¿Estás en una relación tóxica?

Psicoterapeuta explica las características de este tipo de parejas sentimentales y sus daños a la salud mental
¿Estás en una relación tóxica?
Las personas tóxicas son impredecibles. Tienen explosiones emocionales intensas repentinamente o ante situaciones que no van con su forma de actuar.
Foto: Shuttertstock

Si cada día de tu relación sentimental es todo un subibaja emocional tras los desaires o las actitudes agresivas de tu pareja, sin motivos ni razón, esto podría estar diciéndote a gritos que tal vez, sin darte cuenta, estás compartiendo tu vida con una persona tóxica.

Si este es el caso, tenlo por seguro que con este tipo de persona tu relación no irá a ningún lado. Te dejará más bien muchas heridas en la mente y el corazón.

Y para que identifiques si te encuentras o no dentro de una relación tóxica, hablamos con la Dra. Carolina Castaños, psicología con un doctorado en desarrollo humano con especialidad en terapia familiar y de pareja y varios estudios de post-doctorado en terapia de trauma y relaciones de pareja, para que nos diera a conocer las características de las relaciones tóxicas, los daños emocionales que causan y qué clase de personas tienden a caen en este tipo de relación y permanecer en ellas.

La relación tóxica

Una relación toxica es aquella en la que los enamorados o cónyuges están en ciclos que van del 0 a 100 y es difícil regresar a un balance sano hasta que una de las dos personas o ambas terminan diciéndose cosas que son tremendamente hirientes (como insultándose con mucha rabia con palabras duras); actuando con acciones de agresión, golpes físicos o dejándose de hablar por periodos cortos o largos de tiempo”, explica la psicoterapeuta, basada en Greensboro, North Carolina.

El ciclo de una relación tóxica cambia cuando una de las dos personas (generalmente la agresora) se arrepiente y vuelve a ser muy amorosa, prometiendo nunca más llegar a ese punto de agresión (como por ejemplo a los golpes) otra vez. Pero el ciclo agresor vuelve a empezar cuando algo le disgusta y su comportamiento extremo retorna. “Esto quiere decir que la relación tóxica implica una incapacidad del control de las emociones”, sintetiza la experta.

La mujeres u hombres que tienen problemas de autoestima, experiencias de trauma o abuso tienden a caer y quedarse atrapadas en las dinámicas de las relacionales tóxicas o abusivas.

Las banderas rojas de los individuos tóxicos

De acuerdo con la Dra. Castaños las personas tóxicas “son emocionalmente inestables” y, marcadas por esta característica, pueden ser:

Explosivas. Esto quiere decir que tienen explosiones emocionales intensas. Como por ejemplo, ataques de rabia o de celos, ideas de suicidio si no se hace lo que  ellas quieren o si la pareja no responde afectivamente como éstas quieren.

Impredecibles.  En este caso, explica la experta, no se sabe qué esperar una vez que la persona atraviesa el umbral de la puerta. “Puede que cambie su humor con la más mínima situación, actitud o palabra que tú expreses; que no te hable; que esté amable; que se sienta ofendido (a) y tú no tienes idea del porqué de su cambio repentino de comportamiento”, ahonda la psicóloga.

Manipuladores. Estos hacen lo que sea para atraer la atención. Este tipo de personas tóxicas  no tienen ningún reparo de expresar con amenazar que se van a suicidar o hacerse daño, de no poder hacer lo que quieren. Esto lo pueden decir estando en su entorno privado o ante otra personas no relacionadas con la familia, explica la Dra. Castaños.

Pasivo-agresivas. Este tipo de personas no expresan directamente si algo les molesta, simplemente dicen que “todo está bien”, mientras su pareja sabe que no todo está bien. “Además tienen una actitud irónica, ya que hacen comentarios hirientes, pero con una sonrisa y disfrazados de amabilidad”, resalta la psicoterapeuta.

Irrespetuosas. El cónyuge tóxico (a) no respeta a su pareja. Anda todo el tiempo minimizándola tanto en privado como en público, con expresiones como: “estás loca”, “tú no sabes nada”, “nunca haces nada bien”, “eres una estúpida”, etc.

Todo se lo toma personal y no pueden ejercer empatía por su pareja. A las personas tóxicas les cuesta mucho ponerse en el lugar de su pareja. “Ellas no se imaginan cómo se siente su compañero o compañera ante cierta situación que ellas mismas provocan, sino que más bien se centran en cómo ellas se sienten de ofendidas por las palabras, acciones o expresiones de su pareja en cuanto a sus  sentimientos o por su apreciación ante una situación determinada”, explica la Dra. Castaños.

Utilizan los secretos de su pareja para ofender o dar golpes bajos. A estas personas no les importa usar en cualquier momento los secretos que su compañero(a) les reveló sobre sus experiencias pasadas para lastimarlo(a) y hacerlo(a) sentir mal.

Los peligros

La Dra. Carolina Castaños señala que una relación tóxica conlleva a estados intensos de estrés y mucha ansiedad; así como de constantes sentimientos de vulnerabilidad.

“Cuando nos encontramos en estas condiciones emocionales, nuestro cerebro entra en estado de sobrevivencia, elevando el nivel de cortisol y preparándonos para salir corriendo o pelear.  Estar en este estado de tensión es útil cuando dura un periodo corto, pero cuando este estado es permanente, se tienen varias consecuencias a nivel neurológico, emocional, psicológico y físico”, alerta la experta.

?>