Arzobispo de Indianápolis acompaña a madre mexicana a su cita con ICE, posponen deportación

El súbito arresto por ICE el pasado mes de Erika y su esposo Jesus, ha movilizado a la comunidad de fe para impedir la separación familiar con sus dos hijos ciudadanos
Arzobispo de Indianápolis acompaña a madre mexicana a su cita con ICE, posponen deportación
El arzobispo de Indianápolis, Charles Thompson, reza por Erika Fierro antes de entrar con ella a su cita con ICE este martes (Foto: Jennifer Forrest, CorComm Creative )

Cuando Erika Fierro llegó este martes a su cita con agentes de ICE, no iba sola sino acompañada por el arzobispo católico de Indianápolis, Charles Thompson y por su párroco, el padre franciscano Larry Janezic.

Afuera de las oficinas de la Agencia de Inmigración de Aduana en esa ciudad de Indiana, un enorme círculo de personas cantaba y rezaba en inglés y español por Fierro, quien junto con su esposo es una figura muy conocida en las iglesias locales.

“Jesús y Erika son una parte enorme de nuestra iglesia”, explicó en una entrevista su párroco el padre Janezic. “Son gente de una gran fe y que hace una enorme contribución a la iglesia y la comunidad”.

Para las autoridades migratorias de Donald Trump, sin embargo, Erika y su esposo Jesús Peña Rodríguez son “bad hombres”, personas que hay que sacar de este país, aunque aquí dejen a dos hijos “hoosiers” que es como popularmente llaman a los nacidos en el estado de Indiana.

En la comunidad religiosa de Indianápolis el caso de la familia ha causado sensación y ha movilizado a grupos como “Fe en Indiana” (Faith in Indiana), a pastores, a voluntarios y al mismísimo Arzobispo Thompson, quienes están abogando por una oportunidad para Erika y para su familia.

“Realmente es desalentador que personas como Erika y su esposo tengan que experimentar esto, un arresto, en la oscuridad, frente a sus dos hijos pequeños“, dijo Karla Morán, activista de Fe en Indianápolis. “Ellos no son delincuentes, y además son buenos cristianos”.

Personas de la comunidad se presentaron a acompañar a Erika Fierro a su cita con ICE (Foto: Jennifer Forrest, CorComm Creative)

Las iglesias cristianas y católicas de Indianápolis tienen una gran participación latina y de inmigrantes, explicó a La Opinión el padre Janezic, quien es de origen polaco pero habla perfecto español.

La parroquia a la que pertenece la familia de Erika y Jesus, quien lleva más de un mes detenido por ICE, es casi 90% hispana ,explicó . Desde su arresto y liberación con un monitor en el tobillo, Erika ha tenido la solidaridad de muchos de sus vecinos y correligionarios.

“Es realmente deprimente verla entrar con ese monitor en el tobillo”, dijo el párroco. “Siempre que la veo pienso que no se lo merece, porque ella no ha hecho daño a nadie”.

En su cita de este martes, ICE no tomó ninguna decisión sobre Erika y le dieron dos semanas para regresar, a lo que podría ser su deportación del país. El arzobispo Thompson, al salir de la cita, dijo a los medios locales que el Papa ordenó a su iglesia “estar con los más vulnerables”.

“Eso es lo que estamos haciendo. El Papa y los obispos de nuestro país han sido muy claros, debemos caminar con la gente como Erica y con los 11 millones en su misma situación”, dijo el arzobispo.

Una veintena de voluntarios y miembros de la comunidad de fe en Indianapolis acompañaron a Erika a su “check.-in” con ICE (Foto: Jennifer Forrest, CorComm Creative )

El líder religioso ha pedido a las autoridades de ICE que permitan a la madre de familia tener una entrevista de miedo creíble, como posible primer paso para un caso de asilo, ya que un familiar suyo fue asesinado en México.

Entretanto, la familia sigue en la incertidumbre, mientras Erika espera que alguna familia solidaria cuide de sus hijos si ella y su esposo son deportados.

“Tu no naciste aquí, te tienes que ir”

El 21 de marzo, pocas semanas después que Jesús fue arrestado por una infracción de tráfico y fichado por las autoridades locales, ICE se presentó en la casa de la familia a las 5 de la mañana.

“Jesús estaba camino al trabajo, apenas le habían dado un ascenso en su compañía, donde trabaja en construcción”, dijo Erika antes de su cita de este martes con ICE. “Los agentes de ICE llegaron y lo arrestaron, y luego me pidieron que saliera para recoger las herramientas de Jesús”.

Pero cuando Erika salió al jardín de su casa, un agente de ICE le dijo a otro: “Ya tenemos a otra”. A ella le dijo una frase que todavía le duele.

Tú no naciste aquí, te tienes que ir a tu país y llevarte a tus hijos contigo”,  fueron las palabras del agente de ICE que recuerda Erika. “Yo le contesté, no había necesidad de decirme eso, ninguna necesidad. Me dolió mucho que me trataran así”.

La pareja tiene dos hijos. Angel, de 8 años y Jennifer de 3. Todos participan en la iglesia por medio del ministerio de la música. Jesús, que es trabajador de la construcción, es músico y Erika es cantante.  Como consideran la música un ministerio de Dios, ambos han servido en varias iglesias de la zona.

Pero Jesús es indocumentado, habiendo entrado al país en 1988 y Erika, que vino con sus padres a los 5 años y pudo ser una dreamer, no calificó para DACA por haber salido del país hace once años a ver morir a su mamá en México.

Al regresar la arrestaron en la frontera y la soltaron para que regresara a su familia, explicó la hermana Tracy, una religiosa que ha venido apoyando a Erika.

Zaira, una dreamer e integrante de un grupo “pro-vida” de la Iglesia de San
Patricio, donde va Erika, dijo que lo que está viviendo la familia es una pesadilla que persigue a todos los inmigrantes como ellos.

“¿Cómo le explicas a tus hijos que alguien a quien conocen como una excelente persona fue arrestada”, dijo Zaira, que no dio su apellido y es una “dreamer”. “Eso me tocó hacer con mi hijo de 4 años, que me preguntó por qué arrestaron a Erika si ella no ha matado a nadie ni robado nada”.

Shoshana  Spector, directora ejecutiva de Faith in Indiana dijo que el tremendo apoyo de la comunidad hacia Erika logró que pospusieran la deportación, pero que la incertidumbre continúa para ella y para millones de otros inmigrantes.

La organización está llamando a la comunidad a manifestarse con los senadores de Indiana para suspender nuevos fondos para ICE mientras no haya una reforma de las leyes de inmigración.

?>