Sonrisas de oreja a oreja

Megaclínica dental atiende gratis a miles de personas tras la ayuda de la Asociación Dental de California; el evento continúa este sábado

Hace seis meses, a Martha Sánchez, de 51 años de edad y residente de Bakersfield, le fueron extraídos 17 dientes. Para volver a tener una dentadura completa, esta mexicana tuvo que esperar otros seis meses más.

“Fue su regalo del Día de las Madres”, dijo entre lágrimas Celia —hija de Martha— quien manejó 138 millas desde Bakersfield a Anaheim para que su madre fuese atendida por los doctores Kenneth Hahn y Allen Wong, profesionales de la Fundación de la Asociación Dental de California (CDA).

“Ella se merecía este regalo y a mí me gusta verla feliz”.

Martha fue una de miles de personas de escasos recursos o que no tienen seguro médico que acudieron a la decimotercera mega clínica dental gratuita de la CDA, en el Centro de Convenciones de Anaheim, que llevará a cabo otro evento similar hoy sábado.

A Martha Sánchez le tuvieron que extraer 17 dientes y a falta de dinero permaneció casi seis meses sin dentadura. / Foto: Jorge Luis Macías.

Sánchez muestra su dentadura nueva junto a los dentistas Kenneth Hahn y Allen Wong./ Foto: Jorge Luis Macías.Alrededor de 250 dentistas y centenares de profesionales de la salud y voluntarios donaron sus habilidades para proveer limpiezas, rellenos, extracciones, dentaduras parciales temporales, dentaduras postizas, endodoncias en dientes frontales, educación de salud oral y asistencia en busca de atención continua.

Según la Asociación Dental de California, desde 2012 al presente se ha brindado servicio dental a 23,500 personas. El costo promedio por los servicios ofrecidos hubiera sido poco más de 19 millones de dólares.

“Estas clínicas les cambian la vida a muchas personas”, señaló el doctor Richard Nagy, vicepresidente de la CDA.

“Para mí, es una de las mejores experiencias de mi vida poder brindar ayuda a quien más lo necesita”.

Aguantar dolor por falta de dinero

Carlos Olvera Rodríguez, un vendedor de artículos para el hogar en Los Ángeles, aguantó por varios meses el dolor de una muela infectada. No podía sacársela debido a que no tenía los 195 dólares que cuesta en promedio cada extracción.

“Tuve que formarme desde las 5 de la madrugada [para el evento] pero ha valido la pena”, dijo Carlos, quien agradecido abrazó a la dentista Susan Nguyen y a la asistente dental Yara Pérez.

En California, se calcula que el 30% de la población —casi 10 millones de personas— enfrentan obstáculos para recibir cuidado dental.

Las barreras principales incluyen desempleo, carencia de seguro médico, el alto costo, falta de educación oral, transporte y lenguaje.

Datos de la CDA señalan que entre los niños se pierden 870,000 días escolares debido a problemas dentales.

Carlos Olvera Rodríguez agradece la ayuda recibida. / Foto: Jorge Luis Macías.

“Tenemos que reconocer la necesidad que hay”, destacó el doctor Ken Willis, miembro del grupo de administración de CDA. “Este es nuestro decimotercer evento y llegaremos a los 19,500 pacientes atendidos”.

Joseph Stegner, un instalador de discos satelitales de 51 años, arribó a la mega clínica dental desde San Leandro —una ciudad al norte de California— junto con su madre, Donna.

“Tuve que quedarme a dormir en casa de un amigo en Long Beach”, comentó Stegner. “Me han sacado varias muelas y la verdad es que me siento afortunado porque me atendieron gratis. Yo al igual que millones de personas estamos sufriendo por no tener seguro médico y nuestro Presidente sigue con su obsesión de acabar con Obamacare… Eso da miedo a cualquiera”.

Por su parte, Alan Canela —fue uno de miles de voluntarios y técnicos dentales que trabajaron sin descanso en la dentadura postiza que terminaría implantada en la boca de la veracruzana Martha Sánchez. Un trabajo que normalmente le hubiera costado más de $9,000, según los doctores.

Organizadores del evento dieron a conocer que los niños pierden miles de días de escuela por problemas dentales.

“He tenido que poner el metal para que la placa dental no se vaya a caer”, explicó Canela, de 25 años residente de San Diego. “Yo entiendo la necesidad de la gente porque cuando estaba chico, mi madre [María Canela] solo me podía llevar a las clínicas dentales gratuitas. Ahora, me gusta ayudar a otros”.

Mientras tanto, Martha Sánchez, una mujer viuda con ocho hijos sonreía impaciente en la espera de su nueva dentadura.

“Mis dientes tenían caries y estaban quebradizos”, dijo la mujer. “Ya no se podían salvar y lo mejor era que me los extrajeran… Eso fue hace seis meses [en Bakersfield]”.

Pero seis meses después, en Anaheim, con su dentadura postiza, Martha volvió a mostrar una blanca sonrisa.

“¡Solo espero que mi hija no me vaya a pedir prestado mis dientes nuevos!, dijo. “¡A ver si me consigo un novio que sea dentista!, bromea contenta.

Diversos técnicos y voluntarios trabajaron por horas para ayudar a sus pacientes. / Foto: Jorge Luis Macías.