Programa ayuda a latinos a lograr el sueño del negocio propio

Emprendedores hablan de su experiencia tras graduarse de las clases ofrecidas por la Cámara de Comercio de Pomona
Programa ayuda a latinos a lograr el sueño del negocio propio
Antonio Lozano (c) junto a su esposa Guadalupe Bañuelos frente a su panadería. / Foto: Alejandro Cano.

El aroma a pan fresco invadió la cocina donde Antonio Lozano conoció al amor de su vida hace más de dos décadas y en donde perfeccionó el arte de la panadería y repostería —oficio con el que ha forjado una familia y con el cual planea lograr el Sueño Americano.

Este hombre, oriundo de El Rosario, Cuautitlán Izcalli (Estado de México), aprendió el oficio desde que tenía 13 años de edad gracias a su padre Catarino Lozano.

Al arribar a Estados Unidos en 1992, cargado de metas e ilusiones, fue contratado como repostero en una panadería de Pomona y no fue hasta finales de marzo de este año que ingresó al lugar pero esta vez como propietario.

Lozano, hoy de 43 años, junto a su esposa Guadalupe Bañuelos, de 41, celebraron la apertura de la panadería Don Cata #3 el pasado 31 de marzo.

“Aquí comenzó nuestra historia y nunca pensamos que algún día seríamos los dueños de la panadería que nos empleó de jóvenes. Le pusimos Don Cata #3 porque mi papá tiene dos panaderías en México. Él me enseñó todo, Es es todo un experto”, contó contento Lozano.

“Todo fue posible gracias a mi esposa que siempre me ha apoyado y a mis amigos y familiares que respondieron al llamado [de colaborar con el negocio]”.

La pareja atiende a un cliente en su panadería recién inaugurada. / Foto: Alejandro Cano.

El nuevo empresario dijo que su mayor obstáculo fue reunir el capital para poder adquirir los derechos de propiedad de una panadería que ya había cerrado.

Motivado por amigos y clientes de una carnicería, lugar en el que también venden verduras y pasteles y donde Lozano laboró como gerente de la sección de panadería por 13 años, el mexicano decidió probar suerte en el mundo empresarial.

“Fue difícil reunir el capital pero no imposible y aquí estamos… Llevamos ya casi un mes y todo va viento en popa. Es mucho trabajo, dedicación y esfuerzo pero vale la pena. Ahora me doy cuenta que pude haberlo hecho antes, pero el miedo al fracaso me detuvo. No más miedo, ahora si pa’lante”, dice con confianza.

El empresario dice que tiene una variedad de panes y pasteles y que planea centrarse siempre en la calidad de su producto. / Foto: Alejandro Cano.

“Don Cata #3 ofrece diversos pasteles para toda ocasión; además de las tradicionales conchas al estilo de la familia Lozano, orejas, cochinitos [un pan mexicano], pudín, bolillos, mantecadas y demás —todo preparado rayando el sol para el deleite del cliente”, agregó.

“Nosotros preparamos el sabor del pastel que el cliente nos pida. Tenemos unas conchas elaboradas con una receta familiar. En sí nuestro pan está elaborado con gusto y con mezclas que han sido cuidadosamente preparadas. Aquí hay variedad y excelente servicio al cliente... También tenemos los clásicos tamales, menudo y barbacoa de borrego estilo Estado de México los domingos”, comentó Lozano.

Por ahora, Don Cata #3 es operado y administrado por Lozano y Bañuelos, pero en un futuro piensan contratar empleados.
Bañuelos dijo que al ver a su marido motivado y con el conocimiento para encarar la nueva aventura, decidió renunciar a su empleo en una fábrica de motocicletas para ayudarlo.

“Gracias a Dios la gente está respondiendo, ya vieron que la panadería reabrió y que tenemos variedad. Hay mucho potencial”, dijo Bañuelos.

Las metas de la pareja empresarial no es tener varias panaderías sino enfocarse en ofrecer calidad en lugar de cantidad.
Contrario a Lozano, Agustín López, de 46 años de edad, tiene ya 18 años como empresario; sin embargo, fue hace poco que pudo establecer su negocio con los permisos requeridos por la ley.

López, oriundo de Angostura, en el estado de Sinaloa, (México), opera y administra junto a su esposa la pequeña empresa David’s Tree Services, el cual como su nombre alude, ofrece servicios tala de árboles, así como podar la grama y la instalación de sistemas de riego.

Agustín López abrió hace poco la empresa David’s Tree Services. / Foto: Alejandro Cano.

López dijo que el futuro de su empresa es próspero y que en la actualidad está en proceso de adquirir nueve herramientas, incluyendo una trituradora para acelerar el trabajo. Actualmente el negocio emplea a dos personas pero en el futuro López planea expandir a cinco o seis empleados.

“Uno viene a este país a prosperar, y con tanta oportunidad todo es posible. Es cuestión de esfuerzo y dedicación”, comentó López mientras cortaba árboles secos en una colina de la ciudad de Covina. “Mucha gente tiene miedo de comenzar su negocio pero miedo es estar a 120 pies de altura podando una palmera, eso es miedo”.

Información es poder

Tanto López como Lozano se sienten ahora capacitados para enfrentar cualquier reto empresarial ya que ambos, junto a 46 otras personas, se graduaron esta semana en la Academia de Administración de Empresas —un programa educativo ofrecido por la Cámara de Comercio Hispana de Pomona.

La Academia, administrada por Minerva Hernández, es un curso de 10 semanas con la ayuda de expertos en ámbitos empresariales que ofrece al estudiante las herramientas necesarias para comenzar, operar y hacer crecer el negocio.

Agregó que los estudiantes aprenden a cómo llevar sus finanzas, tramitar permisos y licencias requeridas por la ley, así como obtener el mejor préstamo y expandir el negocio a través de la mercadotecnia.

“Mucha gente tiene la idea pero no sabe cómo ponerla en acción. Aquí les enseñamos cómo. Estoy muy orgullosa de ver a tantas personas emprendedoras iniciar o restablecer sus negocios. Venimos a este país a triunfar. La Academia les ayuda a lograr el Sueño Americano”, dijo Hernández.

48 personas se graduaron de la Academia de Administración de Empresas. / fotos: Alejandro Cano

La primera generación de la Academia graduó a 33 personas, seguidas por 31 en la segunda generación. En esta tercera generación se graduaron 48 personas. La administradora del programa dijo que cursos similares pueden tener un costo de hasta $3,000. La Cámara de Comercio lo ofrece por $350, tarifa que incluye materiales didácticos, la cena y el baile de graduación.

Algunos estudiantes podrían calificar para una beca, como lo hizo Candy Manzanares, propietaria de Perfect Clean, negocio que ofrece servicios de limpieza residencial y comercial.

Busca información

Las personas interesadas pueden acudir a inscribirse en persona directamente a la oficina de la Cámara de Comercio ubicada en el 495 W. 2nd St, Pomona, CA 91766 o puedes llamar al 1(909) 568-7917. También puedes inscribirte a través de la página www.camaradecomercio-hispanadepomona.com

?>