Ayuntamiento y comunidad se reúnen para discutir sobre el futuro de La Misión

En San Francisco se afinan detalles del Plan de Acción para La Misión 2020 (MAP2020) para atender el problema del desplazamiento y el desalojo en ese histórico barrio latino

SONY DSC
SONY DSC
Foto: Fernando A. Torres / La Opinión de la Bahía

Tres años después de las históricas protestas de miles de personas, en su mayoría residentes del Barrio de La Misión, en contra del desplazamiento y los desalojos, la ciudad y organizaciones comunitarias se encuentran finiquitando una estrategia en conjunto: el Plan de Acción Para La Misión 2020 (MAP2020).

En una reunión informativa en el Edificio de Mujeres el miércoles pasado, más de 200 vecinos, dirigentes y funcionarios del Ayuntamiento entregaron sus opiniones y sugerencias para actualizar el plan conocido como MAP2020, versión que será presentada al Consejo de Supervisores para su aprobación.

Lo que en el 2015 pudo haber sido una batalla campal, hoy fue una amable reunión de trabajo entre funcionarios municipales, líderes y vecinos del barrio.

La crisis habitacional, alimentada por un déficit inmobiliario y la llegada en masa de trabajadores del llamado Silicon Valley con un alto poder adquisitivo, provocaron desalojos y desplazamientos a niveles nunca antes vistos. La crisis ha generado grandes desplazamientos demográficos y sociales de comunidades históricas que están amenazando la cultura misma de la ciudad. San Francisco se está convirtiendo en una ciudad para ricos, fue una de las consignas en las docenas protestas que se vinieron.

“Realmente todo esto comenzó cuando la comunidad fue al Ayuntamiento. Éramos como 800. Allí [los políticos] supieron que la comunidad estaba pidiendo seriamente que se hiciera algo. Esto es el resultado de todo eso”, recordó Erick Argüello sobre los inicios de aquella jornada de protestas que llevó a miles de personas del barrio hasta el ayuntamiento mismo.

Hoy la ciudad está poniendo recursos y dialogando con la comunidad. “La ciudad se está comportando como un buen socio en este proceso. Hemos estado trabajando con ellos por varios años y han sido bastante receptivos con respecto a las necesidades de la comunidad”, dijo en un tono más reflexivo Argüello, presidente del Distrito Cultural Latino Calle 24.

Contrario a otras reuniones, esta vez el encuentro fue amigable y directo a los puntos importantes. La reunión se dividió por temas y se pusieron papeles en las paredes donde los vecinos escribieron sus opiniones y sugerencias. Junto a cada tema había un funcionario de la ciudad o un dirigente comunitario hablando con los vecinos.

El plan intenta detener los desalojos y mantener las características socioculturales de La Misión a través de una detallado plan que incluye detener el éxodo de familias a otras ciudades a través de la construcción de vivienda asequible y mantener los empleos en el barrio como pequeñas empresas y los talleres artísticos.

Pero algunos piensan que el popular barrio de La Misión sufrió un daño irreversible, tan profundo que ningún plan será suficiente. Que el MAP2020 solo es para paliar en algo el daño sufrido. “Estamos logrando cosas, pero no es suficiente, [no se iguala] a lo agresivo que fue el desplazamiento en La Misión. Apenas estamos remediando las cosas, ni siquiera estamos volviendo a la situación original. Va a tomar un tiempo para que se estabilice”, dijo Dairo Romero, de la Agencia de Desarrollo Económico para La Misión (MEDA).

Desde el año 2000, según MEDA, 8,000 latinos han sido forzados a abandonar sus hogares en el barrio. La Misión, que siempre ha sido un lugar de apoyo para latinos inmigrantes y de bajos ingresos, “es hoy uno de los barrios más inaccesibles del país”. Pequeños negocios, espacios para el arte, para la comunidad y la pequeña industria han cerrado porque con la renovación de contrato se les ha duplicado o triplicado el costo del arriendo.

Según Claudia Flores, trabajadora del Departamento de Planificación Urbana de la ciudad, el problema también genera una crisis en el aspecto económico. “Estamos perdiendo la clase trabajadora y esto es importante para la salud económica de la ciudad. Que un trabajador tenga que venir desde Stockton o que los maestros tengan que vivir tan lejos no es sustentable. No será una solución mágica para detener los desalojos. Estamos comprometidos a hacer lo que se pueda”, dijo Flores, quien también fue la moderadora de la reunión.

Romero dijo que se ha avanzado y citó como ejemplo el proyecto de 780 unidades de vivienda económica para ancianos y familias de bajos recursos. “Llevamos ya dos años tratando de sacarlo adelante y finalmente este año se van a empezar a construir”. Para otorgar las viviendas la ciudad realizará una lotería. “Queremos que muchas personas sepan para que apliquen a la lotería”, exclamó Romero.

En la reunión algunos mostraron una mezcla de escepticismo y optimismo al mismo tiempo. Tal fue el caso de Carlos Solórzano, quien recordó que hace 10 años se vivió un proceso similar y “nunca pasó nada”. Solórzano, presidente de las Cámaras de Comercio Hispanas de San Francisco, dijo que ahora hay una diferencia porque se cuenta con la participación de otras organizaciones como la Calle 24, la cámara de comercio y la Asociación de Comerciantes de La Misión.

Solórzano dijo que muchos negocios pequeños están cerrando porque la planificación de tráfico vehicular es demasiado restrictiva. Las áreas de color rojo para buses y taxis y las restricciones para voltear a la derecha o a la izquierda hacen que los clientes no puedan estacionarse o transitar expeditamente. “Si vienes a La Misión, a tu restaurant favorito que queda en la Calle 24 y cuando llegas a la avenida César Chávez esta forzado a doblar a la derecha, entonces ya diste la vuelta, no encuentras parqueo, entonces te vas del barrio a otra parte”, aseveró Solórzano.

Más de MAP2020

Consulta el sitio internet del Departamento de Planificación de la ciudad de San Francisco: sf-planning.org/MISSION-ACTION-PLAN-2020