Austin Beutner promete honestidad y transparencia y dice que ‘los estudiantes son lo que más importa’

Llueven críticas al nuevo superintendente del LAUSD
Austin Beutner promete honestidad y transparencia y dice que ‘los estudiantes son lo que más importa’
Austin Beutner, nuevo superintendente del LAUSD saluda a la estudiante de Belmont High School, Sonia Sotomayor. (Jorge Luis Macias, Especial para La Opinión)

Austin Beutner, el filántropo y exinversor bancario que fue elegido como nuevo superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) prometió que trabajará de manera “honesta y transparente”, aunque sus críticos cuestionan precisamente la transparencia de su elección “apresurada”.

En su primer acto público, Beutner visitó la secundaria Belmont donde dijo que entiende que “los estudiantes son lo que más importa”, aunque reconoció que no es alguien “convencional” porque no tiene experiencia en el campo de la educación pública. “Pero sé cómo
movernos para salir adelante”.

“Habrá que tomar duras decisiones y trabajaré con la mesa [directiva del LAUSD] para proveer la major educación posible”, dijo el funcionario, quien recordó que sus ancestros huyeron de los Nazis y se comprometió a ayudar a las escuelas y a los niños para que el LAUSD “sea más transparente y responsable”.

El Distrito Escolar maneja un presupuesto de 7,900 millones de dólares y enfrenta una reducción en el número de estudiantes matriculados (501,271 matriculados), además del aumento en los costos de pensiones de sus empleados.

 

El recién elegido superintendente, Austin Beutner y Mónica García, presidente de la Junta Directiva del LAUSD arriban a la preparatoria Belmont donde a Beutner se le cuestionó su falta de experiencia en el campo educativo. (Jorge Luis Macias/Especial para La Opinión)
El recién elegido superintendente, Austin Beutner y Mónica García, presidente de la Junta Directiva del LAUSD arriban a la preparatoria Belmont donde a Beutner se le cuestionó su falta de experiencia en el campo educativo. (Jorge Luis Macias/Especial para La Opinión)

La selección de Beutner, quien asumirá el cargo de manera oficial el próximo 15 de mayo, se produjo meses después que la superintendente interina, Michelle King, anunciara en enero que padecía de cáncer y que no regresaría al trabajo.

El también exdirector de Los Angeles Times, de 58 años, fue elegido por mayoría de votos 4-3. Le respaldaron Mónica García, presidente de la junta directiva, Nick Melvoin, Dick Vladovic y Kelly Gonez y el controversial Refugio Rodríguez.  De hecho, un grupo de padres de familia pidió la renuncia de este último con el afán de impedirle que votara en la elección del martes, debido a presuntos delitos graves y delitos menores relacionados con un supuesto plan de lavado de dinero político durante su elección de 2015. Votaron en contra George McKenna, Scott Schmerelson.

UTLA se opone a su designación

Según la maestra Gloria Martínez, portavoz del Sindicato de Maestros de Los Ángeles (UTLA), la selección de Beutner ha sido resultado del cabildeo de la Asociació de Escuelas Chárter de California.

“La elección de Beutner fue resultado de una falta de respeto porque no se escuchó a los maestros, estudiantes ni a los padres de familia”, declaró Martínez. “Nuestros niños no se pueden tratar como un negocio, y por eso insistimos en la falta de transparencia”.

En ese mismo tono se manifestó el doctor George J. MacKenna III (Distrito 1), quien expuso que, “como educador experimentado de toda la vida en una escuela pública, me siento obligado a expresar mi desacuerdo con respecto a la selección de un no educador para liderar el segundo distrito escolar más grande de la nación”.

“En un proceso abreviado y apresurado, sin foros abiertos de la comunidad o aportes de las escuelas y el personal del Distrito, padres y estudiantes, la mayoría de la Junta de Educación seleccionó al Nuevo superintendente con un voto de 5 a 2. Esta elección de una persona sin experiencia como educador en los distritos escolares K-12 refleja la falta de preocupación por la continuidad y la estabilidad del Distrito”.

McKenna añadió que la premisa de que un no educador está mejor preparado para liderar una gran organización educativa debido a la experiencia administrativa limitada en las experiencias comerciales externas “es fundamentalmente defectuosa y políticamente motivada”.

“Buscar intencionalmente a no educadores para servir como superintendentes refleja una falta de respeto por los educadores profesionales que han demostrado un servicio y liderazgo efectivos dentro de los sistemas escolares”, dijo McKenna.

Cuestionada si los cambios no específicos y anunciados por Beutner y que deben ocurrir en el LAUSD, no significarían eliminación de recursos para las escuelas y mayor sufrimiento para los estudiantes, García, presidenta del LAUSD respondió: “Los estudiantes sufren cuando no pueden leer; tenemos que
buscar un modo más enfocado en los estudiantes [SIC]”.

?>