Anna Kournikova demuestra que su embarazo sí fue real

Ante la falta de pruebas de su gestación muchos creían que la pareja había recurrido a una gestación subrogada

A diferencia de otros embarazos de celebridades, que en mayor o menor medida se vieron precedidos por algún tipo de rumor, incluido el de Kylie Jenner sin importar cuántas precauciones tomara la joven, Anna Kournikova consiguió mantener el suyo en el más estricto secreto. De hecho, su avanzado estado de gestación fue el motivo por el que ni su pareja Enrique Iglesias ni ella acudieron el pasado diciembre a la boda de la hermana del cantante, Ana Boyer, pero ni siquiera en aquel momento se barajó esa posibilidad como el motivo de ausencia.

El éxito del cantante y la ex tenista rusa a la hora de vivir en la intimidad ese momento tan emocionante de su vida en común fue tal que no tardaron en comenzar a circular distintas teorías acerca de los métodos de reproducción asistida a los que habría recurrido la pareja para convertirse en padres y que explicarían que ella no hubiera sido vista en ningún momento luciendo una figura diferente.

#tbt #37weeks ☀️☀️

A post shared by 🐾 Anna 🎈Аня (@annakournikova) on

Aunque ellos no han querido pronunciarse al respecto, la deportista ha recurrido a sus redes sociales -la plataforma que su pareja y ella han utilizado en los últimos meses para confirmar el nacimiento de sus bebés y compartir sus primeras imágenes- para descartar esas teorías conspirativas con una fotografía de su álbum personal tomada poco antes de su debut en la maternidad, que viene a confirmar lo que por otra parte ya habían asegurado sus allegados: que Enrique y ella no recurrieron a una gestación subrogada.

En la imagen, Anna aparece posando muy sonriente y de perfil frente a la cámara, ataviada con unos ajustados pantalones pitillo y una camiseta que muestran a la perfección su abultada tripa a pocos días de salir de cuenta y que acompañó del título: “#tbt #37 semanas“.

La propia madre del intérprete, Isabel Preysler, ya había restado importancia a la casualidad de que los paparazzi no hubieran captado a su nuera durante su embarazo, asegurando que ella no había tratado de esconderse en ningún momento, sino que había seguido adelante con su vida normal en Miami, donde ha fijado su residencia junto a Enrique.