¿Con bajo deseo sexual?

Experta expone algunas razones que causan este sentir en la pareja y cómo pueden solucionarse
¿Con bajo deseo sexual?
Si la mujer fue la infiel dentro de la relación, el hombre por lo regular no pierde el deseo sexual pero le cuesta lograr la erección.
Foto: Shutterstock

Hay un sinnúmero de razones por la que las parejas llegan a tener un deseo sexual bajo. Y aunque  tienen soluciones, muchos cónyuges no las buscan, ya sea por carecer de información o simplemente por una situación de negligencia voluntaria o involuntaria que les impide llevar una vida sexual plena tanto a nivel de pareja o individual.

“Antes de entrar a enumerar las razones por las que el deseo sexual en las parejas se reduce es importante aclarar que éstas son completamente diferentes a la disminución de la líbido debido al trastorno del deseo sexual hipoactivo [TDSH, que consiste en la ausencia reiterada y persistente de fantasías sexuales o interés para realizar algún tipo de actividad sexual], en la que siempre están involucradas algunas afecciones físicas que lo pueden estar provocando”, dice la psicóloga Myriam Balbela, basada en Los Angeles y especializada en la modificación de la conducta sexual.

Después de esta aclaración, la experta en sexología entra a exponer algunas de las causas más comunes que conllevan a esta situación dentro de la vida matrimonial y cómo pueden solucionarse.

1. Se perdió el brillo erótico

Esto se da cuando tanto el hombre como la mujer deja de ser atractivo o atractiva para su pareja. En este caso, de estar vivo el amor, el cónyuge debe tener la suficiente confianza para decirle a su compañero o compañera que haga algo para mejorar su apariencia física o que busquen nuevas posiciones o juegos eróticos para reactivar el interés sexual.

“Toda opinión o sugerencia se debe expresar con mucho cariño y respeto. Sin ofender ni lastimar, porque de partida se debe estar consciente que con el paso de los años el cuerpo cambia y no se puede esperar que el esposo o la esposa tenga el mismo físico que cuando se casaron a los 20 o 30 años”, detalla la experta.

2. Situaciones que cambian la dinámica familiar

Muchas parejas bajan el apetito sexual cuando están de duelo ante la muerte de un ser querido u otra situación que cambia la dinámica familiar, como puede ser el nacimiento de un nuevo hijo, la pérdida del empleo, problemas económicos, etc. También se da cuando alguno de los cónyuges entra en un estado de depresión profunda o alguno de ellos o un hijo desarrolla una enfermedad delicada que requiere de cuidados específicos.

3. Alguno de los cónyuges es infiel

Esta razón se presenta con mucha frecuencia y la reducción del deseo sexual en la pareja dependerá de cómo cada cónyuge reacciona emocionalmente ante la infidelidad.

“Si la mujer fue la infiel, el hombre por lo regular no pierde el interés sexual pero le cuesta tener erección”, explica la experta. “Y en el caso contrario, la mujer siempre termina perdiendo el deseo sexual”.

Lo interesante de esta reacción femenina ante la infidelidad es que “la disminución del deseo sexual se da no solo al comprobar que el marido está siendo infiel sino también con tan solo meterse en la cabeza la idea de que el esposo le está poniendo los cuernos”.

Ayuda profesional

Cualquiera que sea la causa de la reducción del deseo sexual dentro de la vida matrimonial, Balbela dice que la pareja debe buscar ayuda profesional para sopesar la situación que está alterando la vida sexual.

“En el caso de que la infidelidad haya sido la causa del bajo deseo sexual en la mujer, ésta tendrá que hacer una evaluación muy honesta a nivel personal para saber si está dispuesta a perdonar y vivir tranquila con la idea de que  puede volver a suceder. También tiene que evaluar si está dispuesta a trabajar para volver a reedificar el vínculo matrimonial”, concluye Balbela.

Otras causas

Estas son otras causas de la disminución o bloqueo de la líbido:

  • Tomar una píldora anticonceptiva equivocada. En algunas mujeres la líbido se reduce o bloquea cuando están tomando una píldora anticonceptiva con una fórmula (o dosis hormonal) que si bien les previene el embarazo les afecta la vida sexual. De notar que desde que se está tomando el medicamento se bajó el apetito sexual, la recomendación es  visitar al médico para cambiar la fórmula o encontrar otro tipo de control natal.
  • Sentir inseguridad ante el aspecto físico e incomodidad con el aroma vaginal. Las mujeres que sienten avergonzadas con su cuerpo o preocupación por su olor vaginal tienen a bloquear ellas mismas su disfrute sexual. La solución a este problema emocional es la de aprender a amarse a uno mismo tal como se es.
  • Estar bajo un estado de estrés o mucho trabajo. El deseo sexual en algunos hombres y mujeres se reduce cuando están demasiado estresados a causa de diversas situaciones que están pasando en sus vidas o el tener demasiadas responsabilidades en el trabajo, que no dan tiempo para mantener el cuerpo oxigenado con el ejercicio. La solución para ello es aprender cómo controlar el estrés y planificarse bien para sacar tiempo para la ejecución de un plan de ejercicio.
  • Dolor o resequedad vaginal. En algunas mujeres el deseo sexal se reduce al experimentar dolor durante el coito, ya sea por el problema de la resequedad vaginal que puede ser provocada por ciertos medicamentos o los cambios hormonales que se dan a lo largo de la vida. Para solucionar esto se recomienda no tener vergüenza en hablar con el médico de cabecera para encontrar algún remedio para ello.