Reparan luces traseras de auto de manera gratuita este fin de semana en Santa Ana para que la gente no caiga en manos de la migra

La idea es prevenir que las personas sean detenidas por la policía

En marzo de 2017, mientras manejaba en el condadao Galveston de Texas, Gerardo Martínez fue detenido por un policía. Al hacerse a un lado, el agente le dijo que traía una luz trasera rota.

Pero en vez de darle una advertencia o una multa de tránsito, el agente lo arrestó por manejar con una licencia caducada y lo llevó a la cárcel del condado, donde al indagar sobre su estatus migratorio se dieron cuenta que estaba en el país ilegalmente. Martínez terminó bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y fue deportado a México.

No es el único caso de su tipo.

En abril de 2017, Gabriela Martínez también fue parada por un policía por una luz trasera de su auto que no servía y – al igual que en el caso de Texas – terminó bajo custodia de ICE, aunque fue puesta en libertad con un monitor de tobillo mientras pelea su caso de deportación.

El padre de sus tres hijas de 5, 7 y 10 años había sido deportado antes bajo las mismas circunstancias.

Casos como estos ilustran el peligro que viven los indocumentados al conducir.
Aunque en California tienen derecho a obtener una licencia de manejo, cualquier problema con sus autos o una parade de la policía puede llevar a todo tipo de problemas.

Es por esto que los grupos Orange County Immigrant Youth United (OCIYU) y Democratic Socialists of America (DSA) estarán reparando de manera gratuita la luces traseras inservibles de aquellos que se presenten a un evento que sostendrán este sábado 28 de abril.

“Estamos cambiando las luces de frenos porque eso es la razón número uno que la policía da como causa probable (para hacer paradas de tránsito). También estamos educando a nuestra comunidad sobre la policía y reformas al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y distribuyendo material para que conozcan sus derechos”, indicó Curtis Franklin, miembro de DSA.

Reparar una de estas luces puede costar, en promedio, desde $50 hasta $120 dólares, por lo que los beneficiados se estarán ahorrando dinero también.

Sandra de Anda, con el OCIYU, dijo a La Opinión que las reparaciones incluyen luces que no funcionen bien, o que estén rotas y el servicio se ofrece a todo tipo de vehículos. Ellos tendrán luces nuevas y han venido recibiendo entrenamiento en la reparación de estos partes.

“Lo que estamos trando de hacer es disminuir la interacción entre la gente de color y la policía porque esas interacciones los pueden poner en peligro si la policía comparte esa información con ICE”, explicó De Anda.

Agregó que aunque este tipo de casos no se han presentado en en la región, sí ha sucedido en otras partes del país.

“Definitivamente es una tendencia y lo que estamos haciendo es tomando medidas para prevenir que esto pase aquí en el condado de Orange”, agregó.

Información

La clínica de reparación de frenos traseros de auto tendrá lugar el sábado 28 de abril de 10:00 a.m. – 5:00 p.m. en el 1905 de la Calle 17th en Santa Ana.