(FOTOS) Donación que arraca sonrisas

Oranización del sur centro de L.A. da a más de 1,300 jóvenes de bajos recursos la oportunidad de elegir vestidos, zapatos y joyas para su fiesta de prom
(FOTOS) Donación que arraca sonrisas
Las jóvenes eligieron entre cientos de vestidos. / Foto: Aurelia Ventura.

Entre cientos de vestidos, María Francisco buscaba uno en especial, uno para brillar en su fiesta de prom.

“Elegir uno gratis nos ayuda mucho, la verdad es que cuestan bastante”, dijo la estudiante de 19 años de la secundaria Thomas Jefferson.

María fue una de más de 1,300 estudiantes —entre hombres y mujeres— que acudieron este viernes al evento Cinderella y Prince Charming organizado por A Place Called Home, un centro comunitario del sur centro de Los Ángeles que ayuda a jóvenes de familias de bajos recursos.

El lugar contó con varios probadores para la comodidad de las estudiantes. / Foto: Aurelia Ventura.

 

Los vestidos se colocaron por tamaños para su fácil selección. /Foto: Aurelia Ventura.

Cada abril, desde hace 16 años, la organización pone a disposición de los jóvenes de diversas escuelas de Los Ángeles vestidos, zapatos, trajes de gala, corbatas y más para que puedan elegir el atuendo completo para las fiestas que tengan, ya sea de prom o de graduación.

Julissa Diamada, también estudiante de la secundaria Thomas Jefferson y de 17 años de edad, comentó que en su casa no hay mucho dinero por lo que el evento fue muy beneficioso para ella.

“Estoy agradecida de que aquí enontré mi vestido. Es talla mediana, color piel y con una abertura justo como lo quería. Mis padres estaban bien emocionados porque normalmente un vestido cuesta entre 200 o 300 dólares. Y no solo el vestido es gratis sino también, los zapatos y las joyas”, agregó sonriente.

Las jóvenes eligieron entre decenas de zapatos, joyas y bolsos. / Fotos: Aurelia Ventura.

Por su parte, Jonathan Zeichner —director ejecutivo de A Place Called Home— dijo que normalmente para este tipo de evento le dan la bienvenida a estudiantes de los grados 11 y 12 y que en esta oportunidad ayudaron a casi 1,000 adolescentes y a entre 300 y 400 jovencitos.

“Aquí se les da lindos vestidos y trajes y hay otras personas que dan testimonios para inspirarlos. Este año fuimos bendecidos con varias donaciones y les pudimos dar a escoger dos vestidos”.

“Estamos agradecidos con los voluntarios… Tenemos sastres para ajustar los vestidos y hasta personas de la escuela de barbería y maquilladoras”.

Con información de Aurelia Ventura.

?>