Cinco indicios de que su especialista en impuestos desaparecerá después de la temporada tributaria

Cinco indicios de que su especialista en impuestos desaparecerá después de la temporada tributaria
Foto: Archivo

Nada nuevo bajo el sol: el vecino te recomienda a un especialista en impuestos que le ayudó a obtener una jugosa devolución fiscal; tu lo llamas y responde tus preguntas; le cuentas, por ejemplo, que donaste a una organización no lucrativa, pero no sabes con certeza el monto; también tienes gastos de trabajo que puedes deducir, pero no tienes todos los documentos a la mano; el especialista te dice que no te preocupes, él calculará los montos; tu revisas el formulario de devolución fiscal y te das cuenta de que las deducciones son exageradas; cuestionas al especialista, pero él vuelve a decirte que no te preocupe porque “todo el mundo lo hace”.

Recibes una jugosa devolución y estás encantado; el especialista dice que tomará 15% de dicha devolución como parte de sus honorarios por haberte ayudado a recibir esa cantidad tan grande; tu firmas la devolución y observas que donde correspondería estar el nombre del especialista solo hay una etiqueta con un domicilio de remitente.

Cuidado. A continuación, los indicios más comunes de que tu especialista en impuestos se convertirá en un canalla después de la temporada tributaria.

Afirma contar con el aval del IRS – El Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) no otorga ningún tipo de aval a los especialistas en impuestos. Únicamente reconoce ciertas credenciales de los especialistas, como ser contadores públicos certificados (CPA), agentes impositivos autorizados o abogados. Esos son los profesionales autorizados para representar a sus clientes ante el IRS.

Solo unos cuantos estados cuentan con requisitos estipulados para especialistas en impuestos que no son CPA, agentes impositivos autorizados o abogados. Por ejemplo, California exige a los especialistas no acreditados que se registren en el California Tax Education Council (Consejo de Formación Tributaria de California, CTEC). Todo especialista en impuestos registrado ante el CTEC recibe la denominación CRTP (registered tax preparer) y debe completar cursos de formación fiscal año tras año y obtener un sello que protege a sus clientes de caer en un fraude.

No tiene PTIN — El IRS exige a toda persona que se dedique a preparar declaraciones y devoluciones fiscales federales a cambio de un pago contar con un número de especialista en impuestos (Preparer Tax Identification Number, PTIN). El número debe estar registrado a nombre de dicho especialista y no puede compartirse ni quedar asociado a toda una oficina de elaboración de declaraciones y devoluciones.

Firma tu devolución fiscal con el nombre de una empresa o con la leyenda “elaborado por el contribuyente” (self prepared) — Los especialistas en impuestos que cobran por sus servicios deben firmar la declaración y la devolución fiscal federal, e incluir su PTIN en todas las devoluciones fiscales federales.

Toma un porcentaje de la devolución a modo de pago — Ten cuidado con los especialistas que definen sus cobros como porcentaje de la devolución o afirman ser capaces de obtener una devolución más cuantiosa que otros especialistas.

Te sugiere solicitar que se deposites directamente el monto de la devolución a una cuenta ajena — Los especialistas sospechosos suelen decir que es más conveniente solicitar que el monto a devolver se deposite en la cuenta de ellos: se trata de una de las maneras más comunes en que los estafadores se roban las devoluciones. Además, indicar una cuenta que no es la propia contraviene las normas del IRS.

Los contribuyentes pueden reportar a quienes se hacen pasar por especialistas en impuestos y no están registrados en ctec.org o consultar otras recomendaciones en reporttaxpreparerfraud.org.