Trump estudia nuevo golpe contra los inmigrantes más desprotegidos

Su administración quiere que el abuso doméstico deje de ser razón para pedir asilo
Trump estudia nuevo golpe contra los inmigrantes más desprotegidos

En el afán del gobierno de Donald Trump por detener el flujo de inmigrantes que llegan desde centroamérica su administración estudia las las vías legales para restringir la protección migratoria para mujeres maltratadas.

Según informa Político, el Fiscal General Jeff Sessions está dirigiendo una amplia revisión para cuestionar si la violencia doméstica o sexual debería ser reconocida como una persecución que justificaría el asilo político en EEUU.

En un discurso el pasado 5 de abril en West Virginia el 5 de abril, Trump denunció el ataque sexual desenfrenado sufrido por las mujeres en la caravana migrante, diciendo que fueron “violadas en niveles que nadie ha visto antes.”

Trump dijo que la caravana representaba un “aumento drástico” de pandilleros y migrantes ilegales que “amenaza nuestra seguridad” y planteaba un desafío a “nuestra forma de vida estadounidense”.

Por su parte en un discurso este 11 de abril en la reunión de alguaciles fronterizos en Nuevo México, Sessions dijo que los cruces de solicitantes de asilo político aumentarían este año debido a “las lagunas en nuestras leyes que son explotadas por extranjeros ilegales y radicales de la frontera abierta todos los días” por lo cual estaban en el proceso de rectificar los procedimientos.

Bajo la ley actual, los inmigrantes que llegan a la frontera diciendo que temen regresar a su hogar tienen derecho a una entrevista con las autoridades de inmigración y en muchos casos a ser escuchados en un tribunal de inmigración.

Los grupos de refugiados y las organizaciones de mujeres han estado preocupados por la revisión que Sessions ha emprendido desde enero para revisar la ley de asilo que ha sido favorable para cientos de mujeres que han sido violadas o maltratadas físicamente. 

Sessions ha expresado su sospecha de reclamos de asilo basados ​​en abuso doméstico o depredación. En un discurso en octubre a los jueces de inmigración, Sessions dijo que el asilo estaba destinado a proteger a las personas que huyeron de sus países de origen “debido a la persecución basada en cosas fundamentales como su religión o nacionalidad”. Dijo que los tribunales de inmigración estaban “sobrecargados con reclamos falsos”.