Diez años después de Postville, activistas emiten “citatorio” para exigir reforma migratoria

Líderes religiosos realizarán eventos ecuménicos para exigir una reforma migratoria
Diez años después de Postville,  activistas emiten “citatorio” para exigir reforma migratoria
Mary McCauley ha realizado labores de acompañamiento de inmigrantes en Iowa. Foto: "Sisters of Charity of the Blessed Virgin Mary" (BVM).

WASHINGTON— Mary McCauley era administradora pastoral de la parroquia St. Bridget en Postville (Iowa) el día en 2008 en que helicópteros sobrevolaban la ciudad a la “caza” de inmigrantes indocumentados y, una década después, lidera un “citatorio” para exigir una reforma migratoria.

McCauley figura entre los organizadores de los eventos ecuménicos del próximo viernes para conmemorar el décimo aniversario de la redada de ICE en Postville, que el 12 de mayo de 2008 atrapó a 389 trabajadores indocumentados en AgriProcessors, una planta procesadora de carnes kosher, y aterrorizó a la comunidad inmigrante en toda la zona.

McCauley ya se jubiló pero mantiene su vocación religiosa y solidaridad con los inmigrantes y, en declaraciones a este diario, aún recuerda con detalles la redada y sus secuelas como si hubiese ocurrido ayer.

“Recuerdo cómo la iglesia se llenó esa noche de centenares de hombres, niños y mujeres de la comunidad. Me impactó ver a niños buscando a sus padres… yo le decía a la gente que no tuviera miedo, queríamos darle esperanza”, dijo McCauley, miembro del instituto “Sisters of Charity of the Blessed Virgin Mary” (BVM).

“Esa experiencia dejó muchas lecciones, comenzando con que redadas en sitios laborales pueden devastar a la gente, una comunidad, una nación.  Son tácticas que ignoran la dignidad y valor de la persona, y es una forma muy cruel de enterarse de la absoluta necesidad de una política migratoria que sea justa y humana”, enfatizó.

McCauley calificó de “injusto” lo que el gobierno del presidente Donald Trump está haciendo contra los inmigrantes porque redadas como las de Postville o una reciente en Tennessee contravienen “quiénes somos como estadounidenses”.

Por ello, McCauley figura entre quienes liderarán los eventos de vigilia, oración, caminata y protesta el viernes próximo, la víspera del décimo aniversario de la redada en Postville, con una enorme manta con un mensaje en mayúsculas: “LA JUSTICIA NO PUEDE ESPERAR!”

“El lema será ´un citatorio´, porque estamos citando a la gente a que responda a las necesidades de nuestros inmigrantes y refugiados. Queremos abrir y transformar corazones, especialmente el corazón de nuestro presidente (Trump) y los legisladores, para que se enfoquen en una reforma migratoria”, explicó la religiosa.

McCauley consideró que, en comparación con 2008, en la “era de Trump” el miedo de los inmigrantes ha alcanzado nivel de crisis y es más palpable que nunca, por lo que no le sorprende que muchos tengan temor de participar en los eventos del próximo viernes en Postville.

No obstante, espera que el “citatorio” de los manifestantes sirva como un momento definitorio en la lucha contra “redadas injustas” y a favor de una reforma migratoria.

McCauley aseguró que ha guiado su vida por la “fe en Dios” y el Evangelio, y el recordar los rostros de los arrestados en la redada de Postville sólo intensificó su labor de acompañamiento con la comunidad inmigrante.

“Nunca olvidaré a una mujer que cayó en esa redada, que no entendía por qué hacían esto si EEUU necesita su mano de obra. Los necesitamos para que hagan ciertas labores pero los tratamos con una grave falta de respeto… como nos dijo entonces (la líder indígena guatemalteca) Rigoberta Menchú, queremos que esa tragedia sea una victoria por la justicia”, puntualizó McCauley.

Alrededor de la web