La reducción de emisiones decelera y la niebla tóxica avanza en California

Un estudio explica por qué el progreso en la limpieza de la contaminación del aire en California está fallando
La reducción de emisiones decelera y la niebla tóxica avanza en California
El sur de California está a la cabeza de las emisiones tóxicas.
Foto: Archivo

Tras décadas de mejoras, las reducciones en las emisiones que forman niebla tóxica (smog) se han ralentizado drásticamente, según un nuevo estudio nacional basado en mediciones satelitales. Los hallazgos podrían explicar por qué el progreso en la limpieza de la contaminación del aire en California y otras partes de la nación está fallando precisamente cuando las estimaciones oficiales indican que la contaminación debería estar disminuyendo constantemente.

Mientras que las emisiones de óxidos de nitrógeno formadores de smog disminuyeron en un 7 % por año de 2005 a 2009, sólo lo hicieron en un 1.7% anual de 2011 a 2015, incluso aumentando en algunas áreas de los Estados Unidos, según el estudio en las Actas de la National Academy of Sciences.

Para el estudio, un equipo internacional de investigadores comparó los inventarios oficiales de emisiones de la Agencia de Protección Ambiental de los EEUU con mediciones reales de la contaminación en la atmósfera desde satélites y estaciones de monitoreo del aire terrestre. “Nos sorprendió la discrepancia”, dijo el autor principal, Zhe Jiang, profesor de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China.

Estos trites hallazgos son los últimos signos de que las ganancias en la calidad del aire se están debilitando después de décadas de progreso bajo la Ley de Aire Limpio y muestran que limpiar el smog de acuerdo con los estándares federales de salud será más difícil de lo que se pensaba. También se sugiere un cambio en los tipos de contaminación que causan mala calidad del aire.

Como posible explicación, los investigadores citan los rendimientos decrecientes de los automóviles y las plantas de energía. Hace años, las regulaciones condujeron a la mejora de la calidad del aire, ya que los automóviles se equiparon con convertidores catalíticos y las centrales eléctricas se cambiaron a quemadores con bajo contenido de nitrógeno. Eso también puede explicar una desaceleración similar que los investigadores detectaron en el monóxido de carbono, que es emitido en gran medida por los automóviles.

El éxito anterior, sin embargo, ha aumentado las contribuciones relativas de otras fuentes de contaminación menos obvias, como calderas industriales, calentadores de agua residenciales y equipos de construcción. “A medida que se controlan las emisiones de los automóviles y las plantas de energía, las otras fuentes se vuelven más importantes y hay menos información sobre ellas”, dijo el coautor Brian McDonald, científico atmosférico de la Universidad de Colorado, Boulder.

Otro posible culpable citado en el estudio son los camiones diesel, para los cuales los investigadores encontraron una reducción más lenta de lo esperado de las emisiones de óxidos de nitrógeno. Así, el estudio encontró que las emisiones del mundo real de los óxidos de nitrógeno de los camiones diesel en el período 2011-2015 disminuyeron a aproximadamente la mitad de la tasa de las estimaciones de la EPA.

Los investigadores dicen que la desaceleración hará que sea más difícil para las regiones de todo el país con mala calidad del aire cumplir con los estándares sanitarios para el ozono, el gas que daña los pulmones en el smog del clima cálido. En 2015, la administración Obama apretó el límite de la EPA en ozono a 70 partes por billón. Y ningún lugar está más lejos de cumplir con ese estándar que el sur de California, donde los niveles de ozono en las áreas del interior alcanzaron un máximo de 158 ppb el verano pasado.

Tras décadas de mejoras en el sur de California, el progreso se ha reducido recientemente en la reducción del ozono, que inflama los pulmones y desencadena ataques de asma y otros problemas de salud. La cantidad de días aéreos negativos aumentó en los últimos dos años consecutivos, y la región violó los estándares federales de salud para el ozono en 145 días el año pasado, en comparación con 132 días en 2016 y 113 en 2015.

El Distrito de Administración de Calidad del Aire de South Coast atribuye la reciente disminución de la calidad del aire a temperaturas más altas y más capas de inversión, patrones climáticos que atrapan la contaminación cerca del suelo, pero las autoridades dijeron que están investigando si sus estimaciones muestran una disminución constante de las emisiones.

Los científicos dicen que el aumento de las temperaturas debido al cambio climático hará que el smog sea más difícil de controlar al aumentar las reacciones fotoquímicas que generan la contaminación del ozono. Pero dicen que es demasiado pronto para determinar si el calentamiento global es el principal impulsor del reciente repunte en California.

Para cumplir con los plazos federales inminentes, los reguladores de la región dicen que el sur de California debe ir más allá de las regulaciones existentes para recortar las emisiones de óxido de nitrógeno un 45 % adicional para 2023, y otro 10 % para 2031.

En el estudio, los científicos consideraron, pero rechazaron, la posibilidad de que la contaminación que sopla desde China y otros países asiáticos pueda estar jugando un papel. “Los datos no respaldan esa hipótesis”, dijo la científica del Centro Nacional de Investigación Atmosférica Helen Worden, coautora del estudio. En una señal de que la contaminación de Asia no tenía la culpa, la desaceleración en la reducción de la contaminación fue más pronunciada en los EEUU y menos severa en el suroeste, particularmente en California, donde existen normas de emisiones más estrictas.

Los hallazgos de los investigadores contrastan con otro estudio reciente que encontró que las emisiones de óxido de nitrógeno de los vehículos en Europa disminuían más abruptamente de lo que se suponía en las proyecciones del gobierno.