Leyenda del boxeo femenil Cecilia Braekhus gana histórica pelea por HBO


Carson, California.- La legendaria campeona mundial de peso welter, la colombiana-noruega Cecilia Braekhus (33-0), retuvo su cinturón por decisión unánime la noche del sábado en el StubHub Center de Carson.

En combate televisado por HBO haciendo historia para el boxeo femenino -fue la primera pelea de campeonato de mujeres por esa televisora-, Braekhus encontró en el ring a una rival que le dio mucho que hacer.

Kali Reis (13-7-1) conectó dos ganchos a la barbilla de la “Primera Dama” del boxeo que la hicieron tambalear. Pero la campeona se recuperó al momento.

La boxeadora nacida en Colombia y adoptada por padres noruegos, Braekhus, ganó seis de los 10 rounds con su jab veloz, volados y un buen movimiento de pies para retener sus cinturones de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Fue una pelea buena en términos generales, pero tal vez se esperaba más de Braekhus, considerada la mejor libra por libra del boxeo femenino actual.

“Le doy mucho crédito a mi oponente pues tiene una de las pegadas más fuertes que he sentido”, dijo la campeona mientras era abucheada por el público, y tuvo que hacer una pausa en su entrevista en la televisión de HBO. Las tarjetas de los jueces fueron 97-92, 96-93 y 96-93.

Reis, por su parte, originaria del estado de Rhode Island y orgullosa de sus raíces indígenas estadounidenses, dijo que toda la noche intento terminar la pelea con su mano derecha pero no pudo lograrlo.

Braekhus, que obtuvo una bolsa de $50,000, le ofreció la revancha y dijo espera hacer los ajustes necesarios para ello. También se quejó del ajuste que tuvo que hacer a los guantes de 10 libras.

Algo que desconcertó en el último momento fue el cambio en la esquina de Braekhus, ya que no estuvo Lucia Rijker, la excampeona que la entrenó durante su campamento en Los Ángeles, sino que tuvo a su entrenador oficial Jonathan Banks.

“Cecilia se sentía más cómoda con su entrenador oficial”, dijo Rijker, quien confesó sentirse un poco triste.

Los padres adoptivos de Braekhus, Jorunn Braekhus y Martin Braekhus, estuvieron en la audiencia y los mostraron varias veces en las pantallas gigantes sufriendo por su hija, a quien adoptaron en Cartagena, Colombia cuando tenía 2 años.

“Fue una pelea muy dura, pero ahora estamos contentos”, dijo Jorunn Braekhus, sonriendo y poniendo la mano en su corazón.