Videgaray pide a EEUU no permitir que diferendos “definan la relación” bilateral

EEUU y México mantienen diferencias en torno al futuro de NAFTA y la política migratoria de la Administración Trump, entre otros asuntos
Videgaray pide a EEUU no permitir que diferendos “definan la relación” bilateral
El canciller mexicano, Luis Videgaray, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, realizan su primera reunión de trabajo y rueda de prensa en Washington. Foto: María Peña/Impremedia

WASHINGTON—Los gobiernos de EEUU y México se acercan a un momento definitorio en su relación bilateral, de cara a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero no deben permitir que las diferencias “definan la relación” futura, afirmó este lunes el canciller mexicano, Luis Videgaray.

Videgaray y su anfitrión, el secretario de Estado, Mike Pompeo, ofrecieron su primera rueda de prensa conjunta tras una reunión de trabajo en la que suscribieron un “Acuerdo de Cooperación sobre los Usos Pacíficos de la Energía Nuclear”.

“Reconocemos que enfrentamos retos compartidos, que tenemos oportunidades que podemos aprovechar juntos, pero tenemos diferencias públicas y notorias y no podemos dejar que las diferencias definan la relación”, subrayó el canciller, junto con Pompeo en el Departamento de Estado.

“De las decisiones que se tomen en los próximos días habrá de depender cómo será la relación en los próximos años, incluso en las próximas décadas”, manifestó.

Videgaray señaló que el gobierno de su país le ha ofrecido a la Administración Trump una relación con base al “beneficio mutuo y de respeto mutuo”.

Al hacer repaso de los retos compartidos en materia de seguridad y comercial, Videgaray describió como un “momento crucial” las negociaciones en curso para reformar el TLCAN (NAFTA, por su sigla en inglés).

Durante la contienda de 2016, el ahora presidente Donald Trump ofreció un mensaje de populismo económico que incluyó el desmantelamiento o cancelación del NAFTA si ambos gobiernos no lograban uno que beneficiará a los trabajadores estadounidenses.

Junto con el tercer socio comercial del pacto, Canadá, los gobiernos intentan resolver los puntos más polémicos de lo que sería el nuevo acuerdo.

En el campo migratorio, el canciller mexicano destacó que México se ha convertido en un “país de tránsito” de migrantes y el gobierno de Los Pinos está dispuesto a cooperar con EEUU  “si hay respeto a los derechos humanos”.

Videgaray hizo esas declaraciones mientras funcionarios de alto rango de la Administración Trump, entre éstos el fiscal general, Jeff Sessions, y el director interino de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), Tom Homan, dejaron en claro que los agentes continuarán separando a las familias den la frontera para disuadir la inmigración ilegal.

Respecto a Venezuela, Videgaray coincidió con Pompeo en la preocupación situación en el país sudamericano y condenaron la “disrupción sistemática” de la democracia por las medidas del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Por su parte, Pompeo señaló que México y Estados Unidos tienen “intereses económicos muy entrelazados” –México es el segundo mercado de productos estadounidenses y tercer socio comercial de EEUU, y enfatizó que la meta de ambos países debe ser “modernizar” el TLCAN para facilitar el libre flujo de bienes y servicios.

Asimismo, reiteró la voluntad de Washington de trabajar estrechamente con México para combatir el narcotráfico y el crimen organizado,  y aumentar la seguridad.

Ninguno de los dos funcionarios tomó preguntas en la rueda de prensa en el Departamento de Estado.

Sin embargo, la embajada de México explicó en sendos comunicados el acuerdo de cooperación nuclear, que debe ser ratificado por el Legislativo de ambos países.

De ser ratificado, el acuerdo le dará a México acceso a tecnologías de punta que permitirán continuar el impulso de sus sectores productivos y de desarrollo social, además de promover la “energía limpia”, precisó la embajada.

También destacó el compromiso de ambos países de continuar trabajando juntos en materia de seguridad, migración y comercio, así como la situación en Centroamérica y Venezuela.

Sin precisar fecha, Videgaray anunció la segunda Conferencia sobre Seguridad y Prosperidad en Centroamérica, en la que los gobiernos de México y Estados Unidos fungirán como co-anfitriones en Washington en las próximas semanas, para tratar el tema de seguridad y prosperidad en los países del “Triángulo del Norte”.

?>