4 consejos para que tus sartenes de hierro fundido luzcan siempre como nuevos

Si sigues estos tips, estos utensilios te durarán años
4 consejos para que tus sartenes de hierro fundido luzcan siempre como nuevos
Los sartenes de hierro fundido están muy de moda.
Foto: Shutterstock

El hierro fundido volvió a estar de moda. Los chefs profesionales -y los amateur también- llenan los feeds de Instagram de fotos mostrando sus sartenes y ollas con platos alucinantes. Parece que el mundo volvió a descubrir la belleza de esta herramienta de cocina, que funciona tanto en parrilla como en el horno.

Si bien las herramientas de hierro fundido son muy durables, hay ciertos consejos que tienes que tener en cuenta para que tus sartenes y ollas estén en óptimas condiciones.

Cúralas constantemente

Para curar una olla de hierro fundido hay que aplicar una capa gruesa de aceite o grasa y calentarla dentro del horno por 15 minutos. Esto hará que se proteja el hierro, no se oxide y mantenga sus buenas condiciones. Cada vez que hagas verduras salteadas o que cocines con un poco de grasa, la curarías de nuevo. Es importante no rascar el fondo con mucha presión para no eliminar estos aceites.

No te asustes de lavarla

Hay un mito que dice que no hay que usar jabón en una sartén de hierro fundido. Esto podría ser verdad hace 100 años cuando el detergente era más potente, pero hoy en día es solo un desengrasante. Va a sacar la grasa pero no va a dañar la olla. Si la lavas, después asegúrate de pasar un poco de aceite en la superficie para empezar el proceso de curado nuevamente.

No la pongas en el lavaplatos

El agua y el hierro fundido no se llevan bien. No hiervas agua en él y tampoco dejes restos de agua durante la noche y nunca pero nunca la laves en el lavaplatos.

Menos es más

Después de cocinar con una sartén, sécala con una toalla de papel y después, pásale un poco de aceite antes de guardarla.