Ciudad de California vota por segunda vez para dar la espalda a inmigrantes

Los Alamitos confirma su exclusión de la ley SB-54 que protege a inmigrantes
Ciudad de California vota por segunda vez para dar la espalda a inmigrantes
El condado de San Diego podría este martes unirse a la demanda presentada por el Gobierno federal en contra de la SB-54

En medio del creciente movimiento de rebelión por parte de distintas ciudades de California en contra de las leyes que protegen a la comunidad  inmigrante, la ciudad de Los Alamitos en el condado de Orange confirma su rechazo a la ley estatal SB-54

En la noche del lunes el concejo de Los Alamitos ratificó luego de un caldeado debate una ordenanza que excluye a la ciudad de la aplicación de la norma.

La primera ronda de votaciones en la que se aprobó el mes pasado la iniciativa originó una ola de protestas y movilizó a centenares de defensores de la medida a participar en las audiencias públicas de anoche antes de la segunda ronda de votaciones, con cuatro votos a favor y uno en contra.

El alcalde Troy Edgar dijo a Efe que, aunque haya otras ciudades que rechazan fondos que otorga el Gobierno federal para combatir el crimen, la ciudad que él representa está dispuesta a recibir ese dinero.

El jefe del Ayuntamiento no está solo en su deseo de apoyar al mandatario. Decenas de seguidores de Trump que asistieron a las pasadas juntas regresaron para apoyar la medida y continuar con la estrategia de ir de ciudad en ciudad para lograr el mismo objetivo.

“Mi grupo y yo venimos a Los Alamitos porque queremos enviar un mensaje a todos las ciudades: nosotros apoyamos a Jeff Sessions (fiscal general de Estado) y a la ley federal”, dijo a Efe Elsa Aldeguer, vocera de la organización Make California Great Again.

Aldeguer, de origen salvadoreño, llegó con cerca de cincuenta personas que participaron en los comentarios públicos y que interrumpieron la intervención de los activistas pro-inmigrantes.

Los defensores de los inmigrantes decidieron emular la estrategia de los seguidores republicanos, que se han dedicado a participar en las audiencias públicas de diferentes ciudades así no residan en el vecindario.

Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON), advirtió que la mayoría de personas que se presentaron a apoyar la decisión de Los Alamitos no viven en la zona y “se presentan a instigar el odio y tratar de regresar a California a sus tiempos de supremacía blanca”.

Otras diez ciudades del sur de California y el Condado de Orange, al sur de Los Ángeles, se unieron a la rebelión que comenzó Los Alamitos el mes pasado, después que Sessions demandara al estado argumentando que la SB 54 es inconstitucional.

A ellas se podría sumar hoy el condado de San Diego, que vota este martes si se une a la demanda presentada por el Gobierno federal en contra de la SB 54.

Al terminar la sesión de ratificación de la ordenanza, activistas de NDLON y de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) aseguraron que la batalla por la defensa del estado “santuario” seguirá en las cortes y que ya se evalúa una demanda en contra de la ciudad.

“El mensaje de los oficiales de electos del estado ha sido sonoro y claro, Trump se puede quedar con su dinero, que California se queda con los inmigrantes, y no dejaremos que sus tácticas de miedo progresen”, dijo Alvarado.