“Tepesianos” hondureños preguntan a Trump: “¿Por qué odia a los latinos?”

Activistas preparan campaña de movilización de votantes y presión ante el Congreso por una reforma migratoria
“Tepesianos” hondureños preguntan a Trump: “¿Por qué odia a los latinos?”
"Tepesianos" hondureños y activistas pro-inmigrantes denuncian cancelación del TPS y prometen campaña de presión ante el Congreso y movilización de votantes. Foto: María Peña/Impremedia

WASHINGTON—Al acusar al presidente Donald Trump de “odio” y “racismo” contra los latinos, decenas de activistas y “tepesianos” hondureños que perderán su protección temporal en 2020, afirmaron este lunes frente a la Casa Blanca que llevarán su lucha a las urnas y al Congreso, para exigir una legalización permanente.

Activistas cívicos y sindicalistas acompañaron hoy durante una protesta frente a la Casa Blanca a decenas de “tepesianos” hondureños, entre ellos Santos Reyes y Virgilio Alemán, que condenaron la cancelación del programa de “Estatus de Protección Temporal” (TPS) para unos 57,000 hondureños.

Al anunciar la anulación del TPS para Honduras el viernes pasado, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, les dio plazo hasta el 5 de enero de 2020 para buscar alternativas para ajustar su estatus migratorio, o preparar su salida de Estados Unidos.

El gobierno de EEUU concedió el TPS a los inmigrantes indocumentados hondureños en 1999, tras el paso del huracán “Mitch” el año anterior.

Pero, durante la protesta frente a la Casa Blanca, tanto los activistas como los beneficiarios del TPS aseguraron hoy que Honduras no está en condiciones para aceptar la deportación masiva de los “tepesianos” hondureños y que, en todo caso, la anulación del TPS es, sobre todo, una manifestación del “racismo” de la Administración Trump.

“Al perder el TPS estamos perdiendo toda una vida… no somos una carga para el gobierno. Señor Trump, le quiero preguntar: ¿Por qué odia a los latinos? Revise,  somos la economía fuerte de este país; en vez de destruir nuestros sueños, apoyénos para que seamos grandes en este país”, dijo Santos Reyes, de 63 años, que trabaja en una empresa de limpieza y lleva más de 20 años en Virginia.

Por su parte, Virgilio Alemán, de 84 años,  lleva 23 años en Virginia, afirmó que “no es posible que nos manden a nuestro país, porque allí las cosas están muy mal”.

El “tepesiano” hondureño, Virgilio Alemán, de 84 años, aún trabaja para apoyar a su familia y dice que en Honduras “la situación está muy mala”. Foto: María Peña/Impremedia

“Tenemos que luchar para quedarnos, porque el gobierno obtiene los beneficios que uno paga (con los impuestos)… merecemos la residencia“, dijo Alemán.

Por su parte, Mardoel Hernández, envió un mensaje directo a Trump: “somos personas de bien y estamos exigiendo que nos dé la oportunidad de permanecer en este país. Nosotros trabajamos duro, pagamos impuestos para ayudar a que se recuperara la economía acá”.

“Estamos pidiendo al Congreso que apruebe una ley que nos dé la residencia y una vía hacia la ciudadanía”, precisó Hernández, activista de “Alianza Nacional del TPS”, con 40 comités a nivel nacional.

Al destacar las contribuciones de los “tepesianos” a la economía local y nacional, Gustavo Torres, presidente de “Casa en Acción”, señaló que se trata de personas que trabajan duro, han comprado casas y establecido negocios, y tienen hijos nacidos en Estados Unidos.

Torres condenó que la Administración Trump se prepare para la eventual deportación de 57,000 personas a “un país que está en crisis, tal vez la crisis más grande, política y económica desde el 2009”.

Torres explicó a este diario que grupos como el suyo realizaron la protesta frente a la Casa Blanca porque el caos actual se debe a la política migratoria de Trump, que al desmantelar DACA y el TPS está afectando la vida de más de un millón de personas.

Torres añadió que centrarán su lucha próximamente en la movilización de los votantes hispanos de cara a los comicios del próximo 6 de noviembre, y campañas de presión ante el Congreso para que apruebe una reforma migratoria.

En la actualidad, hay varios proyectos de ley para legalizar a los “tepesianos”, pero ninguno ha tenido siquiera fecha para un debate.

Desde el año pasado, el gobierno de Trump ha cancelado el TPS para inmigrantes de Haití, Nicaragua, El Salvador, Sudán, Nepal y, el viernes pasado, para los hondureños.

Abel Núñez, presidente de “CARECEN” en Washington, señaló que los más de 320,000 inmigrantes que tienen protección del TPS, ahora bajo ataque de la Administración Trump que lo ha venido desmantelando desde el año pasado, tienen en su conjunto unos 275,000 niños nacidos en EEUU, y sus empleadores también dependen de ellos.

Tan sólo en el área de la capital estadounidenses, los “tepesianos” conforman el 20% del sector de construcción, y las autoridades debieron pensar en el efecto devastadora de cancelar el TPS para la economía local, dijo Núñez.

Loading the player...

Alrededor de la web