Eugenio Derbez: “Trump no pasa de este primer periodo, si no lo destituyen antes, ¡ojalá!”

El actor mexicano estrena la comedia "Overboard" y se sincera sobre su vida en Estados Unidos, la presión de los grandes estudios, las historias que de verdad quiere contar… y el presidente Donald Trump
Eugenio Derbez: “Trump no pasa de este primer periodo, si no lo destituyen antes, ¡ojalá!”
Eugenio Derbez en una escena de "Overboard".
Foto: Metro Goldwyn Mayer

El éxito de una película hecha en México le abrió las puertas de Hollywood, pero desde entonces le ha costado encontrar un proyecto con la misma profundidad. Ahora que estrena la comedia “Overboard”, Eugenio Derbez se sincera sobre su vida los últimos cuatro años en Estados Unidos, la presión de los grandes estudios de cine, las historias que de verdad quiere contar… y Donald Trump.

Pregunta: Un año después de “How to be a Latin Lover” haces otra vez de “playboy” en “Overboard”. Ojo no te vayan a encasillar…
Eugenio Derbez: Jajaja. Fue coincidencia. De hecho nos preocupaba un poco que fueran ligeramente parecidos. Por eso mismo le dimos la vuelta. En “Latin Lover” me dejé crecer el pelo, ¡y la panza!, subí más de 20 libras. En esta intenté cambiar de look drásticamente y bajar de peso haciendo ejercicio.

P: ¿Por qué un remake de “Overboard”?
E.D.: La idea fue directamente de MGM (Metro Goldwyn Mayer). Todo surgió después de “No se aceptan devoluciones” (“Instructions Not Included”). En ese momento se abrieron muchas puertas en Hollywood. En MGM me dijeron: ‘Queremos hacer algo contigo, no tenemos un guion original, pero tenemos algunos remakes; ¿te interesaría hacer un remake?’. Y cuando vi la lista y me encontré con el nombre de “Overboard” me emocioné porque yo crecí viendo esa película. Me acuerdo que la vi en el cine con mi mamá cuando era joven, y siempre que la veía en televisión me quedaba a verla. Estaba enamorado de Goldie Hawn.

Derbez interpreta a Leonardo, un caprichoso playboy millonario.
Derbez interpreta a Leonardo, un caprichoso playboy millonario.
Cuando Leonardo sufre amnesia tras caerse de su yate, Kate (Anna Faris) le hace creer que es su esposo.
Cuando Leonardo sufre amnesia tras caerse de su yate, Kate (Anna Faris) le hace creer que es su esposo.

P.: En esta película el playboy millonario es el mexicano, y la chica trabajadora es la “gringa”…
E.D.: Exacto. Fue con toda la intención. Yo ya estaba cansado de que siempre que me hablaban para un papel en películas hollywoodienses era para hacer el criminal, el asesino, el narcotraficante… o, en el mejor de los casos, el jardinero. Con los escritores decidimos cambiar el chip del estereotipo y los géneros: que el millonario fuera el mexicano y que ella fuera la que limpia los pisos. Y eso para dignificar un poco la imagen de los latinos en Hollywood. De esta manera rompemos con el estereotipo y evitamos comparaciones directas con Goldie Hawn o Kurt Russell.

P.: ¿La idea de darle la vuelta fue de tu equipo?
E.D.: Totalmente. Sí. Fue una idea que nosotros presentamos a los estudios que al principio no sabes cómo estuvieron renuentes. ¡No querían, no querían! Les tuve que explicar la importancia de esto para mi audiencia; que iba a ser algo que lo iban a agradecer muchísimo. Y lo entendieron finalmente.

Omar Chaparro y Mel Rodríguez también actúan en "Overboard".
Omar Chaparro y Mel Rodríguez también actúan en “Overboard”.

P.: Ya llevas casi cuatro años instalado en Los Ángeles, desde el éxito de “Instructions Not Included”…
E.D.: Fue lo más chistoso. Yo había intentado entrar a Hollywood desde hace muchos años y no se daba la oportunidad. Y cuando finalmente ya me dije ‘ya no voy a seguir tirando mi tiempo tratando de conquistar el mercado americano’, me regreso y justo esa película que hago en México es la que acaba abriéndome las puertas de Hollywood.

P.: ¿Qué tuvo “Instructions” para lograr ese éxito que luego está costando repetir?
E.D.: Con “Instructions Not Included” tenía ganas de contar una historia que fuera más profunda, que tuviera más corazón, que fuera más tridimensional. Que hiciera reír, pero que también hiciera llorar, pensar y sentir. Como no teníamos el financiamiento y nos costó mucho trabajo poder levantar el proyecto, tuve 12 años en los cuales estuve puliendo el libreto continuamente. Eso hizo que se lograra un guion muy sólido. Pero me agarró de sorpresa este éxito de la película. Cuando llego a Estados Unidos y empiezo a ir a los estudios todos me decían: ‘Queremos trabajar contigo, ¿cuál es tu siguiente película?’. Y yo no tenía ninguna, no tenía ningún proyecto en ese momento. Entonces cuando cierro el ‘deal’ con Pantelion, con Lionsgate, no tenía nada escrito. Y, por supuesto, no tuve la claridad como para sentarme a escribir otra historia como “Instructions Not Included” y contratamos a varios escritores que empezaron a desarrollar cada uno diferentes proyectos por su lado. El primero que salió fue “Latin Lover” y me acuerdo mucho que yo dije ‘No, no, no. Yo no quiero hacer esa película. Yo quiero hacer algo más profundo como “Instructions”’. Pero la presión de Hollywood y de los estudios es gigantesca y me dijeron: “No podemos esperar tanto tiempo, tienes que sacar tu próxima película ya. No importa que sea comedia o que sea ligera, tenemos que filmar ya”. Entonces la presión del tiempo fue la que me hizo irme a proyectos más comerciales, pero ya estoy trabajando en algo mucho más artístico que va a ser mi siguiente proyecto como director. Es una historia que va a ser muy del estilo de “Instructions Not Included”, va a tener mucho más corazón, mucha más profundidad, mucho más mensaje.

P.: ¿Ya tiene nombre?
E.D.: No… tengo dos [películas], de hecho. Una que habla mucho sobre mi vida y otra que está basada en una película argentina. Pero todavía no tienen nombre definitivo. Nada más estoy viendo cuál está primero. Me quiero tomar un poquito más de tiempo porque sí van a ser una tras otra y éstas sí requieren de mucho más tiempo para madurar el proyecto como debe ser.

P.: Después de estos años acá, ¿cómo te encuentras?
E.D.: Ya voy adaptándome mucho más. Me siento mejor. De todas maneras, no ha sido fácil. Cuando te mudas es complicado. Extraña uno la familia, amigos, comida… Luego no es lo mismo trabajar en tu idioma que trabajar en un idioma que no es el tuyo. El inglés ha sido un tema. Pero ahí vamos poco a poco.

P.: Te tocó el cambio de presidente. A muchos inmigrantes esta situación nos aleja de lo que creíamos que era este país…
E.D.: Totalmente. Siento que nos ha hecho sentir muy incómodos. Ese racismo que todos creíamos que no existía en realidad sí existe, nada más que estaba oculto. Pero creo que esto nos va a hacer más fuertes. Estoy seguro que este hombre no va a pasar de este primer periodo, si no es que lo destituyen antes, ¡ojalá! Pero hay que aguantar. Y creo que la mejor manera de darle una cachetada con guante blanco es trabajando como solamente los hispanos podemos trabajar.