Miles de armas en manos prohibidas en California

El Departamento de Justicia de California cree que tomará por lo menos cuatro años confiscarlas de aquellos que no tienen autorización para poseerlas
Miles de armas en manos prohibidas en California
La NRA se opone al aumento en la edad para la compra de armas de asalto.

Mientras continúa el debate nacional sobre maneras de restringir que personas compren armas que pudieran utilizarse en tiroteos masivos, la realidad es que ya hay millones de ellas en las manos de estadounidenses.

Aquí en California, el Departamento de Justicia estatal cree que hay más de 10,000 personas que han sido prohibidas de poseer un arma de fuego y decomisarlas tomaría hasta cuatro años.

Y eso solo se puede lograr si la legislatura estatal aprueba fondos para convertir 12 agentes temporales en el Buro de Armas de Fuego del Departamento a empleados permanentes este año y aumentar eso por 20 agentes el próximo año, según Yolanda Morrow, una asistente del director del Departamento de Justicia que testificó en una audiencia legislativa el jueves en Sacramento, reportó la radio KPCC.

La lista incluye a personas que una vez legalmente compraron un arma de fuego o un rifle pero ya no están autorizados a poseer uno. Esto abarcan a las personas que cometen un delito grave, tienen una orden de restricción por violencia doméstica o son enfermos mentales.

Los 32 agentes fueron contratados como parte de un esfuerzo para despejar el atraso que comenzó en 2013, cuando el número de personas que habían recibido la orden de renunciar a sus armas pero nunca fueron visitados por un agente subió a 20,000. Ese año, la legislatura aprobó $24 millones de dólares en fondos adicionales para despejar el atraso. El programa, conocido como Armed and Prohibited Persons System (Sistema de Personas Armadas y Prohibidas), típicamente recibe alrededor de $11 millones de dólares al año.

El fiscal general Xavier Becerra se ha comprometido a confiscar estas armas.

“En California, consistentemente tomamos acción para luchar contra el crimen y proteger a nuestras familias removiendo armas ilegales de nuestros vecindarios”, dijo Becerra recientemente al anunciar otro operativo de su equipo encargado de quitar estas armas a personas que no están autorizadas para tenerlas. “Cada día, agentes del Departamento de Justicia de California se ponen en situaciones peligrosas para mantener las armas fuera de las manos de pandilleros y otros individuos que no deberían tenerlas. Mientras la nación continúa enfrentando la crisis de la violencia de armas, California continúa haciendo la seguridad pública nuestra mayor prioridad”.

Sin embargo, hay otros factores que complican la situación. Por ejemplo, en 2014 el estado comenzó a requerir que las personas registren todos sus rifles largos.

Además, ese año las ventas de armas en California se cuadruplicó por miedo a que el gobierno federal las restringiera luego del ataque a la escuela Sandy Hook.

 

Armas confiscadas a padres en la ciudad de Los Angeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Armas confiscadas a padres en la ciudad de Los Angeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)

California es el primer y único estado en la nación en establecer un sistema automatizado para rastrear a los propietarios de armas de fuego que podrían caer en un estatus prohibido. Desde que el programa se estableció en 2006, el estado ha confiscado 18,000 armas de fuego de individuos prohibidos de poseerlas.

Un caso

Algunas de las personas en esta lista de prohibición tienen muchas armas.

Tal es el caso de Steven David Ponder, de 57 años y residente de Temple City, quien fue detenido en febrero junto a su hija, Riley Elizabeth Ponder, de 27 años, por poseer ilegalmente 28 armas.

Los agentes fueron a su casa para indagar sobre cuatro armas de fuego registradas en California que no habían sido entregadas. Ahí fue cuando encontraron el arsenal, que incluía 13 rifles AR-15 y 66,000 piezas de munición. Otras 11 armas eran de las llamadas “ghost guns” que son ametralladoras automáticas recortadas y que no tienen número de serie  (por lo que no pueden ser rastreadas por las autoridades; a menudo son construidas o modificadas por un individuo).

Ponder no puede poseer armas por ser un exconvicto, ya que en 2001 fue sentenciado de falsificar dinero y poseer una ametralladora.

Ponder enfrenta una sentencia máxima de ocho años en prisión estatal, mientras que su hija podría pasar hasta cinco años tras las rejas.

Armas obtenidas por el LAPD en el programa de intercambio por tarjetas de regalo. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Armas obtenidas por el LAPD en el programa de intercambio por tarjetas de regalo. (Aurelia Ventura/La Opinion)

 

LAPD despeja su atraso

La audiencia del jueves llegó justo días después de que la policía de los Ángeles por primera vez despejó una acumulación de personas que viven en L.A. que están en la lista prohibida. El alcalde Eric Garcetti hizo el anuncio en su discurso del estado de la ciudad.

Hace cuatro años, la lista de Los Ángeles tenía un atraso de 2,500 personas, pero

En 2014, el LAPD asignó unidades de cumplimiento de libertad condicional en cada una de sus 21 divisiones para ayudar a despejar los retrasos en sus áreas.

Cada mes, 40 a 50 nuevos nombres se agregan a la lista prohibida en Los Ángeles.  Por lo que el LAPD indica que el objetivo es tomar las armas de los individuos lo más rápido posible para evitar un nuevo atraso, algo que no es del todo fácil. Muchas veces las personas se mudan de casa o no permiten a los policías revisar sus casas, por lo que deben obtener una orden de cateo. Otros dicen que ya no las poseen, algo que deben verificar los agentes.

En cifras

  • 10,350 personaas fueron agregadas a la lista de prohibición en California
  • 3,478 es el número de personas a quienes el LAPD, agentes estatales y otros departamentos les descomisó armas en 2017
  • 10,226 personas todavía tienen un arma, a pesar de estar en la lista de prohibición

Fuente: Departamento de Justicia

 

 

Los latinos y las muertes por armas

Entre 1999 y 2015, cerca de 54,000 hispanos fueron asesinados con armas de fuego en Estados Unidos, con un promedio anual de más de 3,100 muertos por armas de fuego, según indica un estudio del Violence Policy Center (VPC).

El reporte también encontró que la tasa general de victimización por homicidio para hispanos es casi el doble de la correspondiente a gente de raza blanca. En 2015, 70% de las víctimas hispanas de homicidio murieron por disparos de arma de fuego. Para hispanos entre 15 y 24 años de edad, el homicidio se ubicó como la segunda causa principal de muerte. Además, los hispanos suelen ser asesinados por gente que no conocen.

El estudio del VPC se titula “Víctimas hispanas de violencia letal con armas de fuego en los Estados Unidos” que en su cuarta entrega anual de nuevo analiza exhaustivamente la violencia con armas de fuego letal que se ejerce en contra de los hispanos en los Estados Unidos. Dicho estudio se basa en datos provenientes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, instituciones de carácter federal, así como de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

El estudio encontró que de los 53,788 hispanos muertos con armas de fuego entre 1999 y 2015, las dos terceras partes correspondieron a homicidios (35,553, o 66%), mientras que 15,593 fueron suicidios (29%). Además, 981 muertes por armas de fuego fueron no-intencionales y 1,661 ocurrieron en situaciones cuya intención no se pudo determinar o por intervención legal.

Alrededor de la web