistas esta mañana, tres funcionarios de alto rango de la Administración explicaron que Rusia ha optado por “la vía de la confrontación”, algo que no va a tolerar EEUU.

De esta forma, el gobierno del presidente Donald Trump busca castigar acciones como la ocupación rusa en Crimea, la instigación de la violencia en el este Ucrania, apoyo material al régimen sirio, y esfuerzos por “subvertir las democracias” en Occidente mediante la interferencia electoral.

“Las acciones tienen consecuencias. Los anuncios de hoy son resultado de la decisión que ha tomado el gobierno ruso, y continuando tomando, al optar por la vía de la confrontación”, dijo un segundo funcionario.

“El gobierno ruso optó repetidamente por interferir en procesos democráticos de  EEUU y nuestros aliados. El gobierno ruso optó por desestabilizar a Europa a través de presión militar, actividad cibernética maligna, e influencia maligna en numerosos países”, precisó.

El funcionario enfatizó que las sanciones no están dirigidas “al pueblo ruso”,  pero ninguno de los dos funcionarios pudo explicar por qué el gobierno no está tomando medidas directas contra Putin, como lo ha hecho contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, dijo en un comunicado que las sanciones “envían un claro mensaje a Vladimir Putin de que la ocupación ilegal de Ucrania, su apoyo a los crímenes de guerra del regimen de Asad, sus esfuerzos por minar las democracias de Occidente, y ciberataques malignos sólo seguirán provocando serias consecuencias para él y para quienes lo envalentonan”.

La Casa Blanca, que había sido objeto de críticas y presiones políticas por su presunta tibieza hacia Putin,  emitió  una hoja de datos en la que enumeró las medidas que ha emprendido desde 2017 para responder a la “conducta desestabilizadora y maligna” de Rusia.

El mes pasado, por ejemplo, impuso sanciones contra 16 individuos y entidades rusas por su implicación en la interferencia electoral de Rusia en 2016, y también autorizó sanciones contra funcionarios y agencias de inteligencia por sus “esfuerzos significativos para minar la ciberseguridad estadounidense”, dijo la Casa Blanca.

Los funcionarios señalaron que ya habían respondido al envenenamiento de un exespía ruso en Londres con la expulsión de diplomáticos rusos el mes pasado.

Se prevé que la Administración ofrezca en los próximos días más detalles para los individuos y empresas estadounidenses que tienen negocios pendientes con los incluidos en la lista de sanciones,  para concluir sus negocios y evitar sanciones.